La legalización del Cannabis medicinal

Actualidad Cámara de Representantes Congreso de la República

Así lo indicó el Representante a la Cámara Rubén Darío Molano Piñeros, al afirmar que la legalización del Cannabis y sus usos medicinales, como ya está sucediendo en el país, es realmente el verdadero camino para enfrentar la guerra contra el narcotráfico en Colombia.


Las afirmaciones del Congresista se dieron en el marco del Debate Control Político citado en la Comisión Quinta de la Cámara de representantes para que los funcionarios del Gobierno nacional citados expongan la percepción y retos que tiene el país frente a la industria del Cannabis medicinal, su posible uso como sustituto de los cultivos ilícitos y como una opción industrial para el desarrollo económico colombiano.

El debate, citado por los Representantes a la Cámara Juan Fernando Espinal Ramírez, Rubén Darío Molano Piñeros y Edwin Gilberto Ballesteros, fue el escenario para que los representantes de los empresarios, funcionarios del Gobierno nacional y congresistas, discutieran sobre la importancia de esta naciente industria en el contexto de la economía colombiana y se expresaran inquietudes con respecto a los procesos y experiencias frente a la legislación, legalización y comercialización del Cannabis. 

En su intervención, el Representante Juan Fernando Espinal Ramírez aseguro que es muy importante conocer la percepción y los retos que tiene el Gobierno nacional frente a la industria del Cannabis como actividad económica que está dando tránsito al fortalecimiento económico de todos los colombianos.

En una amplia y detallada exposición del contexto internacional, el Representante dijo que alrededor de 46 países hoy tienen reglamentada la actividad del Cannabis medicinal como una actividad económica legal, que activa el comercio y las exportaciones de manera significativa. Aseguró que en el mundo se pasó de comercializar 1,4 toneladas de Cannabis medicinal en el año 2000 a comercializar en el año 2017 alrededor de 406 toneladas. Añadió que EE.UU. y Alemania son países pioneros en la producción y comercialización, siendo Alemania el país que más ha crecido, donde al año se comercializan alrededor de 15,6 toneladas. Dijo que en Europa se estima que para el año 2023 va a haber una proyección de 55 billones de Euros derivados de la actividad económica del Cannabis.

Espinal indicó que las proyecciones económicas muestran sin duda un mercado que va a alcanzar para el año 2025 una producción representada en 166.000 millones de dólares a nivel mundial: “Estas cifras nos hacen un llamado para ver que tenemos una gran oportunidad para que esta actividad económica en Colombia realmente entre dentro de las líneas económicas del país”, aseguró.

Espinel reveló cifras de un estudio de FEDESARROLLO, publicado este año, que establece que el Cannabis medicinal podría generar más empleos y crecimiento para el agro colombiano que el banano y las flores. “Yo creo que este estudio es sumamente importante y llamativo, además porque establece que puede implementar a nivel nacional cerca de 100.000 empleos”, afirmo.

Por su parte, el Representante a la Cámara Edwin Gilberto Ballesteros aseguró que este es un espacio de construcción donde estamos revisando diferentes alternativas y oportunidades para que Colombia pueda volverse competitivo y potencializar esas oportunidades que tenemos en nuestras regiones frente a una industria tan importantes que viene desarrollándose en América y en el mundo.

El Congresista, invito a todos los funcionarios, representantes del Gobierno nacional, para construir una ruta, un manual, un protocolo y todas las herramientas necesarias que le sirvan a empresarios, industriales y campesinos, para que vean realmente una oportunidad de competir en una industria en la que Colombia tiene muchísimas oportunidades. “Tenemos que volvernos receptores de toda esa inversión extranjera que hoy países como Canadá, Francia, EE.UU y otros, quieren empezar a desarrollar en nuestro país”, señaló.

Al finalizar las intervenciones de los Representantes a la Cámara citantes, Rubén Darío Molano Piñeros fue enfático en afirmar que la legalización del Cannabis y sus usos medicinales, como ya está sucediendo en Colombia, es realmente el verdadero camino para enfrentar la guerra contra el narcotráfico y agregó que son inmensos los beneficios que esta actividad nos genera en términos de riqueza, en generación de empleo y en términos de desarrollo agropecuario y agroindustrial para impulsar el desarrollo agrícola y rural que tanta necesidad tiene Colombia de impulsar con seriedad, con determinación y con políticas de mediano y largo plazo.

Molano Piñeros dijo que la legalización de la industria del Cannabis medicinal, el estímulo y fomento con fines farmacéuticos y terapéuticos, es una alternativa de la mayor importancia que debería todos los días escalar en su avance y en su producción hasta convertirse en un negocio debidamente regularizado, que le arranque de las manos la materia prima a la industria criminal del narcotráfico y que la ponga al servicio de nobles causas como la salud y de las mismas actividades ancestrales de las comunidades indígenas.

En el debate de control político, al que asistieron como invitados representantes de los empresarios, estos dijeron que los trámites ante el Gobierno nacional, para el licenciamiento y regulaciones de los diferentes aspectos del negocio del Cannabis medicinal, se están demorando mucho. “No hay eficiencia y eficacia en los trámites”, indicaron.

Los empresarios se quejaron por las demoras del Estado en los trámites y procesos de licenciamiento de los diferentes aspectos de la cadena de producción y comercialización del Cannabis medicinal. Señalaron que la industria necesita de más personas especializadas en los procesos, programas de capacitación técnica, agrónomos, abogados y toda clase de expertos en los temas relacionados con la salud, dado que es un importante generador de negocios y oportunidades de empleo. Afirmaron que la legislación no se hizo para pequeños y medianos empresarios, si no para grandes empresarios y multinacionales.  “Esto podría ser una gran revolución industrial para el país, pero no existen líneas de crédito para el Cannabis”, aseguraron.

Los empresarios invitaron al Congreso de la República para que legisle más en esta materia pensando en los pequeños y medianos empresarios y al Gobierno nacional que agilice los procesos de licenciamiento. Finalmente, manifestaron sus preocupaciones por la mala interpretación de la ley 1787 que estimula la informalidad de la industria, la imposibilidad de la transferencia de nuevas tecnologías y de formalizar los empleos en el campo alrededor de la industria legal del Cannabis medicinal.

Al debate asistieron en representación del Gobierno nacional funcionarios del Ministerio de Justicia; Ministro de Salud; Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural; Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación; Ministerio de Hacienda y Crédito Público; Banco Agrario; Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (FINAGRO); Invima y del Fondo Nacional de Estupefacientes.

 

Fuente: Oficina de Información y prensa Cámara de Representantes

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •