“RECUPERAR LA FAMILIA GARANTIZA UNA SOCIEDAD CON VALORES”

Por, Representante a la Cámara, Gloria Betty Zorro

La frase de que: “La familia es el núcleo fundamental de la sociedad”; perdió su valor y su sentido real. Supone esta frase que la familia o el hogar, como otros la denominan, es el primer escenario donde se construye: afecto, respeto, honestidad, solidaridad, es el espacio donde confluyen todos los ciclos vitales, el niño, el adolescente, el adulto y el adulto mayor. Si en la familia no se fortalecen estos valores y no se aprende a respetar a cada uno de sus integrantes, lo que pase de ese lugar hacia afuera sencillamente es el reflejo de una sociedad feliz o de una sociedad resentida, capaz de enfrentar el mundo y sus decisiones desde el amor o desde el dolor.

Lo que hoy enfrentamos con tristeza es la destrucción de ese núcleo; la irresponsabilidad del hombre que no entiende que traer un hijo al mundo exige sacrificio, dedicación, amor absoluto, tolerancia y respeto por los sueños del otro, han convertido a la familia en hogares desechables, incapaces de sobrepasar dificultades y tomar decisiones sin pensar en las consecuencias que esto conlleva con sus hijos.  Lo anterior ha desencadenado un porcentaje alto de madres cabeza de familia, de embarazos adolescentes, de niños y niñas involucrados en el microtráfico, muy vulnerables a ser capturados por bandas criminales; de hombres que van por el mundo dejando hijos abandonados en todo lugar y de mujeres irresponsables acrecentando la familia, lo cual implica el crecimiento de la pobreza y la muy segura repetición en sus hijos de su propia historia.

Todo este panorama tan desolador tiene que hacernos reflexionar para repensar que debemos construir políticas públicas que apunten a generar atención integral a la familia, a revisar si en realidad las políticas de asistencialismo le han permitido a este núcleo tan importante ser proactivos y productivos o lo que se ha generado alrededor de esto es una mentalidad mendiga y dependiente de lo que el Estado les brinda para simplemente sobrevivir.

La frase de que: ‘La familia es el núcleo fundamental de la sociedad’; perdió su valor y su sentido real.”

La pobreza tiene nombre propio y se llama “mujer”, por eso se hace necesario fortalecer todos los procesos, de igualdad, equidad y autonomía de nuestras mujeres, desarrollar estrategias que garanticen un mayor espacio y flexibilización laboral de ellas, que se impulsen medidas drásticas y reales para el cumplimiento de las obligaciones alimentarias de los padres irresponsables para poder proteger los derechos de los menores, pero indiscutiblemente debemos hacer una alianza real con el sector educativo que sea vinculante y que permita que unidos, familia y educación, podamos soñar con darle un giro a nuestra sociedad, porque de lo que sí estoy convencida es que, como va hoy, va muy mal nuestra sociedad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password