CAJAMARCA: DESPENSA AGRÍCOLA DE COLOMBIA CON PROYECCIÓN ECOTURÍSTICA

Actualidad

El deseo de hacer política de una manera diferente, llevó a Julio Roberto Vargas, un trabajador social de origen campesino, a pensar en la administración pública como camino para ofrecer mayores oportunidades de crecimiento a la población. su trayectoria política ha surgido en las luchas de los movimientos sociales que defienden el agua en el Tolima; fue así como comenzó hace una década un proyecto social y político que recibió en 2018 un respaldo histórico en las urnas con su elección como alcalde del municipio de Cajamarca, Tolima, lo que para él significó el anhelo de sus coterráneos de apostarle al cambio con un gobierno alternativo que se ha preocupado por el medio ambiente y el desarrollo agropecuario de la región. “Quienes hemos crecido en el campo vemos la realidad del país desde otra perspectiva, desde la zona excluida y olvidada de las políticas públicas donde las necesidades abundan de una manera más fuerte que en la zona urbana”, dijo el entonces candidato en campaña.

Campaña "Trueque por la vida" a través de la cual se intercambiaron diferentes productos que los habitantes cultivaron.
Campaña "Trueque por la vida" a través de la cual se intercambiaron diferentes productos que los habitantes cultivaron.

Como el resto de sus colegas, el alcalde Julio Roberto Vargas debió focalizar su gestión en estos primeros meses en atender la emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19 en el país, para lo cual diseñó un plan de acción que gira sobre cuatro ejes estratégicos: economía, prevención, inversión social y ayuda humanitaria a los sectores en condición de pobreza y vulnerabilidad del municipio. Sin descuidar las tareas que se tienen para mitigar el impacto de la pandemia, el joven mandatario avanza en su propósito de demostrar que es posible un desarrollo económico y social para toda la comunidad de Cajamarca sin perjudicar el medio ambiente. En el frente económico, la administración municipal estableció alivios tributarios, extendiendo los plazos para el pago de impuestos con descuentos hasta del 25%. Así mismo, asumió el valor de los servicios de acueducto, alcantarillado y aseo de los meses de abril y mayo, beneficiando a más de 2.400 familias del casco Municipio 53 urbano. En materia de prevención, el alcalde dictó normas como el toque de queda en horarios de 5 pm a 5 am, acató la orden de aislamiento preventivo obligatorio decretado por el Gobierno Nacional, dispuso controles en las entradas y salidas del municipio y reforzó las medidas de autocuidado como el lavado y desinfección de vehículos y manos, y el uso del termómetro digital infrarrojo para confirmar o desechar cualquier caso de contagio entre la población. Las acciones gubernamentales han estado acompañadas de jornadas de limpieza en puntos estratégicos, así como de la entrega de kits con elementos de bioseguridad (guantes, tapabocas y alcohol) para proteger la salud de los habitantes. Aunque el manejo acertado de la pandemia ha impedido la llegada del Covid-19 a Cajamarca, el mandatario organizó un simulacro para estar preparados, en la eventualidad de que se detecte la presencia del germen infeccioso en la zona. Mientras tanto, la Alcaldía Municipal ha dado continuidad a actividades como el comercio y la construcción, acatando todas las recomendaciones del Ministerio de Salud y Protección Social para que la economía local no se vea afectada por la crisis sanitaria, como ha ocurrido en otros lugares del país, donde el cierre de empresas, por el distanciamiento social, ha incrementado el desempleo y la pobreza.

Cajamarca, un municipio tolimense lleno de cultura e historias.
Cajamarca, un municipio tolimense lleno de cultura e historias.

Para el alcalde, el tema social siempre ha sido de la mayor importancia. Aunque llegó con muchísimas expectativas al ejercicio de la Administración Pública, de entrada le correspondió afrontar el reto que significaba la pandemia para el municipio en materia de salud y seguridad alimentaria. “Afortunadamente con un conjunto de medidas y el apoyo de todos mis paisanos hoy logramos mantenernos como municipio No Covid”, destaca. Una de ellas fue gestionar de manera rápida la entrega de 400 kits nutricionales para el sector urbano. El mandatario también promovió la campaña Trueque por la Vida, que permitió distribuir otros 2.000 en la zona rural, al igual que mil mercados con productos agrícolas en el área con mayor población. “Esta iniciativa tuvo muy buena acogida y se logró institucionalizar a través de acuerdo municipal”, afirma. Pero la estrategia para hacer frente a la emergencia sanitaria va mucho más allá de la ayuda humanitaria. Es así como se implementó el programa “Tu biblioteca en casa” para estimular la lectura en la gente durante el tiempo del confinamiento social y darle un uso adecuado al tiempo libre junto a su núcleo familiar. Y como el aislamiento ha elevado los niveles de ansiedad y ha tenido repercusiones en el estado emocional de algunas personas, se ha brindado apoyo psicosocial a quienes lo han requerido. De igual manera se adoptó la campaña de concientización “Contágiate de vida”, para hacer pedagogía sobre las medidas de prevención y autocuidado.

Bajo el slogan “Cajamarca y Anaime, está en nuestras manos 2020-2023” la administración ha diseñado un programa de gobierno adecuado a las necesidades del municipio. “El Concejo aprobó de manera unánime nuestro plan de desarrollo, porque es un documento muy bien elaborado que apunta a un horizonte claro, por un lado hacia la potencialización de nuestra vocación agrícola y por el otro, a dar un empujón al turismo responsable, ecológico y comunitario; y finalmente, tiene un componente social muy fuerte que busca el desarrollo integral de las comunidades”, asegura el alcalde. Sin embargo, con la llegada inesperada del virus, “tuvo que ser modificado en varios aspectos”, pues metas que se habían trazado en los sectores de recreación, cultura y deporte se vieron afectadas. Sin embargo, la coyuntura actual se convirtió en una oportunidad para priorizar otras áreas como las tecnologías de la información y las comunicaciones, y el sector salud, que debió ser fortalecido para enfrentar la pandemia, con una mayor dotación hospitalaria, las afiliaciones al régimen subsidiado y la adquisición de unidades móviles para la atención médica a los pacientes. La administración también se ocupó de temas como la salud mental y la violencia intrafamiliar, cuyos casos se dispararon durante la crisis sanitaria.

Como los jóvenes representan el futuro, desde la Alcaldía de Cajamarca se busca ampliar el acceso de los mismos a la educación superior. “Con el Covid-19 sabemos que se generan nuevos retos tanto para la administración pública como para las IES. Por eso nuestro objetivo será en este cuatrienio llegar a 500 beneficiarios de estrategias o programas de fomento para el ingreso a la educación superior”, afirma el mandatario local, quien está convencido de que para alcanzar progreso y desarrollo, hay que primero fortalecer la formación en cada una de sus fases.

Por su producción y variedad al municipio se le considera la despensa agrícola de Colombia.
Por su producción y variedad al municipio se le considera la despensa agrícola de Colombia.

Al alcalde le tranquiliza que el sector agropecuario, sobre el cual se basa la economía del municipio, no haya sido afectado por la emergencia sanitaria como si lo ha sido en otras regiones del país. En primer lugar, porque la cadena de producción de alimentos ha seguido su marcha y en segundo lugar porque el municipio no registra ningún caso positivo de Covid-19, lo que les ha permitido continuar con las actividades en el sector rural. La crisis generada por la pandemia, ha servido, sin embargo, para evidenciar las necesidades de los campesinos, que a pesar de ser productores de una gran cantidad de alimentos, no cuentan con canales óptimos de comercialización y distribución que “les permita ver reflejado en recursos económicos la calidad y volumen de lo que producen”. Además, en ocasiones se tiene sobreoferta de productos en el mercado nacional y se hace necesario empezar a proyectar a Cajamarca, no solo como Despensa Agrícola de Colombia sino como municipio exportador. Ante esta situación, la administración municipal plantea el apoyo a campesinos que quieran expandirse a nivel internacional mediante la formulación de un diagnóstico de la cadena de suministro y evaluación del potencial exportador, asistencias técnicas para adquirir las certificaciones requeridas y la elaboración de un plan de exportación, entre otras acciones que “nos permita proyectar a Cajamarca como despensa agrícola a nivel mundial”.

Además de su riqueza agrícola, el municipio de Cajamarca tiene un gran potencial turístico, especialmente orientado hacia las nuevas alternativas como el avistamiento de aves, puesto que cuenta con paisajes privilegiados como el del bosque de palma de cera y el páramo de Anaime-Chilí. “No se trata de un turismo tradicional, sino comunitario y ambientalmente responsable. Por eso se proyecta el Parque Nacional de la Agricultura, el cual consta de tres fases; una caracterización de la oferta ambiental, de actividades agrícolas y pecuarias con potencial para hacer agroturismo y capacitación y formación”. A esto le sigue la proyección del corregimiento de Anaime como un lugar para el fomento del turismo y de la identidad cultural del municipio. Por tal razón se promoverá de manera articulada con las comunidades, la conservación y el embellecimiento de las viviendas tradicionales y se realizarán murales que contribuyan a recordar la historia cultural en puntos estratégicos. Adicionalmente, se construirá un portal turístico que dé la bienvenida al Parque Nacional de la Agricultura. Finalmente, “vamos a realizar eventos culturales y artísticos, acompañados de promoción a nivel nacional e internacional a través de canales especializados en turismo de naturaleza”.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •