Continúa debate entre el Distrito y el gremio de camioneros

Continúa debate entre el Distrito y el gremio de camioneros
Actualidad

Tras la implementación del Decreto 840 de 2019, que restringe la movilidad de vehículos de carga pesada desde el 17 de febrero, continúa el paro camionero por la decisión de la Secretaría Distrital de ambiente de prohibir la circulación, temporal, de vehículos de más de 20 años de antigüedad.


A pesar que se levantó la alerta amarilla, se mantendrá la prevención para controlar los índices de contaminación en la ciudad. El colectivo de camioneros se niega a cumplir con la medida cautelar y amenaza con paralizar los principales puntos de acceso a la capital.

Estas son las disposiciones del Decreto:

La primera aplica entre los cerros orientales y la avenida Boyacá, desde la avenida Primero de Mayo hasta la calle 170; allí se restringe la circulación de vehículos de carga de más de 8.500 kilogramos, de lunes a viernes de 5:30 a 8:00 de la mañana y de 4:30 de la tarde a 7:00 de la noche.

En la segunda se establece una restricción las 24 horas del día para circulación de vehículos de carga de más de 3.500 kilogramos en el sector de La Candelaria, entre la carrera Novena y la avenida Circunvalar, y desde la avenida Jiménez hasta la calle Séptima.

La tercera restricción, que es la que ha causado las protestas de los últimos días, aplica para toda Bogotá y va para vehículos de más de 20 años de antigüedad. Esta va de lunes a viernes, entre las 5:30 y las 8 de la mañana y entre las 4:30 de la tarde y 7:00 de la noche.

Por su parte, el presidente de la Confederación Colombiana de Camioneros, Jorge García, se pronunció, “teniendo en cuenta que esta medida afecta desde una tonelada a 31 toneladas a todos los vehículos hemos decidido que si no se levanta la norma ambiental, que afecta de cinco de la mañana a 12 del día y de cinco de la tarde a diez de la noche,  estaremos dispuestos a aceptar la propuesta de hacer una inmovilización de carácter nacional”.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López afirmó que “la salud de los bogotanos es un derecho y no se negocia. Todos tenemos la obligación de contribuir, aquí no estamos buscando culpables, pero sí acciones y compromisos responsables para que no sigamos como si nada estuviera pasando”.

Por otro lado, la ministra de Transporte, Ángela Orozco, aseguró que es necesario que se realice una mesa de diálogo para agrupar los intereses de los sectores camioneros y la administración distrital de Bogotá.

“El problema de la contaminación del aire no es un problema de horarios, sino de dejar de quemar gasolina y diesel contaminante en vehículos de más de 20 años y esa, que es la solución de fondo, es la que se debe adoptar. Nuestra Secretaría de Medio Ambiente está cerrando industrias contaminantes y lo hemos hecho en el perímetro en el que se declaró emergencia ambiental y estamos incrementando los controles. Necesitamos que el sector transportador de carga use los instrumentos del Gobierno y adopte un cronograma de renovación de la flota de carga”, expresó Claudia López, después de dos días de paro.

Las manifestaciones se concentraron en las siguientes calles:

*Carrera 7 con calle 171B. 

*Avenida Boyacá con calle 71 sur. Entrada Cemex (sur – norte y norte – sur).

*Calle 13 con carrera 138.

*Avenida Caracas con calle 64 sur (norte – sur).

*Calle 63 sur con carrera. 102 (Bosa), ambos sentidos.

*Av. Boyacá con calle 60 sur. Entrada de Meiseen (norte – sur).

*Vía La Calera, kilómetro 4.5 (occidente – oriente).

Según un comunicado del Distrito, los niveles de concentración de contaminantes en la media móvil (promedio últimas 24 horas) pasaron de 25.3 a 13.3 microgramos/metro cúbico, es decir, una reducción de 47 % desde que inició la medida hasta que se levantó.

Comparte este contenido en tus redes sociales