Las FARC: de la incertidumbre a la seguridad territorial

Actualidad

Los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, donde viven aproximadamente 3.246 excombatientes de las FARC, podrían dejar atrás la temporalidad para pasar a la permanencia y seguridad, y de esa forma convertirse en un territorio municipal estable. 


De acuerdo con Andrés Stapper, director de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), se pagarán los arrendamientos, la alimentación y, de igual forma, se seguirá en la compra de predios que sirvan para vincular  a más excombatientes al proyecto. 

Aunque el Gobierno colombiano planificó reubicar 11 territorios solamente, solo siete  están contemplados en los próximos dos años, pues era inevitable incorporarlos al ordenamiento territorial por falta de infraestructura, seguridad en los municipios o, porque se encontraban cercanos a parques naturales o a comunidades indígenas establecidas dentro de estas regiones del país.

Aún no se tiene la certeza de cuáles territorios serán trasladado. Sin embargo, se especula que podrían estar entre Buenos Aires (Cauca), Carmen del Darién (Chocó), Ituango y Remedios (Antioquia), San José del Guaviare (Guaviare), La Macarena (Meta), Arauquita (Arauca) y Puerto Asís (Putumayo).

De los siete en disputa, sólo dos ya tienen luz verde por parte del gobierno para ser trasladados, según información entregada por los voceros de las FARC.

De acuerdo con Stapper, el gobierno del presidente Iván Duque busca garantizar la reincorporación de los exguerrilleros a largo plazo contando con proyectos de vivienda y mejoras de infraestrcutura que beneficiarán a 1.934 de ellos.

Luis Pérez, gobernador de Antioquia, expresó su total desacuerdo con esta decisión, convirtiéndose en el único de los 24 mandatarios, en refutar este tipo de iniciativas. “Estas zonas están llenas de coca porque después de que llegaron los excombatientes no pueden ir los habitantes, son zonas de control de los delincuentes de interés criminal”, indicó el funcionario, quien agregó que “en Bogotá no saben lo que pasa en la región y nos están dejando una carga a los gobernadores, pues nos toca hacer acueductos, hospitales, colegios, alcantarillados y nadie tiene control de estos lugares.”

 

Comparte este contenido en tus redes sociales