“Avanzamos hacia el Caloto que soñamos”

Actualidad Pacífico

Aunque la firma del acuerdo de paz ha contribuido a disminuir los índices de violencia en el municipio de Caloto, los retos que se tienen en materia económica y social son varios. Por ello, su alcaldesa María Liliana Ararat reclama apoyo del gobierno central para ayudar a la reconstrucción de tejido social en la región. Sin embargo, las limitaciones presupuestales no han sido obstáculo para que la mandataria haya logrado avances en salud, educación, infraestructura vial y estímulo al campo.

La alcaldesa destaca tres grandes logros durante los más de dos años de gestión. El primero de ellos, el haber vinculado a más de 2.500 menores a los procesos de formación artística y deportiva. El consolidar un centro de enseñanza que le proporcione a la niñez y juventud la posibilidad de ocupar su tiempo libre en actividades que sirvan no solo para el desarrollo, sino para potenciar todas sus capacidades de integración sana a la sociedad, ha sido uno de sus mayores propósitos. Es así como la mandataria ha dado impulso a la escuela de formación deportiva “Caloto con futuro”, en la que los jóvenes tienen la posibilidad de prepararse en disciplinas como el balompié, fútbol-sala, baloncesto, voleibol, natación, patinaje y atletismo, para lo cual cuentan con 24 instructores que se desplazan a las diferentes veredas del territorio. También ofrece modalidades como la banda sinfónica y rítmica, música tradicional, marimba, violines y percusión, guitarra y bajo, coro, piano, manualidades, pintura, vientos andinos y danzas.

Un segundo logro radica en la ejecución de programas sociales que le apuntan a disminuir las brechas que existen en los grupos vulnerables, como lo es el colectivo de Adulto Mayor, que ha tenido una atención especial en esta administración. “Los esfuerzos que se realizan desde la Nación se quedan cortos para cubrir la población total de personas mayores en situación de vulnerabilidad; al inicio de mi mandato, eran atendidas 898 de ellas y en la actualidad se atienden 1.785”, destaca la alcaldesa. El grupo interdisciplinario se encuentra conformado por gerontólogo, fisioterapeutas y enfermeras que se desplazan a las diferentes zonas del área rural, donde el acceso de las ayudas es nulo o insuficiente.

Aunque la población de mujeres en Caloto es alta, es la primera vez que la administración está en cabeza de una de sus representantes, con amplio apoyo popular. “Tuvieron que pasar 472 años, es una oportunidad de oro que ha servido para romper los paradigmas y estereotipos segregacionistas”, afirma la mandataria. Por eso no ha dudado en gobernar para empoderar a su género con la creación de la Secretaría de la Mujer y la Juventud” y la adopción de una política pública que le genere mayores espacios de participación.

Esta es quizá una de las metas que más le genera satisfacción a la alcaldesa. En 2016, el municipio se encontraba en la sexta categoría    dentro de las clasificaciones establecidas en la ley y, como consecuencia de una gestión administrativa eficiente, eficaz y acorde con las demandas sociales de la población, en 2017 logró ubicarse en la quinta, lo que representa para Caloto “mayores expectativas desde lo presupuestal para la atención de necesidades básicas insatisfechas”.

Caloto es un municipio bondadoso en términos ambientales y paisajísticos, y atractivo en su composición social. Cuenta con la convergencia de tres etnias que enriquecen su cultura y la hacen única en ese frente. “Conocedores de esto, nuestra propuesta de desarrollo tiene un enfoque integral para potenciar el turismo, comprendiendo que, si estamos bien interiormente, la imagen exterior a reflejar va a ser mucho mejor. Por eso hemos optado por rehabilitar las vías de acceso y la infraestructura vial, teniendo en cuenta que somos mayoritariamente rurales”, señala.

Es así como, con apoyo nacional y departamental, se vienen adelantando obras como la caracterización de sitios emblemáticos, la remodelación del parque principal “Plaza de la libertad”, la construcción y mantenimiento de escenarios deportivos y la creación de la ruta turística municipal. En el campo de la cultura, se ha apoyado la realización de eventos y celebraciones que apunten al fortalecimiento y potencialización de su identidad. “Año tras año realizamos la conmemoración de la patrona de los caloteños “La Niña María” y tenemos nuestro propio carnaval de blancos y negros que cada vez se fortalece más con novedosas expresiones culturales y la afluencia masiva de propios y visitantes”, destaca la funcionaria.

 

María Liliana Ararat tiene claro que no busca perpetuarse en la alcaldía, pero que cuatro años son insuficientes para la consolidación de los proyectos que se tienen. Espera, sin embargo, dejar lo más avanzado posible su Plan de Desarrollo Unidos por el Caloto que soñamos, territorio productivo turístico y de paz, diseñado con una visión a 20 años. El programa de gobierno incluye la culminación del Centro de Integración Ciudadana, el Plan Maestro de Alcantarillado, la pavimentación de vías terciarias, adecuación de viviendas y ejecución de proyectos sociales que le sigan apuntando a mejorar el bienestar de la población.

Aunque la población de Caloto es alta, es la primera vez que la Administración eta en cabeza de una de sus representantes.
Comparte este contenido en tus redes sociales