Villa de Leyva somos todos

Actualidad

En 1954, Villa de Leyva fue reconocida como Monumento Nacional y no es para menos, su arquitectura colonial, infraestructura hotelera y amplia gama de festividades la convierten en uno de los principales atractivos turísticos de Boyacá y el centro del país. Su alcalde Josué Javier Castellanos Morales se propone dejar listo el municipio en 2022 para la celebración de los 450 años de su fundación y ser además pionero en la reactivación económica que atraiga no solo a propios y visitantes, sino a empresarios mediante la consolidación de un centro de convenciones que causaría un impacto positivo ante Colombia y el mundo.

Josué Javier Castellanos Morales es zootecnista y finalizó sus estudios gracias al apoyo de sus abuelos. Trabajó en las hermandades de la Virgen del Carmen y del Rosario. Se desempeñó tres veces como concejal con una buena acogida de la población, corporación de la cual fue su presidente. Fue secretario de Desarrollo Económico, de Desarrollo Social y de Cultura (e), experiencia que le permitió tener el bagaje y el conocimiento de la administración pública y le abrió el camino para ser candidato a la Alcaldía. Tuvo la posibilidad de postular su nombre en las elecciones de 2015 y en una segunda oportunidad, en 2019, obtuvo una de las mayores votaciones en la historia de Villa de Leyva para convertirse en el nuevo alcalde del municipio. Se trata del primer mandatario que nace y crece en Villa de Leyva, jurisdicción desde la cual ha trabajado siempre en favor de la población vulnerable.

Villa de Leyva es un municipio con una alta connotación histórica, pues allí nació uno de los próceres de la independencia, Antonio Ricaurte Lozano, y fue la última morada de Antonio Nariño, traductor de los Derechos del Hombre. Adicional al patrimonio cultural que lo caracteriza, el municipio goza de una increíble infraestructura colonial y maravillosos paisajes naturales, geológicos y paleontológicos, debido a que en ese territorio se asientan abundantes fósiles de hace millones de años. Por supuesto es un tesoro que no se puede dejar de visitar. En medio de la dificultad por el covid-19, el alcalde Javier Castellanos Morales asegura que en su municipio, hotelero y turístico por excelencia, no existen gremios que agrupen a las empresas encargadas de promoverlo. Sin embargo, la pandemia fue una oportunidad para que hubiera una unión entre las mismas, puesto que ese sector de la economía fue uno de los más golpeados por la emergencia sanitaria. “Este primer año de gobierno fue fructífero en el aprendizaje de la dinámica pública”, afirma el alcalde, quien destaca que dentro de la Administración Municipal se llevan las riendas de la contratación pública y de los informes ante los entes de control. “Se debe tener la responsabilidad para llevar a cabo los proyectos como la construcción de la plaza de mercado, la optimización del acueducto municipal aumentando la capacidad de almacenamiento y el mejoramiento de nuestro sistema vial.”, agrega.

 

 

En esta época difícil, la Administración trabajó arduamente en lo social. Con recursos del municipio, se dispusieron $550 millones para financiar los servicios públicos de los estratos 1 (100 %), 2 (50 %), 3 (30 %), así como de los costos del alumbrado público. Durante más de seis meses, fueron beneficiados 263 adultos mayores con mercados y kit de bioseguridad y de aseo suministrados en cada uno de sus hogares. De igual manera, al Hospital San Francisco se le hizo una importante incorporación de elementos biomédicos.


En transporte escolar, la Alcaldía invierte mensualmente $350 millones y acerca a los jóvenes del área rural a las instituciones educativas del casco urbano. No obstante, dada la crisis y el aumento del aprendizaje digital, se invirtieron $200 millones en la convocatoria de “Computadores para Educar” y se adquirieron 268 equipos para el estudio de los niños. En complemento a ello, se amplió la cobertura del servicio de internet a las veredas del municipio para así garantizar la educación en esa zona.


También la Administración y la del municipio de Nuevo Colón (Boyacá) intercambiaron frutas y legumbres, entre ellas manzanas, peras, tomates y cebollas para afrontar la coyuntura actual y, de esta forma, garantizar la seguridad alimentaria durante la emergencia generada por el covid-19 en la región. Asimismo, la Alcaldía dotó de semillas a las comunidades rurales. “El municipio supo salir adelante gracias a la población que va a Villa de Leyva y aporta al lugar por medio de las casas de veraneo. Y es que las personas que habitan allí, generan una dinámica económica
con la creación de empleos y la inversión en el territorio. El proceso turístico va de la mano con la construcción, porque si no hay visitantes tampoco hay obras. La construcción, el turismo y la agricultura (tomate), son los tres renglones de la economía de Villa de Leyva”, expresa Castellanos.

En 2020, debido a la emergencia y la imposibilidad de tener aglomeraciones ante el riesgo de contagio, los famosos festivales como el del Viento y las Cometas (en agosto), o el de las Luces (en diciembre), se llevaron a cabo de forma virtual, con el objetivo de generar recordación y mantener la tradición entre la comunidad.


No obstante, con la idea de volver al escenario turístico y de reactivar su economía, el alcalde de Villa de Leyva cuenta con la aprobación del Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) del Centro Histórico, que da los lineamientos en la conservación arquitectónica del municipio, el ruido y la movilidad, entre otros factores. “Tenemos el Encuentro Folclórico y la Labor de la Hilandera, en el marco de las Fiestas de la Virgen del Carmen, en julio; Festival de Cometas, en agosto; Festival de las Luces, en diciembre, pero la administración plantea potenciar el Festival del Agua, con el objetivo de concientizar a la población de la necesidad de
respetar la naturaleza. Mi anhelo es viabilizar la construcción de la pista de patinaje por $3.800 millones para que tengamos en Villa de Leyva escenarios deportivos que atraigan el turismo, así como plantearemos la edificación de un centro de convenciones en donde se desarrollen congresos empresariales. También proyecto impulsar el turismo rural para quienes quieran experimentar la vida alrededor de la naturaleza, junto con la rica fauna y flora que tenemos”, complementa.

La Alcaldía busca la adecuación de la Plaza de Mercado que valdrá $7.900 millones, la cual tendrá un parqueadero para más de 200 vehículos, y en sus instalaciones mostrará el folclor y la gastronomía autóctona del municipio. También, se proyecta la piscina pública municipal y la adecuación del Coliseo en los próximos meses. “Construiremos un nuevo colegio para el municipio, será un ‘Megacolegio 10’, que reúna lo último en tecnología y la apertura de nuevos espacios acordes al desarrollo integral de nuestros jóvenes”, expresa el mandatario. En materia de agua potable, se pondrá a disposición tanques de almacenamiento para garantizar el servicio en épocas secas y de mayor concurrencia de turistas. En temas viales, la Administración hace gestión ante el Gobierno Departamental y Nacional para mejorar la carretera Villa de Leyva – Gachantivá – Arcabuco, tramo fundamental para el desarrollo de la región, porque uniría la vía que va hacia el departamento de Santander. Asimismo, esperan el arreglo vial entre Santa Sofía y Moniquirá. Para la conectividad terciaria, se efectuará la construcción de placa huellas en el sector rural, y el mantenimiento del conocido empedrado urbano. “Planteamos a futuro, la constitución de un sistema vial que permita que el Centro Histórico sea netamente peatonal con amoblamiento urbano y jardinería”. El principal reto para 2021, es dejar contratado y hacer la formulación y el diagnóstico del nuevo Plan Básico de Ordenamiento Territorial (PBOT). “Es la carta de navegación de Villa de Leyva hacia el futuro, todo está enmarcado a que el 12 de junio de 2022 Villa de Leyva cumplirá 450 años de su fundación. Quiero ser el alcalde de los 450, quien le deje a Villa de Leyva obras fundamentales para su desarrollo, estamos trabajando en viviendas de interés social y queremos mejorar los hogares de muchas personas, de quienes más lo necesiten”, finaliza diciendo.

Templo Parroquial de Nuestra Señora del Rosario.
Un mandatario que no olvida sus raíces.
Plaza Mayor de Villa de Leyva, visitada por miles de colombianos y extranjeros cada año.
Las calles empedradas son un ícono para ofrecer a los turistas quienes diariamente visitan Villa de Leyva.
Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •