Egan Bernal defiende la “maglia rosa” con inteligencia

Actualidad Deporte

A pesar de los ataques de Simon Yates, el pedalista colombiano mantiene una buena ventaja en el liderato del Giro de Italia.


Se acaban los kilómetros para que se baje el telón del Giro de Italia 2021. Quedan los más difíciles, donde todos dejan las últimas energías en la carretera sin importar las dificultades, donde las piernas continúan con su pedalear a pesar del dolor. Milán es la meta y algunos aún tienen el sueño de vestir de rosa en el último día, por eso no cesan los cambios de ritmo en contra de la figura de Egan Bernal, quien cuenta con una ventaja superior a los dos minutos en el liderato de la carrera.

La alta montaña se convierte en el terreno predilecto para intentar descontar ese margen. Sucedió el miércoles en Sega di Ala, este viernes en Alpe di Mera, donde finalizó la etapa 19 de la carrera después de recorrer 166 kilómetros y, sin duda alguna, pasará este sábado en Alpe Motta o en alguno de los tres puertos de primera categoría que tiene que afrontar el pelotón. Y es que la alta montaña es donde las piernas sentencian al posible ganador.

Sin embargo, cuando se cuenta con ventaja no solo es la fortaleza física sino también la mental: es tener la inteligencia, saber administrar las energías y no desesperarse por responder a todos los intentos de ataques que se generan. Eso fue lo que hizo Egan Bernal en la etapa de este viernes, en la que perdió segundos, pero era un tiempo que se tenía previsto. “Nos mantenemos fuertes, esperaba apoyar poco más, pero, al final, las cosas salieron como las teníamos pensadas”, declaró Daniel Felipe Martínez al finalizar la etapa.

Bernal y el equipo Ineos supieron afrontar las adversidades: no se apresuraron a responder a los diferentes ataques, sino que se mantuvieron en un ritmo constante, con una buena cadencia. Ese cambio de velocidad que hicieron los corredores para pegarse a la rueda de Yates, quien fue el que armó el desorden en el último puerto del día, podría causar que las piernas de algunos, en algún punto de la subida, no respondieran de la misma forma. Así lo visualizó el equipo y así sucedió, todos a excepción de Yates fueron cazados por el Ineos, gracias al trabajo de Jhonatan Castroviejo y Daniel Felipe Martínez.

Precisamente, Daniel Martínez, quien se convirtió en la mano derecha de Bernal en este Giro, entregó alma y cuerpo para que Bernal quedara bien posicionada, así como lo hizo el miércoles en Sega di Ala donde lo llenó de alientos para que no desfalleciera. A dos kilómetros a la línea de meta dejó a Bernal en solitario y fue allí donde se alió con Joao Almeida para sacarle tiempo a Damiano Caruso y tratar de alcanzar a Yates. La alianza sirvió para sacarle segundos al italiano y para no perder tanto tiempo con el británico quien fue el que celebró al final y se acercó al segundo puesto de la general.

Este sábado se corre la penúltima etapa del Giro entre Verbania y Alpe Motta, de 164 kilómetros, que afronta el paso de San Bernardino (24 kilómetros) con un desnivel de más de 2.000 metros y tras el descenso otro paso de más de 2.000 metros: el Passo della Spluga (Splügenpass). Descenso desafiante hasta Campodolcino, donde comienzan los últimos 7 kilómetros, todos en una subida constante.

Cortesía de Mindeporte. 

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •