“Mi pasión son los niños” : Gestora social de Boyacá, Nancy Amaya

Nancy-Johana-Amaya-Rodríguez
Actualidad Andina Gestión Personajes

Desde su oficina, la gestora social de Boyacá, Nancy Amaya, hermana del actual gobernador, desarrolla iniciativas que impactan la calidad de vida de las mujeres, madres, niños y adultos mayores. Toda la labor se ejecuta en una acción transversal con las diferentes secretarías de la administración departamental.

NANCY AMAYA RODRÍGUEZ

Es ingeniera química de la Universidad Nacional de Colombia. Actualmente, estudia una maestría en Desarrollo y Gerencia de Proyectos en la Escuela Colombiana de Ingeniería. Trabajó como docente universitaria y estuvo involucrada en el desarrollo de proyectos sociales para comunidades en el municipio de Paz de Río, Boyacá. Desde el 2016 es la gestora social del departamento.

Nancy-Johana-Amaya-Rodríguez1

La gente de la región la describe como una mujer con las botas bien puestas en su labor permanente de ayudar al bienestar de la comunidad boyacense. Desde que aceptó ser la gestora social, Nancy Amaya se fijó como meta mejorar las condiciones de vida de los niños de su departamento. Su plan de trabajo está dirigido no solo a llevarles amor a los pequeños, sino también a enseñarles su valor como sujetos de derecho y de crear escenarios donde su talento se desarrolle sin ninguno tipo de problemas.

“Hemos podido llegar a cincuenta mil niños en dos años y medio”.

La llegada de la gestora social a una vereda de Boyacá es un acontecimiento para sus habitantes, sobre todo cuando abraza y expresa su cariño a los niños del campo. La escena no ha sido ajena a los 81 municipios que ha recorrido en estos dos años y medio de trabajo social. En cada año del periodo de gobierno del gobernador, Carlos Andrés Amaya, se han llevado a cabo tres programas macro. El primero de ellos se denomina Útiles para crear, un evento donde se entregan artículos escolares y se hacen charlas pedagógicas a la población infantil.

Desde abril se realizan tres campañas que contemplan jornadas de lectura, juegos, actividades lúdicas y recreación. Gracias a este programa el mandatario recibió el premio como uno de los gobernadores más pilos del país en 2017. En esa línea de acción, también se puso en marcha en el mes de diciembre el plan Semillas de Alegría, el cual contempla la entrega de regalos de navidad. Hasta la fecha se ha beneficiado a 28 mil menores de Boyacá con la iniciativa gubernamental. Este trabajo fue posible gracias a la gestión de Amaya para involucrar al sector privado y a la ciudadanía en los programas que buscan crear conciencia sobre la importancia de hacer feliz a los niños y de hacerlos sentir parte importante de su núcleo familiar y social.

La idea es cambiar la mentalidad de la población infantil y enseñarles el valor que tienen en Boyacá. “En medio de todo esto los hacemos felices y les enseñamos que tienen unos derechos que hay que garantizarles en el departamento”, afirma. La efectividad de los proyectos se evidencia en la cobertura que hasta el momento se ha logrado alcanzar. “Hemos podido llegar a cincuenta mil niños, una cifra histórica en la cual veo el claro reflejo del amor y contundente respaldo de Dios”, destaca.

El programa Al Derecho y al Crecer trabaja bajo diferentes líneas. Una de ellos es la garantía de los derechos de los niños de la primera infancia. A través de su implementación, se realizará la futura entrega de 25 salones de lectura especializada, que serán decorados con elementos culturales de los municipios. La iniciativa tiene como propósito fomentar esta actividad en los pequeños y estrechar lazos entre padres e hijos. También se avanza en la propuesta de construir parques especializados para la primera infancia. Son 20 en total los que se harán en todo el departamento, de los cuales ya se han inaugurado varios. El programa también incluye la dotación de 10 Centros de Desarrollo Infantil (CDI) y la compra de una moderna ludoteca móvil que recorrerá los 123 municipios del departamento aún en zonas rurales, según explica Amaya.

Otra de sus apuestas es trabajar por una buena nutrición para madres gestantes. Es así como a través del apoyo de empresas privadas de Boyacá, se consiguió la donación de huevos durante todo el año. La iniciativa consiste en la entrega de alimentos en grandes cantidades en medio de una charla de hábitos saludables. Al mismo tiempo, mediante la venta de productos comestibles se obtienen ganancias para armar paquetes que incluyen varios productos con una carga nutricional importante para las mujeres embarazadas. El trabajo está enfocado en atacar los principales problemas que aquejan a la primera infancia en temas de desnutrición. Es por ello que se promueven también brigadas de salud con especialistas de diferentes áreas de la medicina, para prevenir cualquier enfermedad.

Uno de los ingredientes del éxito de este programa ha sido el interés del gobernador por la infancia. Desde el principio destinó recursos para proyectos de la niñez. “Se está dando un mensaje contundente de que al Gobierno le interesan los niños. Se están ejecutando 2.500 millones de pesos para los programas de primera infancia, 1.000 de recursos propios y 1.500 conseguidos por gestión con el sector privado”, sostiene la gestora.

Para la actual gestora, dar amor a los niños significa demostrarles su importancia en el territorio.
Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 553
  •  
  •  
  •