“Manos que siembran esperanza y cosechan futuro”: Senadora Sandra Ortiz

Actualidad

Nace el servicio agrario y ambiental, como una opción para jóvenes que cada año deben presentar servicio militar obligatorio y mujeres que quieran hacerlo de manera voluntaria.


En ese sentido, la senadora Sandra Ortiz radicó un importante Proyecto de Ley “Por medio del cual se crea el Servicio Agrario y ambiental, como alternativa en el servicio militar obligatorio”. De esta manera, los jóvenes podrán trabajar por el desarrollo de la agricultura, la ganadería y la protección de los bosques. Esta iniciativa contempla que tanto hombres como mujeres podrán presentarse de manera voluntaria para definir su situación militar como reservista de primera o segunda clase, a partir de la fecha en que cumpla su mayoría de edad (18 años) hasta el día en que cumpla 50 años.

El Servicio Agrario y ambiental nace como una necesidad y a la vez una oportunidad para que las y los jóvenes colombianos puedan prestar un servicio al campo colombiano. “Una opción diferente fuera de las armas, sin un enfoque militarista y también, una propuesta para mejorar la tecnificación del campo, capacitando su mano de obra, trayendo beneficios económicos, mejorando la seguridad alimentaria, al ser el agro la empresa más grande de Colombia”, aseguró la senadora Ortiz.

Son muchos los beneficios y oportunidades que tendrán los jóvenes que escojan el servicio agrario y ambiental como una opción, la primera nace desde la equidad y es que las mujeres que quieran acceder de manera voluntaria al servicio agrario y ambiental podrán hacerlo, así como quienes decidan irse por el camino agrario y ambiental contarán con los mismos beneficios que quienes se decidan por la instrucción militar tendrán: Posada, alimentación, vivienda, dotación, educación certificada y calificada en temas agrarios y ambientales según el territorio y un porcentaje salarial. Así mismo, todos los jóvenes tendrán la posibilidad de recibir una bonificación correspondiente al 30% del SMMLV con una durabilidad de 18 meses si lo realizan con entidades del estado; si se lleva acabo el servicio agrio y ambiental con asociaciones o entidades privadas, tendrá una duración de 12 meses y una bonificación del 100% del SMMLV.

La ruralidad colombiana se ha venido despoblando en los últimos 80 años. El abandono del campo ha ocasionado una pérdida de familias campesinas que se dedicaban al cultivo de alimentos para abastecer a las familias urbanas. La población joven ha sido la más convocada hacia los procesos de urbanización, provocando que los campos queden habitados por personas mayores que ya no tienen las fuerzas suficientes para atender las diversas labores que exige la agricultura.

El reclutamiento de jóvenes para prestar el servicio militar, entre otros factores, ha generado desarraigo y no retorno de los jóvenes a sus territorios de origen. Con este proyecto de ley, la congresista Sandra Ortiz pretende que se disminuya la pobreza en áreas rurales, se aumente su productividad y que los jóvenes anhelen vivir en el campo y trabajar la tierra.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •