Economía Empresa Trabajo

Analfe, a la cabeza de los fondos de empleados

El modelo de los Fondos de Empleados es una iniciativa colombiana; no existe en ninguna parte del mundo y hoy es un sector líder entre las organizaciones de la economía solidaria del país.

En Colombia hay 1.580 Fondos de Empleados de pequeñas y grandes empresas, que tienen más de un millón de asociados, los cuales eligen sus órganos de gobierno, juntas directivas, órganos de control social, comités de educación, vivienda, créditos y recreación, entre otros.

MILLER GARCÍA PERDOMO.

Abogado de la Universidad Libre, especialista en Política Social de la Pontificia Universidad Javeriana. Líder gremial del sector de la economía solidaria. Ha sido gerente de varios Fondos de Empleados del país. Actualmente es el presidente ejecutivo de Analfe y hace parte de las Juntas Directivas de organizaciones como el Banco Coopcentral y La Equidad Seguros.

Los orígenes de los Fondos de Empleados se remontan a la década de los años treinta, cuando en los departamentos de origen paisa, nacieron las “natilleras”, formas de asociación integradas por empleados y trabajadores con el objetivo principal de fomentar la cultura del ahorro. Amigos, familiares o trabajadores aportaban una cuota mensual desde comienzos del año y la retornaban en diciembre, el mes de la natilla.

Años más tarde, en 1981, cuando se concreta la redacción y discusión del proyecto de Decreto que regularía el funcionamiento de los Fondos de Empleados, se logró la integración de estas organizaciones solidarias, que permitió la creación de la Asociación Nacional de Fondos de Empleados, ANALFE, que desde su constitución ha ejercido la representación y la defensa de estas organizaciones.

Y precisamente, en cumplimiento de estos propósitos, “el último año la actividad de Analfe ha sido intensa, pero muy productiva”, señaló el Presidente Ejecutivo del gremio, Miller García Perdomo, quien hizo énfasis en los logros más relevantes. El directivo resaltó, por ejemplo, la gestión emprendida ante los organismos gubernamentales, con ocasión de la más reciente reforma tributaria, que culminó con la continuidad de los Fondos de Empleados en el Régimen Especial, es decir, que no fueron objeto de nuevos gravámenes. Así mismo, dijo García Perdomo, se logró la incorporación de las Cuentas AFC en el modelo fondista, las cuales constituían un beneficio exclusivo del sector financiero.

Para el Presidente Ejecutivo de ANALFE, fue igualmente exitosa la estrategia emprendida para lograr las mejores condiciones para el Sector Fondista en relación con la expedición del decreto 344 de 2017. En ese sentido, se logró el reconocimiento de la prestación del servicio de ahorro y crédito por parte de los Fondos de Empleados, . De igual manera, se eliminó el indicador de margen de solvencia y se creó el de solidez, como indicador propio de los Fondos de Empleados y se estableció la segmentación de los Fondos de Empleados en categoría básica, intermedia y plena, lo cual dio vía libre a que la aplicación del decreto fuera solamente para los de categoría plena y no para todo el universo de Fondos de Empleados como lo señalaba el proyecto de la norma.

El dirigente gremial destacó la importancia de ANALFE en la sostenibilidad de los Fondos de Empleados, no solo como interlocutor de los asociados ante los entes de control sino como permanente defensor de las particularidades del modelo que beneficia a miles de familias colombianas, a quienes provee una mejor calidad de vida así como el acceso a derechos fundamentales como la vivienda, la salud  y la educación. Miller García Perdomo insistió en que la normatividad y la regulación son bienvenidas, pero en la medida en que respondan a la verdadera estructura y especificidad de los Fondos de Empleados

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 4
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares