Agenda legislativa en aprietos

Aunque el Gobierno logró salvar a última hora el Plan Nacional de Desarrollo en las comisiones económicas del Congreso, gracias a la presencia en el recinto de tres senadores costeños, que aseguraron el quórum, analistas consideran que el Presidente Iván Duque tendrá dificultades para sacar adelante la agenda legislativa, al no contar con las mayorías necesarias.

Las alianzas que han comenzado a tejer los partidos Cambio Radical, Liberal y la U, de cara a las elecciones regionales de octubre próximo, podrían trasladarse al Senado y la Cámara de Representantes, lo que pondría en aprietos al Gobierno para conseguir el apoyo a sus proyectos, incluida la controvertida reforma política. Ante el incierto panorama, el Ejecutivo tendrá que allanar el camino de alguna forma para buscar coaliciones que inclinen la balanza a su favor y así garantizar el trámite de su agenda en el Congreso. 

Y es que para el Presidente y su gabinete ha sido difícil conseguir el respaldo de los congresistas de otros partidos sin una participación en el Gobierno, como quedó evidenciado el año pasado, cuando proyectos importantes fueron rechazados o aprobados sin sus partes sustanciales. “Duque tiene que acordarse que gobierna para todos los colombianos y acercarse a otras vertientes políticas, así como aceptar posturas y proposiciones diferentes a las del Ejecutivo”, de lo contrario va a tener un semestre legislativo muy complicado y si se ve más a futuro, su periodo como mandatario podría presentar muy pocos avances, según Beatriz Helena Gil, coordinadora de Congreso Visible. 

Considera que tanto el Presidente como sus ministros deberían comprometerse con temas que signifiquen una solución real a las necesidades de los colombianos, tal como sucedió con el artículo que se insertó en el Plan Nacional de Desarrollo sobre Electricaribe, que terminó atrayendo a tres senadores de la Costa Caribe y salvándolo el PND de su naufragio.

La Costa Atlántica salva el Plan Nacional de Desarrollo

Mauricio Gómez Amín, del Partido Liberal, Luis Eduardo Díazgranados y Arturo Char, ambos de Cambio Radical, fueron fundamentales para que el PND siguiera su camino en el Legislativo.

El Plan Nacional de Desarrollo, que fija la hoja de ruta de las políticas públicas del Gobierno de Duque para este cuatrienio, ganó su primer round en el Congreso, a pesar de que se esperaba su hundimiento por falta de quórum. Como salvadores llegaron los senadores Mauricio Gómez Amín del Partido Liberal y Luis Eduardo Díazgranados y Arturo Char, ambos de Cambio Radical, para completar el número de congresistas necesarios. 

¿La razón? El presidente autorizó que dentro de las más de mil páginas que conforman el PND, se incluyeran los artículos necesarios para ofrecer una solución concreta a los problemas que se han presentado en la Costa Caribe por las dificultades de Electricaribe. La propuesta fue más que suficiente para que los senadores de Cambio Radical decidieran ir en contra de las directrices de su partido de no votar el Plan Nacional de Desarrollo. La familia Char, con gran peso en el caribe colombiano, atendió el llamado del Gobierno e hizo que sus parlamentarios acudieran a la sesión que se realizaba a esa hora en el Congreso. 

Diazgranados aseguró a los medios que para él primó la posibilidad de tratar temas tan sensibles como la solución definitiva de los problemas de Electricaribe, ante la situación que viven los habitantes de la zona por las inconsistencias del servicio. Como parte del plan de salvamento, se establece el cobro de una sobretasa de cuatro pesos por kilovatio a los estratos 4, 5 y 6, en todo el país, por espacio de dos años. Por su parte, el Gobierno Nacional asumiría el pasivo pensional de la electrificadora, una cifra que asciende a 1,2 billones de pesos y se crearía un fondo de emergencias para el sector energético, nutrido por una sobretasa del 2%, pagada por las empresas del sector. 

Para el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco), Camilo Sánchez, la sobretasa podría convertirse en otro 4×1000. “Esto ya lo hemos vivido. El 4×1000 se hizo para salvar al sector financiero y se dijo que esto iba ser temporal y hasta la fecha ya han pasado casi 20 años o más y aún sigue; ya no hay mecanismos para quitarlo porque es una cifra muy importante que llegó para quedarse”, manifestó.

Lo que se espera

Duque se enfrenta a un período legislativo complicado si no llega a un acuerdo.

La analista considera que el Gobierno tendrá un semestre legislativo muy complicado. “Tiene sobre la mesa la reforma política y ni siquiera lo han puesto en el orden del día, se le está pasando el tiempo, y tampoco ha presentado la reforma a la justicia”, señaló. En este sentido, puede que las dificultades no se limiten a este periodo legislativo, si no al período completo del Presidente, advirtió. 

Según la politóloga, al mandatario no le queda otra alternativa más que “hacer un cambio en las relaciones con el Legislativo y no estamos hablando de mermelada (cargos burocráticos), sino de conciliación, acercamiento, incorporación de otras posturas para poder cambiar las dinámicas que se están dando en este momento”.

Comparte este contenido en tus redes sociales