Caen las primeras cabezas por fuga de Aída Merlano

Tras-la-fuga-de-Merlano-los-directores-del-INPEC-y-Buen-Pastor-fueron-retirados-de-sus-cargos-01.jpg
Actualidad

Tras la inesperada fuga de la excongresista Aída Merlano de un centro médico de Bogotá, rodaron las primeras cabezas por presunta negligencia en su custodia. El director del INPEC William Ernesto Ruiz y la directora de la cárcel El Buen Pastor, Diana Muñoz, fueron retirados de sus cargos.


La decisión fue tomada en una reunión que fue convocada por la ministra de Justicia, Margarita Cabello para analizar las circunstancias en que se produjeron los hechos. Según las primeras investigaciones, Muñoz autorizó la salida de Merlano de la prisión, que luego fue aprovechada por la reclusa para escapar, mientras que Ruiz tenía bajo su responsabilidad el esquema de seguridad de la exsenadora, para evitar cualquier intento de fuga de la interna.

La excongresista, acusada de los delitos de concierto para delinquir agravado, corrupción al sufragante y tenencia ilegal de armas, escapó de un consultorio odontológico utilizando una cuerda que le permitió alcanzar la calle, donde era esperada por un motociclista.

Por su recaptura, las autoridades ofrecieron una recompensa de 50 millones de pesos a quien de información sobre su paradero. Merlano tenía pendiente una diligencia ante la Fiscalía, en la que revelaría los nombres de otros políticos de la Costa Atlántica que estarían involucrados en la compra de votos durante la campaña legislativa de  2018.

 

Comparte este contenido en tus redes sociales