Ambiente joven para la paz

Ambiente Paz Posconflicto

 Con la sencillez  de una invitación a un amigo a tomar un café para hablar de cualquier tema, el expresidente de Colombia Ernesto Samper Pizano, instaló el evento denominado “Paz y Ambiente”, un ejercicio socio-comunicacional que está recorriendo el país, con el objetivo de generar conciencia en la juventud y en todos los colombianos, en temas como la paz y el medio ambiente, en un momento en el que la sociedad intenta recobrar la tranquilidad que le fue arrebatada hace más de 50 años por causa del conflicto armado.

El expresidente Samper aplaudió la participación significativa de la población joven de Nariño, en esta clase de reflexiones y consideró esencial su aporte para la construcción de procesos, que conlleven a mejorar el Acuerdo de Paz. En su criterio, se ha dado un paso muy importante con la firma de este Acuerdo, pero obviamente este debe contener argumentos que sean coherentes con una política de justicia social y equidad en todos los sentidos pues, de lo contrario, todo ese trabajo podría resultar inútil.

Frente a la relación de la paz y el medio ambiente, el exmandatario Samper formuló un llamado a que se tome conciencia en estos temas tan fundamentales, para lograr la paz tanto en lo social, como con el entorno que nos abriga y nos da bienestar.

Los estudiantes intervinieron con profundidad, respeto y proyección en temas  como la violencia, la desigualdad y la preocupación por el desarrollo del departamento de Nariño. Santiago Eraso Sánchez, estudiante de último año de Derecho de la Universidad CESMAG canalizó su intervención en el reconocimiento del esfuerzo que viene realizando el expresidente Ernesto Samper en fortalecer el camino de la paz y la siembra de la semilla de los frutos naturales que nos da la vida, por eso es importante la protección del medio ambiente.

Varios estudiantes abordaron el tema de la violencia que se vive en algunos municipios de Nariño, especialmente en Tumaco y se expuso de manera breve, pero explícita, la situación de la ciudad, donde se libra una lucha frontal entre diferentes organizaciones criminales, que están convirtiendo a esta población costera en una región donde impera el delito y es indiscutible la ausencia de la autoridad. Los sembrados ilícitos hacen del puerto una de las regiones más contaminadas por el flagelo del narcotráfico, y con ello todas las consecuencias que esto trae consigo: proliferación de estructuras criminales y grandes enjambres de desplazados que empeoran la situación en las grandes urbes. Los planes para frenar el espiral de violencia no han sido exitosos y esto se debe a que las decisiones han sido centralizadas y no apuntan a la pertinencia de las dificultades que viene afrontando Tumaco y otros municipios de Nariño, desde hace dos décadas. La conclusión de los estudiantes es que pareciera que Nariño no está dentro del mapa geográfico de Colombia y por consiguiente de su gobierno.

Como invitado especial al conversatorio, auspiciado por la institución universitaria CESMAG, el alcalde de San Juan de Pasto, Pedro Vicente Obando, manifestó de manera muy entusiasta que estos eventos conversatorios persistirán durante mucho tiempo en el entendido de que la paz y el cuidado del medio ambiente son valores sociales y humanos que se fortalecen y se desarrollan en forma constante. Por eso, desde su escenario municipal está contribuyendo en la consolidación de procesos ambientales, con iniciativas como la sustitución de los caballos en los medios de transporte en las zonas urbanas y rurales y la siembra de árboles, cuya meta asciende a un millón, de los cuales más del 50% ya son una realidad.

Expresidente de colombia, Ernesto Samper; Padre Carlos Contreras, vicerrector Universidad CESMAG y Pedro Vicente Obando, alcalde de Pasto.
Auditorio Universidad CESMAG de Pasto.

Natalia Parra, en representación de la Fundación Franz Weber, sustentó desde su experiencia en estos escenarios, los alcances y beneficios de esta propuesta, pues según ella una guerra de más de 50 años, no solo afectó a una sociedad a la cual desarraigó y desarticuló, sino también a un entorno natural que sufrió toda clase de arremetidas dejándolo en un franco deterioro. Hoy el Estado en todas sus latitudes tiene el deber de reacomodarlo y brindarle un futuro prometedor. Es así como se han puesto en marcha iniciativas para ayudar a su preservación, como la protección del oso andino, especie en vía de extinción que con el concurso de todos podríamos cambiarle el rotulo.

Destacable desde todo punto de vista la participación activa del auditorio, con jóvenes ansiosos de aportar al desarrollo del país, atentos a las problemáticas del momento, cada uno queriendo unirse a cualquier propósito que lleva a una paz duradera y proteger de manera sincera e inmediata el planeta que nos alimenta y nos permite soñar más allá del hoy.

* Con respecto a este articulo “Ambiente joven para la paz”, publicado en la página 152 de la edición 211 del 2018, la revista El Congreso quiere hacer la siguiente aclaración: el texto fue escrito por el señor Álvaro Velasco, quien, sin embargo, al recibir el material se percató de que este no tenia el crédito respectivo. En consecuencia la revista se disculpa por la omisión involuntaria.

Comparte este contenido en tus redes sociales