Colectivos de víctimas se retiran del Centro Nacional de Memoria Histórica

Actualidad Paz Posconflicto
A raíz del nombramiento de Darío Acevedo como Director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), entidad encargada de recopilar el material documental de los sucesos mas atroces del conflicto armado que ha vivido el país, algunas organizaciones de víctimas, han decidido retirar los archivos que allí reposan.

La postulación de Acevedo al cargo generó polémica debido a su postura frente al conflicto armado, que a su juicio, “no puede convertirse en verdad oficial”, dejando de lado el reconocimiento que de su existencia hizo el entonces presidente Juan Manuel Santos en el año 2011.

Su visión sobre la violencia que ha golpeado a Colombia por más de cinco décadas, encendió las alarmas de defensores de derechos humanos y organizaciones de víctimas, que han puesto en duda su imparcialidad al frente de la entidad.

Al responder a sus críticos, el director aseguró que sus opiniones son personales y no tienen porque afectar su gestión. Sin embargo, los reparos por su nombramiento, que se oficializó este martes, no se hicieron esperar.

La asociación Minga, que protege los derechos de las víctimas en diversas regiones del país, se pronunció en contra de su designación como director del CNMH. “En la Asociación Minga creíamos en el Centro de Memoria Histórica, entregamos nuestros archivos como aporte a la reconstrucción de la historia del conflicto armado. Hoy rechazamos nombramiento de Darío Acevedo, un sin sentido y afrenta al país”, aseguró en un comunicado.

Consideró que “nombrar a una persona que desconoce el derecho a la verdad y la memoria, como director del CNMH es una incoherencia. Nuevamente Iván Duque demuestra el poco respeto a las miles de víctimas del Conflicto armado” que existen en Colombia, agregó.

Otra voz contra el nombramiento de Acevedo surgió desde la Unión Patriótica (UP). Su vocera Aida Avella, quien sobrevivió al asesinato sistemático de sus copartidarios en los años ochenta y hoy encabeza la bancada de ese partido en el Senado de la República, aseguró que el nombramiento no les genera confianza y por esta razón retirarán lo más pronto posible todos los documentos que allí reposan.

De acuerdo con la congresista, entre los documentos que hoy resguarda la entidad, se encuentra “información sensible de archivos de personas que militaron en la UP y fueron perseguidas y amenazadas. También varios libros que recogen la historia del genocidio político de la UP”. 

La senadora no descartó que otras organizaciones sociales retiren sus documentos como rechazo a su designación.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 3.2K
  •  
  •  
  •