EN SAN JACINTO DEL CAUCA SE CONSTRUYE FUTURO

Actualidad

Al igual que otras regiones del país, San Jacinto del Cauca tuvo que enfrentar una emergencia sanitaria que nadie esperaba, con recursos que no estaban contemplados inicialmente en el plan de desarrollo local. A pesar de las nuevas circunstancias, el alcalde Marcial Chávez Beltrán se las ingenió para realizar una gestión eficiente y empezar a cumplir con su programa de gobierno, en el que la inversión social es una prioridad. Fortalecido por el Gobierno Nacional y Departamental, la construcción de vías, la adecuación de aulas escolares, el acceso al agua potable y un sistema de salud de calidad, hacen parte de la agenda que la administración ya comenzó a ejecutar.

Marcial Chávez en el municipio significa progreso y equidad. Cuando apenas comenzaba a gobernar, el alcalde debió reorientar sus políticas y presupuesto hacia la seguridad alimentaria y la salud para hacer frente a la crisis sanitaria generada por el Covid-19 en la región. Fue así como acató una a una las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional para evitar que el virus se propagara por el municipio. Pero consciente de que la cuarentena traería limitaciones económicas para quienes viven del día a día, inició una maratónica labor para entregar mercados a unas 15 mil personas que residen en la zona. Como parte de la tarea emprendida entonces, el mandatario, con el apoyo de la Secretaría de Salud, logró la contratación de 11 auxiliares de enfermería para mejorar la atención médica y realizar los controles y seguimientos necesarios. De igual forma, se donaron más de mil tapabocas elaborados en tela para proteger a niños, mujeres embarazadas y adultos mayores de San Jacinto del Cauca. “Agradecido con Dios, yo siento que esta oportunidad que el pueblo me dio es para representarlos muy bien. Hacemos un trabajo cada vez con más fuerza, y demostrando que si se puede trabajar con las comunidades”, asegura.

Aunque los esfuerzos han estado dirigidos a mitigar el impacto de la pandemia, el alcalde no ha descuidado otros temas de la agenda gobierno, como el apoyo a las víctimas del conflicto armado, si se tiene en cuenta que San Jacinto del Cauca ha sido un territorio golpeado por la violencia que ha vivido por décadas el país. Y es que antes de la llegada de Chávez Beltrán a la Alcaldía, las comunidades afectadas buscaban atención en la oficina de enlace del municipio vecino de Achí. Para darles apoyo o asesorarlas, la nueva administración puso en marcha estrategias de acompañamiento, que incluyen asistencia psicológica tanto a nivel individual como familiar, la reactivación del pago de los giros atrasados, la implementación del sistema de llamadas por celular y la atención ágil a solicitudes y reclamos, entre otras.

Comprometido con los adultos mayores, el alcalde se propuso identificar a la población que necesitaba apoyo en esta emergencia sanitaria para así proceder a entregarles mercados y elementos de bioseguridad sin tener que salir de sus casas y exponerse al contagio. La oficina se trasladó a todos los rincones del municipio donde se visitó a las personas de la tercera edad, quienes a la fecha habían recibido más de 620 ayudas humanitarias. Además, se organizaron distintas actividades lúdicas en las que se concientizó a la población de la importancia del ejercicio físico y mental. “En estos tiempos de pandemia se les brindó mercados a los abuelos con más necesidad en nuestro municipio al igual que atención integral tomándoles presión y ayuda psicosocial”, asegura el mandatario. La idea es que pronto se pueda realizar la ampliación del centro para atender a cerca de 100 personas de ese sector de la población con asistencia integral y programas recreativos como la “Semana del Adulto Mayor”. “He gestionado con el apoyo de nuestro Gobernador Vicente Bel, algunas ayudas humanitarias que han llegado. Y así hemos fortalecido el municipio junto con nuestro gabinete. Cada día fortalecemos más y brindamos ese calor humano para todos nuestros ciudadanos”.

Con el fin de generar un impacto positivo en el desarrollo urbano del municipio, en medio de la crisis generada por el Covid-19, el alcalde logró emprender acciones tales como la construcción de 40 unidades sanitarias en el corregimiento de Caimital, la adecuación de las vías de acceso, la construcción del parque infantil en el corregimiento de Tenche y la apertura de un polideportivo en Astilleros. Además, se avanzó en el mejoramiento de las sedes educativas en distintos corregimientos, así como en la remodelación del Centro de Salud de Galindo. “Los planes que tenemos a corto plazo es seguir con la construcción y remodelación de más aulas escolares, la adecuación y mejoramiento de vías y la construcción de escenarios deportivos, puentes, acueductos y unidades sanitarias”, entre otros, agrega. Desde que se conoció el decreto que dispuso el aislamiento preventivo, se elaboró un plan de contingencia con los rectores de cada institución educativa para proteger a los más pequeños del contagio. La estrategia incluyó la entrega de kits escolares a los estudiantes de primaria, así como la compra de 400 tabletas y la contratación del servicio de internet para algunos centros académicos con el fin de que los estudiantes contaran con los recursos tecnológicos necesarios para su aprendizaje.

Ante la intensa sequía que afecta a la región, desde la administración municipal se impulsaron varias iniciativas que permitieron, por ejemplo, la entrega de 1.000 pacas de agua que se repartieron entre las veredas de la Riqueza, El Sinaí, y Vida Tranquila. Asimismo, se intervino el punto Cara de Gato, que se vio afectado debido a la erosión por las altas temperaturas y para lo cual se dispuso 80 horas de maquinaria para el reforzamiento del dique de contención. Aunque esas fueron acciones inmediatas para mitigar la emergencia, el alcalde también socializó el proyecto de la central hidroeléctrica Ituango, que pronto garantizará el servicio del líquido vital a toda la población.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •