“Construimos un Vichada digno para sus habitantes”

Actualidad Gestión Gobierno Orinoquía Política

Desde que asumió como gobernador del Vichada, Luis Carlos Álvarez, se propuso dejar en alto al departamento con la ejecución de grandes proyectos sociales y una gestión en la que primara el buen manejo de los recursos estatales. Pese a las limitaciones presupuestales, su administración ha desarrollado un trabajo integral que le ha permitido seguir avanzando en la construcción de un mejor territorio. Sobre la labor realizada en estos dos años, la revista El Congreso habló con el mandatario, quien destacó especialmente los programas que han favorecido a los pueblos indígenas.

¿Cómo avanzan los procesos para disminuir el índice de desnutrición en la población indígena infantil?

Este es un tema complejo por dos razones: la primera, por las distancias entre las comunidades indígenas y los cascos urbanos, lo que conlleva a que la atención muchas veces sea tardía. Lo segundo, la falta de recursos como departamento para atender los requerimientos de la población nativa, considerada la mayor del departamento.

En este orden de ideas, estamos trabajando por medio de la Mesa Permanente de Concertación Interinstitucional de los Pueblos Indígenas del departamento de Vichada como instancia entre el sector gubernamental y las comunidades étnicas para tomar allí decisiones que mejoren su calidad de vida y bienestar. Es así como hemos logrado priorizar la inversión y el acompañamiento estatal, en particular con acciones dirigidas a mitigar la desnutrición, sobre todo en la población infantil.

¿Qué inversiones se han realizado o se proyectan realizar para mejorar las vías de acceso a las poblaciones indígenas, así como su atención médica?

Al observar la necesidad que padecen los territorios indígenas respecto al derecho fundamental a la salud, he puesto gran empeño en fortalecer la red hospitalaria, dotando y mejorando la infraestructura de los centros de salud, así como situándolos en zonas dispersas donde antes nunca se prestó el servicio.

Igualmente, se presentó ante el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD), un proyecto denominado “Estrategia de recuperación nutricional comunitaria” dirigida a niñas y niños indígenas de 0 a 5 años con desnutrición aguda, moderada o severa, o en riesgo de padecerla, en los municipios de Cumaribo y La Primavera, el cual ya fue aprobado. La atención tiene un horizonte de ejecución de doce meses, para la que se cuenta con un equipo interdisciplinario constituido por un nutricionista, enfermero profesional, médicos, técnicos agropecuarios y un gerente, así como con cinco gestores comunitarios (personas residentes en los resguardos focalizados).

Usted dio unas declaraciones en las que aseguró que la salud en el departamento era un desastre,  ¿qué estrategias ha implementado para cambiar este panorama?

El panorama es como el de todo el país. No estamos exentos de la ley 100 de 1993, pero estamos trabajando incansablemente, como ya lo expliqué anteriormente, para mejorar el servicio a la comunidad. Nos ocupamos arduamente para fortalecer la red pública y prestar una atención médica acorde con las necesidades de la población. Además de proyectos de infraestructura, se espera ampliar el personal para que el servicio sea mucho mejor.

¿Qué intervenciones ha hecho la gobernación para impulsar la economía desde la agricultura y la ganadería?

Estamos apostándole al mejoramiento genético, un trabajo de investigación científica que ayude a potenciar el sector. Respecto a este tema, se están analizando las tasas de preñez en la ganadería del departamento, así como el mejoramiento de pastos y algo muy importante, la cadena productiva del marañón.

¿Cuál es el diagnóstico del departamento en época de posconflicto? ¿Bajaron los índices de violencia?

Trabajamos de la mano con las Fuerzas Armadas y claramente la situación de violencia mejoró en la jurisdicción. Sin embargo, nos encontramos ante la crisis económica del vecino país de Venezuela, lo cual ha generado la presencia de hechos violentos, pues, como todo el mundo sabe, somos el departamento colombiano con los mayores kilómetros de frontera. Esto es un problema que se nos está saliendo de las manos.

¿En qué trabajará la gobernación en estos dos años que restan de gestión?

Seguir construyendo un Vichada digno para sus habitantes, otorgar mejores servicios de educación y salud, fomentar y apoyar el agro, rescatar y estimular los valores culturales de los pueblos indígenas y recuperar las vías principales y terciarias, claro, siempre de la mano con la población del departamento a la que mi administración le ha dado más participación en la toma de decisiones.

Para el caso de Vichada, se aprobaron recursos por más de 51 mil millones de pesos, que serán destinados principalmente al mantenimiento de carreteras, sector en el cual se invertirán unos 37 mil millones. La construcción de viviendas, el transporte escolar y el fortalecimiento de la pesca artesanal ocuparán también la atención del gobierno departamental en los próximos meses.

¿Qué tanto puede afectar al ritmo de trabajo de la administración, la campaña electoral en marcha?

Claramente, el fin de la Ley 996 de 2005 es brindar garantías y transparencia en las elecciones, evitando acciones subjetivas de entidades públicas que favorezcan a candidatos. Sin embargo, su entrada en vigencia limita el actuar administrativo; de todos modos, soy respetuoso de los preceptos legales que rigen mi actuar.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 14
  •  
  •  
  •