“QUIERO UN MUNICIPIO EQUITATIVO Y EMPRENDEDOR”

Actualidad

El alcalde de Risaralda, Caldas, Juan Carlos Cortés, decidió incursionar en la política a los 13 años, formó parte del grupo de juventudes liberales y fue presidente de la asamblea departamental y miembro del Concejo Municipal, corporación de la que se retiró para aspirar a la Alcaldía de Risaralda. Es ingeniero agrónomo de la Universidad Caldas y especialista en Gestión Pública de la Escuela Superior de Administración Pública, ESAP. La equidad y el emprendimiento serán pilares fundamentales en el programa de gobierno que pondrá en marcha en estos cuatro años como alcalde de esa localidad.

Sin pensarlo dos veces, se puso el reto de dejar en el 2023 a un municipio en crecimiento agropecuario, con un buen sistema de seguridad, un turismo en ascenso y un plan estratégico de movilidad que lo vuelva más competitivo en el mercado. Reconoce, sin embargo, que la coyuntura actual del país, por la emergencia sanitaria que ha generado la presencia del Covid-19 en las regiones, podría dificultar la ejecución del plan de desarrollo ante la falta de presupuesto, ya que gran parte de los recursos se han focalizado en la salud y la seguridad alimentaria.

Risaralda es un municipio rural, con actividades importantes en la parte agrícola y pecuaria. Es por eso que el programa de gobierno de Juan Carlos Cortés se ha enfocado en apoyar este sector para garantizar el abastecimiento de alimentos a la población durante y después de la crisis sanitaria. Para conseguirlo, acudirá a la reactivación de la plaza de mercado, con el fin de que a través de las juntas de acción comunal, los campesinos puedan comercializar sus productos a un precio que sea justo tanto para ellos como para los consumidores en el área urbana. El mandatario también gestiona un centro de acopio para regular el tema de intermediación. “Es muy importante para los productos perecederos que este proyecto se lleve a cabo contando con la gestión y ejecución de alianzas productivas que hoy tiene la agencia rural y la Secretaría de Agricultura de Caldas como los convenios con las diferentes instituciones de orden Nacional y Departamental”. Como ingeniero agrónomo y un conoce dor profundo del sector agrícola, le ha apostado a implementar nuevamente las huertas caseras, mediante la entrega de semillas y el acompañamiento de asistencia técnica a los cultivadores. “Estos predios y productores están pudiendo adelantar esta labor. Algunos temas van a fortalecer la seguridad alimentaria como los convenios con el Comité de Cafeteros, cooperativa de caficultores asohofrucol y otras entidades que están dispuestas a trabajar con nosotros”, resaltó.

Las comunidades indígenas siempre han tenido un aislamiento tradicional con respecto a las otras veredas del municipio. Sin embargo, desde la administración municipal se le ha brindado total apoyo a la población suministrándoles elementos de bioseguridad y kits alimentarios de los diferentes programas que se manejan a nivel municipal y las ayudas especializadas que se gestionan a través de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD). Cabe resaltar que en el pasado el territorio que fue golpeado por la violencia, hoy es un municipio que no tiene presencia de grupos al margen de la ley. El alcalde ha articulado de manera permanente los consejos de seguridad para que en el sector funcionen los puestos de control, no solo para atender la emergencia sanitaria, sino para enfrentar los problemas de orden público, como lo es el tema de micro-tráfico o de hurto en la región. “Hasta el momento estamos con cierta tranquilidad, pero también pendientes de conservar y preservar el orden público del municipio de Risaralda”, aseguró el alcalde.

Como proyecto macro la administración trabaja en la presentación de 3.800 mts lineales en placa huellas para diferentes veredas del municipio por medio del programa “Colombia rural”. Además, adelanta la iniciativa “Centro Vida” que tiene un costo para el resto del año por $450 millones donde se espera atender a 160 adultos mayores ubicados en la zona urbana y 90 en el área rural para cumplir con su bienestar, recreación y alimentación, contando con todos los protocolos de bioseguridad. “Este es un proyecto que estamos ejecutando de la mano con el Secretario de Integración Social, estamos apostándole a la construcción del Centro Vida como infraestructura adicional al centro de protección Ricardo Sánchez Franco, este centro vida ya tiene el visto bueno del departamento porque contamos con el lote, tenemos los recursos por parte de ellos y ante el DPS estamos buscando los restantes 800 millones para un total de $1.800 a $2.000 mil millones que puede costar un proyecto de esta magnitud”, dijo el alcalde. Otro de los temas importantes es el mejoramiento de la infraestructura educativa, para lo cual se dispondrá de 332 millones desde la administración municipal y 418 millones desde el departamento, para llegar a todas las sedes educativas de la parte urbana y rural con el debido mejoramiento. No está demás resaltar que con el apoyo del gobernador, Luis Carlos Velásquez, se espera hacer inversiones en conjunto con el fin de mejorar la capacidad institucional e infraestructura y poder llegar a las diferentes veredas con brigadas de salud.

A pesar de que los proyectos se han retrasado a causa de la pandemia, el mandatario adelanta junto con el gobernador un proyecto macro para impulsar el turismo después de la epidemia, tomando ventaja de la ubicación geográfica y del paisaje cultural cafetero. Se trabaja también con el gremio para mejorar las condiciones hoteleras, de infraestructura vial y de equipamientos que hay en el municipio, como la plaza principal, el mirador avenida fundadores, el coliseo Lino Arias, el jardín botánico y el resto de edificaciones que pertenecen a la parte turística. “Tendremos con que atender a todos los extranjeros y así hacer parte de esos paquetes turísticos que se ofertan, eso ayudará a la parte económica”.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •