La cuna del son vallenato avanza hacia el progreso

Actualidad

Desde la cuna del son vallenato, el alcalde de Ariguaní (Magdalena), David Fernando Farelo Daza, enfrentó uno de los desafíos más grande en su administración con la llegada del covid-19 a esa región. En medio de las dificultades que generó la emergencia sanitaria, el mandatario trabajó de la mano con su gabinete para garantizar la atención en salud de la población y sacar adelante algunos de los pilares de su plan de desarrollo, sobre todo los ligados al tema social.

Con el diálogo comunitario y la articulación de su equipo de colaboradores, el alcalde le dio forma al programa de gobierno “Ariguaní Progresa”, cuyas líneas de trabajo se enfocaron en la optimización del servicio de agua potable, el plan maestro de alcantarillado, la superación de la pobreza, incluida la gratuidad educativa en la etapa escolar, técnica y universitaria, y el fortalecimiento del campo, a través del mejoramiento de vías y el impulso a proyectos productivos, para volverlo mucho más competitivo. Para enfrentar la pandemia, se implementaron medidas estrictas de cuidado y vigilancia, lo que permitió evitar un contagio masivo con el control al tráfico vehicular, la desinfección de las calles y la instalación de lavamanos públicos. “Regalamos más de 40 mil tapabocas mientras hacíamos pedagogía con una estrategia que llamamos “Yo Soy La Vacuna”, la cual buscaba enseñar a la gente a vivir con los protocolos de bioseguridad y el distanciamiento social”. También se logró coordinar, con recursos propios, del sector privado y del Gobierno Nacional, la entrega de ayudas humanitarias a los sectores vulnerables del municipio. Es así como a la fecha, “solo tenemos 13 fallecidos y no hemos superado los 350 contagios, es decir, solo el 1% de nuestra población ha sido contagiada”, resalta el alcalde.

Como parte de su gestión, el mandatario declaró la urgencia manifiesta por la escasez de agua que presentaba el municipio durante la crisis sanitaria provocada por la pandemia en los territorios. La medida “era necesaria para combatir el virus desde los hogares, y pudimos invertir más de mil millones de pesos para la optimización del sistema de acueducto municipal, lo que nos permitió mejorar sustancialmente un problema de desabastecimiento de agua histórico en nuestra localidad. No solo mejoramos la infraestructura, sino que adquirimos equipos y asistimos con carro tanques a los barrios donde aún no hay tubería para transportar el líquido vital”. Con la estrategia “Ariguaní Sin Elefantes Blancos”, la administración se propuso, además, rescatar y terminar todas las obras inconclusas para que estén al servicio de la comunidad.  

Con la negociación de lotes se busca impulsar el sector vivienda en el municipio para contribuir al cierre de brechas sociales en esa región. Para ello, se tiene proyectado invertir en el desarrollo de proyectos urbanísticos de interés social  que beneficien especialmente a comunidades vulnerables de Ariguaní. “Actualmente, se ejecuta la primera fase del Plan Maestro de Alcantarillado, que contempla la planta de tratamiento de aguas residuales, el colector principal, y la instalación de redes secundarias internas en un 15% de los hogares de la cabecera municipal; esto tiene presupuestado una inversión de 17 mil millones de pesos aproximadamente”, afirma el alcalde. La idea es superar los 50 mil millones de pesos y realizar en una segunda fase la construcción total del Plan Maestro de Alcantarillado local. Para poder avanzar en los objetivos propuestos, se necesita, sin embargo,  del apoyo económico del Gobierno, la inversión a través de un préstamo de FINDETER y de recursos propios. En su deseo de mejorar las condiciones de vida de la población, el mandatario quiere abrirle la puerta al desarrollo con la presencia de empresas y mayor salubridad. Según el funcionario, el apoyo del Concejo Municipal ha sido importante para poder avanzar en esa dirección.

Una de las fortalezas de Farelo Daza es su diálogo permanente con las comunidades campesinas. De manera histórica en su primer año de gobierno, se construyeron y mejoraron más de 250 kilómetros de vías terciarias para facilitar el acceso y comercialización de los productos agrícolas. Con el Ejecutivo se aprobaron seis mil millones de pesos, para recuperar dos carreteras con placa huellas, obras de arte y material seleccionado. Cabe destacar que nunca se había realizado una inversión de esta magnitud en el sector rural. La administración se trazó también la meta de sembrar cinco mil árboles en convenio con las instituciones educativas y la Policía nacional. Se gestiona además con el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgos de Desastres y la Corporación Autónoma del Magdalena (CORPAMAG), proyectos de dragado y obras de contención para el río Ariguaní; de igual manera, la limpieza de desechos y la descontaminación para la canalización de varios arroyos que atraviesan la cabecera municipal.

Ariguaní, donde nació el juglar Francisco “Pacho” Rada, el creador del ritmo vallenato, es considerada la cuna de acordeonistas, varios de los cuales han ganado los festivales de música de acordeón. El municipio fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación (Ley 1884 de 2018), por lo que se invirtió en infraestructura turística como el monumento a Pacho Rada, el parque del ritmo del Son y el museo de la Música Vallenata, donde se rinde homenaje a los reyes nacidos y coronados en Ariguaní.

 

David Farelo Daza tiene como pilar la educación con gratuidad en los niveles técnico y superior. “Son aproximadamente 700 personas de todas las edades, sin distinguir género, raza, ideologías políticas o religiosas, que en nuestro gobierno están teniendo la oportunidad de formarse para el trabajo y la vida”. La meta es llegar a 2.500 personas con educación técnica y superior preparadas para servir a la sociedad. “Esta es la mejor manera de ayudar a las comunidades vulnerables”, puntualiza el alcalde.

 

Entrega de ayudas humanitarias, para garantizar seguridad alimentaria a causa de la pandemia a las comunidades más necesitadas.
Socialización de gestión de la fase II del Plan Maestro de Alcantarillado, en la Laguna de Oxidación
Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •