¿ARRITMIA PRESUPUESTAL?….

Por, exrepresentante a la Cámara, Luis Fernando Ochoa Zuluaga

Luis Fernando Ochoa Zuluaga

Termino comúnmente utilizado en el gremio de la salud para determinar una discontinuidad en el ritmo normal del corazón; órgano vital para el funcionamiento del cuerpo humano. Así mismo, podemos observar, en el transcurrir de los últimos años, cómo el actual gobierno no le sigue el “ritmo” del DEBER SER a la salud y la seguridad social del país.

Vemos con absoluta naturalidad cómo iniciativas legislativas, de origen parlamentario, del ejecutivo, e incluso algunas más osadas, son prometidas para campañas reeleccionistas y que sin lugar a dudas llevan en su esencia un alto sentido social para las personas más vulnerables de la Nación. Cómo nos gustaría poder hoy aplaudir esas bondades sociales, pero desafortunadamente se engaña sínicamente al pueblo, es así como plantearé algunas propuestas o leyes que se quedan sin el músculo financiero o, mejor aún, como iniciativas altruistas.

La disminución del aporte en salud del 12% al 4% para los pensionados se convirtió en una jugada maestra, típica de un buen jugador de póker, donde se deja de sancionar una Ley ya prometida, que hizo su recorrido en sus cuatro debates y que todos esperábamos celebrar, para el alivio de nuestros trabajadores de la tercera edad. Otra vez. Baraje y vuelve y juega, y, a esperar qué dice la corte constitucional.

Cómo olvidar el aporte a la seguridad social de las madres comunitarias que por falta de presupuesto no se pudo en su momento culminar la anhelada ley de la República.

En otras oportunidades se han podido sancionar leyes importantísimas para el bienestar y la salud de las familias pertenecientes al régimen contributivo y subsidiado, pero que, para su real equilibrio, sigue faltando el centavo para el peso.

Podemos observar, en el transcurrir de los últimos años, cómo el actual gobierno no le sigue el “ritmo” del DEBER SER a la salud y la seguridad social del país”.

Podemos auscultar dos temas que pueden resultar inobservables, pero, a la luz de las finanzas de sus operadores, son unos huecos fiscales enormes que conllevan a un desfinanciamiento crónico del sistema de seguridad social. El primero son las licencias por maternidad, que se aumentaron en quince (15) días, necesidad sentida y que ojalá se pudiera llevar a 6 meses por el bienestar de la madre y el niño. Pero, hasta el día de hoy, no se han logrado realizar los ajustes técnicos, para equilibrar realmente esos días otorgados en el papel y la ley, frente a la financiación del sistema.

El segundo, y no menos importante, es la equiparación del plan de beneficios antes llamado el POS, se sancionó la ley en el 2011 y se obliga a sus operadores a partir de allí a igualar dichos planes en sus dos regímenes (CONTRIBUTIVO Y SUBSIDIADO), pero lo que analizamos es que financieramente la hacienda nacional no igualó en las cifras estos beneficios, dejando con un permanente déficit fiscal a sus administradores.

No podría terminar este artículo sin antes reconocer el gran esfuerzo y buena labor realizada por el señor ministro de Salud y Protección social y su superintendente  en el manejo de la nivelación de precios de los medicamentos y en la trasferencia objetiva y exitosa de los afiliados de Cafésalud a Medimás. Es por ello que me atrevo a recomendar, muy respetuosamente, su intervención en los temas de las licencias por maternidad y en la igualación económica del plan de beneficios de los dos regímenes anteriormente mencionados. De esta manera  correcta, lograremos una verdadera sinergia entre los programas del sistema de seguridad social y salud y sus financiamientos, y así evitaremos en el futuro inmediato liquidaciones de empresas promotoras de salud por causa de  ARRITMIAS PRESUPUESTALES…

Deseándole pronta mejoría de su salud, Señor ministro.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password