CINCO PUNTOS PARA UNA REFORMA POLÍTICA QUE INCLUYA A LA MUJER

Por, Flora Perdomo Andrade

Estamos pasando por un momento vital en procura de lograr la mayor cantidad de derechos políticos para las mujeres colombianas. En el Congreso de la República surte trámite una reforma política de fondo y, por esa razón, creemos que es el momento indicado para introducir cambios  que vayan en dirección a lograr más y mejores espacios democráticos. Durante varios años, hemos venido debatiendo y construyendo una plataforma de políticas de género donde ha sido vital el acompañamiento de las Naciones Unidas, la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer y, por supuesto, las organizaciones sociales de mujeres que nos han brindado los insumos para que la bancada femenina con vehemencia y mucha argumentación estemos insistiendo en unos mínimos que garanticen una reforma política que promueva una democracia incluyente y representativa con mayor participación de las mujeres.

Son cinco puntos centrales que van por buen camino, pero a los que hace falta ponerles mayor voluntad, tanto del Gobierno como de los compañeros congresistas,  para lograr su protocolización total una vez  llegue a la plenaria el texto definitivo del proyecto. El aumento progresivo de la presencia de mujeres en las listas de candidaturas y en las estructuras de los partidos políticos es la base sobre la cual se soporta el ideario de un país mucho más equitativo en términos de derechos políticos. Se hace necesaria la implementación de los principios de Paridad, Universalidad y Alternancia establecidos en el artículo 262 de la Constitución, en listas de candidaturas y en la democracia interna de los partidos y movimientos políticos. La financiación será fundamental. Los partidos políticos y el Gobierno deben contribuir, incrementando el incentivo de financiación que reciben actualmente las organizaciones políticas según el número de mujeres elegidas. Se debe asegurar que lo recursos que reciben los partidos por el número de mujeres escogidas se reinvierta en los grupos femeninos de los partidos; como el acceso equitativo a los medios de comunicación, así como una promoción de la cultura democrática con énfasis en la participación política. Se debe promover el liderazgo político de las mujeres, erradicando la discriminación y violencia en su contra, con campañas y formación, como una función de la autoridad electoral. Hay que fortalecer la capacidad de las entidades a cargo para hacer un seguimiento a los avances en materia de inclusión política de las mujeres en las elecciones, en los partidos políticos y en la gestión pública. Se deben determinar mecanismos de prevención y sanción a la Violencia Política. Incluir registros de casos, seguimiento y sanciones a los miembros del partido y/o movimiento político que cometan actos de violencia contra las mujeres lideresas políticas y/o candidatas de su partido o de otros.

Estos son apenas los elementos centrales que estamos empeñadas todas en el Congreso en lograr que se conviertan en realidad, buscando el beneficio general de nuestras congéneres, para que la inclusión en el sistema político colombiano nos ponga en igualdad de condiciones y podamos acceder de una manera más justa a los cargos de dirección del Estado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password