Temporada seca y pérdidas totales para campesinos en Santander

El mandatario quiere dar respuesta a las necesidades básicas del municipio en educación y salud.
Actualidad Agricultura Ambiente Andina Especiales Estado La Revista Regiones

En los últimos meses se han sumado fenómenos climáticos, como la temporada seca que ha afectado de manera significativa al departamento de Santander, especialmente al sector agrícola local. Los campesinos han perdido por completo sus cosechas, una amenaza al equilibrio económico y social en toda la región.


Desde hace nueve meses, la región Guanentina, conformada por los municipios de San Gil, Barichara, Cabrera, Curití y Villanueva, se ha visto afectada por la escasez de lluvias y la crisis ambiental de la región. Esto se suma a la falta de fuentes hídricas estables para sus cultivos, entre ellos el frijol, maíz, aguacate y árboles frutales, como el mango y el mamoncillo.

La crítica situación pasa cuenta de cobro a los bolsillos de los campesinos, con una pérdida de más del 80% de sus cultivos. En Villanueva, el gremio campesino se reunió para hacer un llamado al Gobierno Nacional ante la situación que afecta su sostenimiento y rompe las cadenas logísticas de producción de alimentos en la región santandereana.  

El presidente de la Asociación de Productores Agropecuarios de Villanueva (Asopravilla), José Ramón Jiménez, afirmó que “la pérdida en la siembra del año es total. Las cosechas y los pastos para el ganado se secan por el verano. Se tiene afectación en el frijol, el maíz, y el ganado”. También resalta que la situación genera una ruptura en las cadenas de consumo en almacenes, ferreterías, restaurantes y verdulerías.

 “Se unió la pandemia con el verano. La gente está desesperada, no hay agua, no hay cosecha. El cultivo es riesgoso por el terreno seco y desértico. Además, las pérdidas se suman a la crisis nacional del agro, uno compra la semilla a $600.000, y se vende a 400.000. Además, el producto no tiene un precio estable y hay especulación en su valor”, señaló por su parte, Leonidas Fuentes, vocero de las veredas de la región.

Esta situación, genera incertidumbre para el campesino, pero también para el comerciante y el transporte que se ven afectados por el estancamiento de la agricultura, que no genera ingresos para los cultivadores, ni tampoco dinamismo económico. La concejal de Villanueva, Sol Sepúlveda, gestiona desde las juntas comunales veredales, un mecanismo de participación llamado: “Concejo para el campo”, donde los agricultores exponen su situación y piden auxilio al Gobierno. 

El gremio campesino de Santander hace un llamado al Gobierno Nacional para que supervise esta crítica situación, que observe la realidad del agro desde las regiones y se busquen soluciones a corto y mediano plazo.

 

Comparte este contenido en tus redes sociales