Caloto, una alcaldía que le apuesta a la equidad

Caloto, Una Alcaldía Que Le Apuesta A La Equidad

Caloto es un municipio del Cauca que por primera vez en sus 475 años de historia eligió a una mujer como alcaldesa. Se trata de María Liliana Ararat Mejía, para quien el respaldo popular alcanzado en las urnas en 2016 es la demostración de que todas las mujeres están en capacidad de asumir cualquier cargo de poder. Hoy por hoy, a pocos meses de terminar su mandato, su excelente gestión le deja un claro mensaje al género femenino: que al margen de las dificultades que se puedan presentar, las mujeres están a la altura de cualquier reto que se les ponga.

Aunque la alcaldesa cree que parte de la razón por la que el mismo género se encarga de construir las barreras que le impiden acceder a los espacios de participación política, ella tomó la decisión de conformar un gabinete municipal integrado por un buen número de mujeres “para incentivarlas a incursionar de manera activa y sin temores en los cargos históricamente ocupados por los hombres. En nuestro territorio algunas mujeres no comprenden la importancia de hacerse participes de distintos escenarios políticos. En la actualidad no existe una sola mujer concejal y esto es reflejo de la apatía que el tema genera”, expresa la mandataria. 

Ante esta necesidad de empoderamiento, María Liliana Ararat Mejía ha generado espacios y programas para que las caloteñas tengan herramientas que les permitan generar independencia económica, pues de acuerdo con la alcaldesa, si una mujer obtiene libertad financiera, podrá sortear los retos del día a día. “Precisamente por eso tomamos la decisión de impulsar esta independencia a través de la formación técnica y de capacitaciones en diversas áreas. Logramos posicionar el emprendimiento como generador de capacidades e ingresos económicos, y las anteriores iniciativas permitieron la conformación y la unión de asociaciones y organizaciones de mujeres que trabajan de manera conjunta por un bien común”, añade la mandataria, quien admite que para las mujeres es un poco más complejo ocupar cargos de elección popular, porque además tienen que entremezclar el papel de madre, directora de hogar y esposa. 

Una gestión exitosa

Las Escuelas de Formación Artística y Deportiva han demostrado su eficiencia al mantener a los niños y jóvenes del municipio alejados del ocio y de los malos hábitos.
Con la intención de promover los procesos de autonomía de las mujeres en las decisiones responsables sobre sus proyectos de vida, familiares, económicos, organizativos, y de orientación de su sexualidad, la alcaldía de Caloto es la primera del departamento en contar con una Secretaría de Mujer.

A pocos meses de concluir su mandato, su gestión ha sido exitosa, especialmente en lo social y cultural. Hubo varios componentes y ejes temáticos sobre los cuales gravitó la administración, de los que se resaltan tres acciones que han traído grandes beneficios a la población y que perdurarán en el tiempo, convirtiéndose así en una especie de legado para la comunidad. Por una parte está el desarrollo del turismo, en segunda medida las Escuelas de Formación Artística y Deportiva y, por último, el posicionamiento de Caloto como el primer municipio del departamento con una entidad dedicada al fortalecimiento de procesos que reconocen, empoderan y resignifican el papel de las mujeres, gracias a la creación de la Secretaría de la Mujer y la Juventud. Estas son las estrategías más brillantes de su administración, que por supuesto la gente debe conocer.

El turismo, un generador de empleo

En sincronía con la política a nivel nacional de incentivar este renglón de la economía, el liderazgo de María Liliana ha hecho del turismo una fuente de generación de empleo, a través del mejoramiento del Parque Principal, nueva atracción para propios y visitantes, en el que confluyen la historia, la naturaleza, el arte, la biodiversidad animal y la religión. En cuanto a las Escuelas de Formación Artística y Deportiva que llevan el nombre, Caloto con Fututo, la alcaldesa asegura que “estos son programas de aprendizaje implementados en horario contra jornada para que nuestros niños y jóvenes no caigan en malos hábitos. Con estos espacios le hemos brindado a los menores y padres de familia, la posibilidad de aprender a tocar distintos instrumentos y la práctica de varias disciplinas deportivas que contribuyen sin lugar a dudas al crecimiento en valores”. 

Por último, se abrió la Secretaría de la Mujer y la Juventud, la cual fue diseñada para crear, fortalecer e implementar un proceso en el que se ha reconocido y empoderado el papel de las mujeres bajo condiciones dignas, autónomas, incluyentes e igualitarias a través de la planeación y ejecución de una política pública e integral para la población femenina caloteña. 

“Este proyecto se construyó de forma participativa con las mujeres de la localidad, observando de primera mano las necesidades de promover los procesos de autonomía de las mismas en las decisiones responsables sobre sus proyectos de vida, familiares, económicos, organizativos, y de orientación de su sexualidad”, afirma Ararat Mejía, quien ahora, por el tiempo que le queda de gestión, seguirá enfocando sus esfuerzos en el acceso de las zonas rurales a agua potable, en la inversión en vías terciarias y en la conectividad, lo que se traduce en el bienestar del campesinado de la región.

Comparte este contenido en tus redes sociales