Asocreto da el paso a la transformación energética

Asocreto Da El Paso A La Transformación Energética
Manuel Antonio Lascarro Mercado, es ingeniero industrial de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia) y Máster en Gestión y Financiación Privada de Proyectos y Concesiones del Centro Superior de Arquitectura en la Universidad San Pablo CEU de Madrid (España). Es director general de la Asociación Colombiana de Productores de Concreto (Asocreto), así como director ejecutivo de la Federación Iberoamericana de Hormigón Premezclado y uno de los pocos latinoamericanos que han sido miembros de la Junta Directiva de ASTM Internacional. También dirige los Programas de Formación de la FIHP para gerentes, jefes de planta y conductores de camión mezclador.

Con la campaña “Compra Legal, Construye Formal” y la implementación del coprocesamiento, la Asociación Colombiana de Productores de Concreto (Asocreto), en cabeza del ingeniero Manuel Lascarro, espera ayudar a las empresas operadoras de la industria de la construcción a dar el paso para formalizar sus procesos, de manera que aporten al desarrollo económico sostenible del país.

Actualmente, Colombia se encuentra sumergido en una transformación energética que la industria del cemento y el concreto y en general el sector de la construcción no pueden desconocer. Es por esto que, desde las agremiaciones más prestigiosas del país, se lideran importantes proyectos para la conservación del ambiente en la mejora de los procesos productivos. De acuerdo con el director general de Asocreto, la producción de cemento demanda mucha energía y en el caso de Colombia lo que más se utiliza es el carbón. Por eso, desde 2002, se planteó una hoja de ruta para determinar cuáles serán los pasos a seguir y así generar mayor eficiencia en la conversión energética del sector. 

“La idea es reducir el consumo de combustibles mediante la modernización de los hornos pasando de vía húmeda a seca. También, hemos puesto en marcha una propuesta que permita el uso de otros combustibles que contribuyen a la disminución de las emisiones, a esto le hemos llamado coprocesamiento”, explica. Esta estrategia consiste en reutilizar residuos que vienen de otras industrias o de la misma, para convertirlos en combustible en la fabricación del cemento. 

“Lo que nosotros queremos es que se utilice toda la capacidad que tiene el país de tratar los residuos. Estimamos que el 25% de los que hoy en día se están depositando en los rellenos sanitarios tienen un poder combustible y calorífico suficiente para sustituir al carbón”, asegura Lascarro.

Legalidad, reto de la industria

Más de la mitad de las viviendas construidas en el país, se siguen haciendo con materiales informales, sin licencias o ningún tipo de control. Es por ello que “estamos trabajando con el Centro de Estudios de la Construcción y el Desarrollo Urbano y Regional (Cenac) para medir el impacto de la informalidad en las emisiones”, asegura el ingeniero. También se está trabajando con campañas de concientización. “Nosotros, el año pasado, iniciamos con una campaña que se llama ‘Compra Legal, Construye Formal’ que se traduce en que la corporación que esté haciendo la adquisición verifique que los proveedores paguen impuestos, tengan los permisos adecuados y funcionen bajo la norma de libre competencia. Pero esta campaña cuenta con otro renglón que es la calidad, lo que proponemos es que el sistema se entrelace para asegurar los mejores procedimientos en la cadena productiva”, puntualiza Lazcarro, sin antes insistir que quien debe dar el ejemplo en la compra formal es el Gobierno Nacional, al que le hace un importante llamado para la optimización de las cifras que se comparten con el sector, esto con el fin de que se pueda asegurar su crecimiento

Comparte este contenido en tus redes sociales