Chocó avanza a paso firme en su desarrollo

Desde que asumió como Gobernador del departamento del Chocó, Jhoany Carlos Alberto Palacios Mosquera, se comprometió a sacar del anonimato a esta inmensa región del Pacífico colombiano, que además de turística es rica en recursos naturales y culturales. Aunque para lograrlo ha enfrentado dificultades en materia presupuestal, de orden público y de infraestructura vial, el mandatario ha posicionado el territorio en estos tres años como un referente importante para jalonar la economía local y nacional, aprovechando su ubicación geográfica con costas en los dos océanos y su frontera con el vecino país de Panamá.

La Gobernación ha apoyado múltiples iniciativas para el aumento de la productividad de la región.

El desarrollo socioeconómico de las subregiones del Chocó ha sido la prioridad del Gobernador, razón por la cual cada año la administración departamental gestiona recursos para proyectos y obras de interés común ante los diferentes organismos de cofinanciación y cooperación como parte de su estrategia para cerrar las brechas de inequidad y desigualdad social que han existido en esa región del litoral Pacífico, sometida por décadas al olvido estatal.

Palacios Mosquera entiende la importancia de la innovación empresarial para volver más competitivo el departamento. Por eso ha invertido en lo que va de su gestión 7.819 millones de pesos para alcanzar los objetivos que se han planteado en esa materia durante el cuatrienio. De manera simultánea, se ha trabajado en el fortalecimiento y articulación del sistema de ciencia y tecnología a través del desarrollo de agendas integradas en los municipios de Quibdó, Istmina y Bahía Solano, lo cual tuvo un costo total de 2.045 millones de pesos.

Competitividad que transforma

Chocó invirtió en el sector económico más de 200 millones de pesos que benefician con empleo, competitividad, desarrollo científico, tecnológico e innovador a 515 mil habitantes. Pero la idea del Gobernador es ir un paso más allá, por lo que decidió fortalecer la producción agropecuaria en comunidades afrocolombianas, para generar ingresos en los municipios de Río Quito, Medio Atrato y Bojayá. Es así como recuperó prácticas tradicionales de cultivo  mediante la implementación de sistemas agroforestales con productos como el cacao, ofreció apoyo para la implementación de procesos de producción y comercialización de aguacate variedad has y le dio impulso a la estrategia de competitividad de la cadena del arroz.

Para la descentralización y desarrollo productivo y social de la zona conformada por Cauca, Nariño, Valle del Cauca y Chocó, el departamento participa en la Región Administrativa y de Planificación Pacífico (RAP). Y es que el Chocó busca ser ambientalmente sostenible y acorde a la vocación económica diferenciada de cada una de las subregiones, para cual se sometió a revisión y aprobación los proyectos ligados a los Esquemas de Ordenamiento Territorial de 18 municipios.

 

Con un aumento del pie de fuerza en más de 200 efectivos, a través de una inversión de $1.397 millones, se beneficiaron 515 mil habitantes.

El fortalecimiento de la infraestructura

Puente vehicular en el Río Peradó .

Sin embargo, el progreso socioeconómico del Chocó no se limita a las inversiones en los sistemas de producción. El Gobernador Palacios le apunta a una verdadera transformación social del departamento con obras y programas encaminados a garantizar equidad a sus habitantes en los cascos urbano y rural. En esta medida, se avanzó en infraestructura con el mejoramiento y conformación de banca en 14 kilómetros de las vías Sipí – Cajón, la carretera que de Condoto conduce a Novita, así como la rehabilitación de la vía Ánimas – Istmina – Condoto – San Lorenzo y el corredor entre Cértegui y Bagadó.

Se mejoró además la malla vial en la subregión del San Juan mediante la pavimentación del tramo principal y se realizó la adecuación y ampliación de la pista de aterrizaje del Aeropuerto de Juradó que tuvo un costo total de $25.253 millones de pesos. La administración trabajó también en la optimización de las condiciones de infraestructura instalada de puertos y transporte, mediante la construcción de obras de protección con proyección urbanística (MALECON) en las áreas urbanas de los municipios de Bajo Baudó y Nuquí con una inversión estimada de 21.400 millones de pesos.

La Gobernación elaboró e implementó el plan anticorrupción y de atención al ciudadano (PAAC) publicado el 31 de enero de 2018.

Esta administración avanzó en el mejoramiento de la infraestructura de los corredores viales que conectan las subregiones del Chocó.

Transformación social

Entrega de tablets en instituciones educativas del departamento.
Participación del departamento en los juegos intercolegiados Supérate.
Los esfuerzos del gobernador han estado enfocados en mejorar la seguridad de la región.

Con educación, salud, servicios y bienestar social, siempre con enfoque diferencial en cada una de las cinco subregiones, el gobierno departamental benefició a 515 mil habitantes en treinta municipios, aportando para esto 38.777 millones de pesos. Un ejemplo de esto es el trabajo que se ha hecho para adoptar la Política Pública de Equidad de Género a las Mujeres Chocoanas, formulada a través del decreto 0162 de junio del 2018.

En el tema académico se consiguió el fortalecimiento de la infraestructura educativa para la implementación de la Jornada Única escolar y se dotó de mobiliario a los establecimientos de formación de 28 municipios por un costo de 8.232 millones de pesos. Además, se capacitaron 613 docentes en liderazgo transformador, didácticas para la enseñanza, prácticas agrícolas agropecuarias y agroambientales y en orientación escolar en general.

Adicionalmente, se mantuvieron iniciativas del Gobierno Nacional como el Programa de Alimentación Escolar (PAE) con el que se atendió a 92 mil niños en 28 localidades.

La salud es uno de los puntos en los que el Gobernador se ha enfocado. De esa manera logró que 225 mil niños y niñas de comunidades afro e indígenas fueran vacunados y que cuenten con un proceso de inmunización constante para el mejoramiento de sus condiciones de vida sin interferir en sus costumbres ancestrales. Entre los avances, también se destacan la creación del observatorio Departamental de Salud, el fortalecimiento de los sistemas de información con aplicación de las TIC y la creación de 24 mesas para mejorar la prestación del servicio en las subregiones. La administración logró la adjudicación de recursos para el estudio y diseño del Hospital mental departamental, la planeación arquitectónica del Hospital subregión del Darién, sede Ríosucio y la dotación de cinco Centros de Salud de los municipios de Atrato, Cértegui, Unión Panamericana, Medio Baudó y Río Iró.

Finalmente, en deporte y recreación la población fue favorecida con la entrega de balones, petos, uniformes y otros elementos didácticos para la formación deportiva de los niños en 25 municipios.

Comparte este contenido en tus redes sociales