Una mujer que le apuesta al crecimiento del país a través de las telecomunicaciones

Nancy Patricia Gutiérrez
Actualidad Economía Empresa Gestión

Nancy Patricia Gutiérrez, expresidenta de la Cámara y del Senado, sigue sirviendo al país desde el sector privado. Hoy en día es la presidenta de Asomóvil, organización que agremia a las principales empresas del área de las telecomunicaciones: Claro, Tigo - Une y Movistar.

Hace cuatro años, a la presidencia de la Asociación de la Industria Móvil de Colombia (Asomóvil), llegó Nancy Patricia Gutiérrez, una mujer que durante toda su trayectoria, tanto en el sector público como en el privado, se ha caracterizado por su sensibilidad social.
Hoy en día ésta cundinamarqués es una de las mujeres líderes del país, representando a la industria de las telecomunicaciones, sin descuidar las necesidades de los usuarios, buscando el cierre de la brecha digital, que favorezca el acceso de todos los colombianos a la información y el conocimiento. Pese a las dificultades que ha experimentado el sector, el cual decreció en un 0,5% en el Producto Interno Bruto (PIB) de Telecomunicaciones del 2017, Gutiérrez ha buscado mantener el equilibrio en su gestión y ha luchado por mejorar las condiciones para la inversión en el sector, pues los operadores asociados a la entidad (Claro, Telefónica y Tigo – Une), se han caracterizado por estar entre las compañías que más invierten en el país, llegando a 3,16 billones de pesos, en el año 2017.
La revista El Congreso habló con la excongresista sobre su aporte a la construcción de país y los desafíos que enfrenta la asociación que hoy dirige.

¿Ha sido muy difícil la transición del sector público al privado

Ha sido una experiencia enriquecedora, que me deja  una óptica de 360 grados de lo que es el país y de lo que es el Estado. Con el sector privado he tenido la oportunidad de estar del otro lado, porque la mayoría de mi vida estuve en el sector público en todas las escalas: municipal, departamental y nacional. He tenido que aprender nuevos temas y conocer de cerca las dificultades que viven las empresas al momento de aplicar tantas leyes y medidas regulatorias que impactan en el desarrollo de la industria y por ende en la capacidad de llevar el servicio a todos los colombianos.

Pues ha sido definitivo, porque entender cómo funciona el Estado, tanto desde el gobierno como desde el legislativo ha permitido generar procesos de concertación que buscan objetivos comunes en beneficio de los usuarios  de las telecomunicaciones, de los intereses legítimos de la industria y de los fines de las distintas aurotidades públicas, todo en beneficio del país.

No, para nada. Yo creo que fue una etapa cumplida en mi vida. Tuve la oportunidad de estar en la Cámara y en el Senado  y aprendí muchísimo, entregué lo mejor de mi pensamiento y de mis convicciones y a través de las diferencias entendí lo que es Colombia.

El próximo presidente de la República tiene un gran desafío y es buscar el consenso en todos los temas. Colombia requiere procesos de concertación por encima de las diferencias ideológicas, con una visión de largo plazo, con participación de la gente,  los empresarios, las instituciones públicas y organizaciones privadas para entrar en la era de la modernidad con reglas de juego claras y estables, metas medibles  que lleven a retomar el progreso y el crecimiento económico

Nosotros hemos logrado hacer entender que las telecomunicaciones son un servicio esencial que mejora la calidad de vida de los seres humanos, que la economía digital es una realidad y que requiere ser impulsada en el país garantizando una adecuada inversión en la infraestructura de telecomunicaciones y una oferta de servicios en todo el territorio nacional, con calidad y a precios asequibles. El país ha avanzado en lo que es la penetración en esta área. De hecho, la telefonía móvil tiene una cobertura por encima del 100%, prácticamente todo colombiano tiene una línea telefónica móvil. Falta hacerlo en el acceso y uso productivo de Internet, pero son los desafíos que vienen para el futuro.

Yo no creo que cortas. Creo que en general la regulación del sector de telecomunicaciones tiene que ir al mismo ritmo del avance de las tecnologías. Esta es una industria muy cambiante a nivel global porque hay demasiada innovación y las políticas deben estar de la mano con la evolución de la misma. Colombia tiene que ser mucho más rápida en el ajuste de las normas.

La economía digital debe estar transversal a todo y ser una prioridad para el gobierno. El desarrollo tecnológico estimula el desempeño económico de un país y contribuye al crecimiento del PIB y del empleo. La economía digital posibilita el acceso de la población más vulnerable y de las zonas más apartadas a servicios de educación, salud, justicia, trabajo, seguridad, tecnología, acceso al conocimiento, etc. Pensemos en un agricultor que tenga la posibilidad de revisar desde un dispositivo móvil cómo estará el clima o que conozca sobre los avances que hay para mejorar sus sistemas productivos. También en un tendero que pueda revisar los precios de compra y venta, o que pueda tener la base de datos de sus clientes. Es decir, la tecnología permite manejar la productividad de cualquier economía, de cualquier Estado.

Desde la asociación, hemos venido pidiendo al Gobierno Nacional que se modifique una barrera que se generó hace cuatro años para que las empresas operadoras de telecomunicaciones puedan ofrecer descuentos en la adquisición de equipos de última generación, sobre todo en las personas de menores recursos. Actualmente, encontramos que para comprar un aparato el valor de este es casi del 75% en el peso del acceso a la tecnología, entonces se necesita levantar ese impedimento para permitir el acceso de la población a equipos de última tecnología. Cabe anotar que esta iniciativa no busca revivir las cláusulas de permanencia, ni quitar libertad al usuario, sino que pretende equilibrar las condiciones de oferta de equipos para todos los actores, lo cual fomenta la competencia y favorece a los usuarios.

Esta industria tuvo un crecimiento por encima del PIB del país hasta el año 2014. Sin embargo, en los últimos meses se ha estancado, de hecho, duró nueve trimestres con un crecimiento negativo dadas las dificultades económicas del país, las excesivas cargas regulatorias, contraprestaciones, e impuestos. Por eso, el desafío es ajustar la regulación, establecer reglas de juego claras, lograr estabilidad jurídica y buscar mecanismos de crecimiento del sector, el cual es muy activo económicamente y genera inversiones anuales muy importantes. Así los inversionistas tendrán la convicción de que este es un país seguro y productivo para ellos.

Colombia necesita una política de subsidios para internet móvil.
Colombia necesita una política de subsidios para internet móvil.
Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 104
  •  
  •  
  •