Reforma al Sistema Nacional de Regalías

Columnistas Opinión

Rodrigo Villalba Mosquera
Senador, Partido Liberal

Por estos días previos a lo que será la posesión del nuevo mandatario de los colombianos, se han escuchado propuestas de reforma tributaria que causan temores, pero la reforma que me llama la atención, la escuché en campaña al doctor Iván Duque, la misma que ha reiterado ahora sobre la necesidad de crear un nuevo Sistema Nacional de Regalías -justo y equitativo- frente a los entes territoriales productores (caso Huila), que corrija la enmienda del actual gobierno, que con el pretexto de combatir la corrupción en las regalías y repartir ‘la mermelada en toda la torta’, distribuye por igual en productores y no productores, mediante los OCAD regionales.

Aquí es prudente aclarar que equidad no siempre significa que hay que partir por igual. La equidad quiere decir que a cada cual hay que darle lo justo, y por supuesto lo equitativo es que los entes territoriales productores de estos recursos naturales en explotación tengan unas regalías preferenciales y privilegiadas, pues donde se explota es donde se registra el impacto negativo en lo ambiental y en lo socioeconómico, especialmente.

El esquema actual desestimuló la producción. Sin incentivos, los municipios y departamentos productores, como también la comunidad, perdieron el interés, pues lo único que les deja es deterioro en su entorno, debilitamiento social y ningún recurso adicional para mitigar estos efectos negativos.


En hora buena hay que respaldar la propuesta a la nueva enmienda constitucional al Sistema Nacional de Regalías, para que haya equidad y se haga justicia con los entes productores.


Hoy, con este torpe sistema de regalías y el desgano de los entes productores, se han puesto en riesgo las reservas de hidrocarburos, lo que pone en peligro el abastecimiento futuro y, por ende, las finanzas de la nación.

En hora buena hay que respaldar la propuesta a la nueva enmienda constitucional al Sistema Nacional de Regalías, para que haya equidad y se haga justicia con los entes productores, con la participación de unas regalías privilegiadas para mitigar el impacto negativo por la explotación del recurso natural, y generar también unos recursos disponibles de tipo compensatorio en obras de desarrollo para las regiones donde se den explotaciones mineras, de hidrocarburos o de cualquiera de estos recursos naturales.

No será fácil sacar adelante el proyecto de Acto Legislativo de la referencia, pues como se sabe, son mayoría los no productores y eso se refleja en que ellos tienen mayor representación congresional, pero se tendrá que imponer la razón de la equidad, la conveniencia sectorial y de país.

Nos corresponde como bancada de un departamento productor de hidrocarburos, apoyar la iniciativa con liderazgo, para que brille la equidad y también aprovechar la oportunidad para eliminar esos procedimientos engorrosos de presupuestos paralelos a través de los OCAD, y que los recursos de regalías, como en el pasado, lleguen directamente a los presupuestos departamentales y municipales.

Tomada del diario La Nación.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 5
  •  
  •  
  •