Autoridades y comunidades del Caquetá piden al Congreso modificar decisión del diferendo limítrofe que entregó al Meta 3.700 kilómetros cuadrados

Actualidad Congreso de la República Senado

En audiencia pública, la Comisión de Ordenamiento Territorial escuchó a las partes involucradas en el diferendo limítrofe entre Caquetá, Meta y Guaviare con el fin de dirimir el conflicto territorial, el cual ya completa más de 50 años.


La senadora ponente María del Rosario Guerra aclaró en audiencia pública que los límites entre Caquetá y Meta están estipulados en la Ley y por eso no pueden acoger los límites tradicionales que están solicitando los habitantes del Departamento del Caquetá.

El senador ponente Eduardo Pacheco dijo que desde un comienzo los dos departamentos desecharon el informe del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, es decir que inicialmente no hubo acuerdo entre Caquetá y Meta. “Ahora estamos en otro punto”, dijo.

“El departamento de Caquetá se acoge al documento del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC. Nosotros decidimos de fondo (Senado), en el tema, vamos a ver si hacemos un estudio constitucional del tema”, agregó.

Esta fue la decisión que adoptaron los legisladores de la Comisión de Ordenamiento Territorial, COT.

Con fundamento en lo expuesto en los informes de ponencia expuestos, los miembros de las subcomisiones designadas por las mesas directivas de las Comisiones Especiales de Seguimiento al Proceso de Descentralización y Ordenamiento Territorial del Senado de la República y la Cámara de Representantes proponemos a los miembros de estas comisiones:

– No acoger y, en consecuencia, devolver el informe técnico radicado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi en relación con el deslinde entre los departamentos de Caquetá́, Meta y Guaviare por no ajustarse a lo estipulado en la Ley 1447 de 2011 en sus artículos 3º y 8º.

– Mantener los límites entre los departamentos de Caquetá, Meta y Guaviare, tal y como figuran en los mapas oficiales actuales.

– Solicitar al IGAC actualizar los límites de acuerdo con lo señalado en este informe.

– Desvincular al departamento del Guaviare del diferendo limítrofe entre los departamentos del Caquetá́ y Meta, sobre la base que existe consenso en el punto trifinio de límite entre Guaviare, Meta y Caquetá́ correspondiente al nacimiento del rio Ajajú, y que sus límites no se ven modificados ni por la propuesta del IGAC ni por la presentada por los departamentos de Meta y Caquetá́.

Las posturas comenzaron con el gobernador de Caquetá, Arnulfo Gasca Trujillo, quien insiste en que los predios en litigios son de Caquetá y no del Meta, porque ha mantenido presencia en el territorio en litigio de manera histórica.

“Hay infraestructura educativa, vial y demográfica adscrita al Caquetá”, manifestó.

Así mismo, el secretario de planeación de Caquetá, Ancizar Marín Correa, presentó la ponencia de su departamento y pidió “no devolver el informe técnico radicado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, en relación con deslinde de los departamentos Caquetá y Meta, por considerarse ajustado a derecho y de conformidad a los estipulado con la Ley 1447 de 2011”.

El alcalde de San Vicente, Julián Alfredo Perdomo, solicitó respetuosamente a los integrantes de la Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado que les permitan realizar un plebiscito para establecer el futuro de esta región. El Congreso decidió mantener los límites entre los departamentos de Caquetá ́, Meta y Guaviare, tal y como figuran en los mapas oficiales actuales.

Fráncico Javier Munera, obispo de San Vicente del Caguán, pidió se tenga en cuenta el estudio técnico del IGAC, que dice que ese territorio pertenece al Caquetá. “Este territorio es caqueteño. San Vicente del Caguán juega un papel fundamental para la región”, dijo el prelado.

En respuesta, el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, manifestó que no quiere quitarle ni un sólo centímetro al Caquetá.

“Las pretensiones del Caquetá son de 3.700 metros cuadrados. La ley es la Ley, y es justa. Nosotros demostramos que el informe del IGAC es antijurídico e ilegal. Hemos sido juicios con la ley en la mano y sin populismo defendemos el territorio. Desde hace 60 años están definidos los límites”, precisó.

Otros planteamientos

La abogada Irene Roa, quien se encarga de la defensa de la gobernación del Meta, en proceso limítrofe con Caquetá, señaló que la controversia versa por una porción de tierra, “queremos plantear lo siguiente. El informe técnico del IGAC no es absoluto, no condiciona la necesidad del Congreso. El Congreso tiene la competencia para decidir. Al IGAC le está dado que hacer el deslinde y presentar un informe con los alcances de un informe técnico, pero no es condicionante de una decisión, de lo contrario no tendría ninguna razón de ser este procedimiento. Es lo contrario, el informe está sujeto a ser observado y a ser debatido y a ser vencido como los venció el Meta”, destacó la abogada.

Julián Alonso López, secretario jurídico de Gobernación del Guaviare, confirmó que no tienen pretensión alguna ese proceso limítrofe con Meta y Caquetá porque no está juego la integridad territorial del departamento del Guaviare. No se afectó el territorio de Guaviare y se mantienen los límites tradicionales

Por su lado, el senador Jorge Londoño, dijo. “Debemos definir en justicia y no en la Ley sobre el diferendo limítrofe de Caquetá y Meta”.

“No desechemos la propuesta de un funcionario que pidió una consulta. Esta consulta es un insumo vital con el concepto de territorialidad. Esa ley tiene sentido en cuanto a que pueda interpretar la justicia. Lo justo no lo vamos a encontrar en la norma”.

Mientras tanto, el senador Jorge Guevara, quien nació en esa zona del país, dijo que en estos momentos no hay nada definitivo en el diferendo limítrofe entre Caquetá y Meta.

”Se ha ganado un consenso del informe serio y sobre el terreno del Instituto Geográfico Agustín Codazzi. El territorio no es un espacio frío, es un sitio que tiene un componente humano, que tiene hechos históricos”, manifestó.

El presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado, Miguel Amín, dijo que la conclusión es modificar la Ley 1447 de 2011 y sus decretos reglamentarios para que los actores tengan la posibilidad de ser escuchados por la Plenaria del Senado.

“Esta no es sesión congregacional, no se toman decisiones, sólo escuchamos las propuestas de los interesados para llevarla a la Plenaria del Senado”, recordó.

Tomado del Senado

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •