Silvana-Habib-Daza
Actualidad Gestión Minas

En un sector en el que trabajan en su mayoría hombres, Silvana Habib Daza asumió el reto de ser la presidenta de la Agencia Nacional de Minería (ANM), una entidad que le ha dado un nuevo rumbo a la industria minera gracias a la gestión social que lleva a cabo en Colombia. Su liderazgo y compromiso le han permitido abrir espacios a otras mujeres para que puedan ganar terreno en el mundo laboral.

La regulación ha ido avanzando en reconocer que existen las mismas capacidades profesionales en la mujer para dirigir y administrar cargos de alta relevancia en Colombia. En palabras de la presidenta de la ANM, para trabajar en un programa de enfoque distinto que permita ver a la representación femenina como eje de desarrollo de cualquier proyecto, es importante empezar a generar inclusión diferencial. Es por eso que, bajo esta administración, estos planes han servido de referente para otras empresas gracias a sus buenos resultados.  

Con la ejecución de la nueva política del sistema de gestión integral minera (SIG), la entidad busca crear espacios de acompañamiento y formación a las mujeres que están trabajando en proyectos mineros. Aunque Habib reconoce que falta mucho por hacer en este tema, espera que la proyección de esta labor se consolide a corto plazo. “No es sentirse en situación de desventaja, al contrario, es abrirle camino a las demás mujeres para marcar la diferencia” dice.

Expertos internacionales tienen visiones diferentes sobre la conveniencia de extraer recursos minerales en el país. Por un lado, algunos aseguran que los costos sociales y ambientales están causando daños irreparables en los ecosistemas del territorio. Al otro lado de la balanza, analistas consideran que no hay que dejar de explotar minerales de manera sostenible, pues estos tienen un valor agregado.

Para hacerle frente a los conflictos ambientales, la ANM tiene el reto de dotar de capacidad institucional a los municipios y entidades encargadas de hacer realidad esta práctica. De acuerdo con Silvana Habib, la forma para que esto empiece a ser posible es hacer una política única minero-ambiental que regule, formalice y al mismo tiempo promueva esta actividad.

Otro aspecto es la formalización que, además, permita la coexistencia entre mineros grandes, pequeños y medianos. “Para reactivar y mover la economía se necesitan reglas claras y garantía a la comunidad de que el proyecto los va a beneficiar”, explica. Eso, según ella, abre la posibilidad de generar empleo, compra de bienes y servicios, así como desarrollo social en las regiones.

Aunque considera que hace falta mucho por hacer, es evidente que Colombia ha tenido un avance en el tema minero que al día de hoy es un referente para empresas extranjeras gracias a la carta geológica de la cual goza el país.

La ANM, en los últimos años, ha logrado un hito nunca antes visto en el sector. Hoy las autoridades locales, ambientales y mineras están hablando el mismo idioma, y actuando coordinada y articuladamente en temas mineros. Archivo:ANM.

Luego de dos años de gestiones, lideradas por la Agencia Nacional Minería, Colombia ingresó al Comité Internacional para el Reporte de REcursos y Reservas (CRIRSCO), las grandes ligas de la minería mundial. Archivo: ANM.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 5
  •  
  •  
  •