LA ECONOMÍA ESTÁ A SALVO CON LA REFORMA TRIBUTARIA

Convicción, firmeza, seguridad en lo que propone y ejecuta. Certeza de hacer las cosas bien. Estudio exhaustivo de la situación política y económica del país para formular las mejores normas fiscales y salvaguardar la supervivencia del Estado y sus instituciones; han sido las características sobresalientes de Mauricio Cárdenas durante estos años, en su desempeño como ministro de Hacienda y Crédito Público.

Antes de radicar la reforma tributaria que fue anunciada una y otra vez, pero que se aplazaba por diversas razones, recibía andanadas de todo tipo en el Congreso de la República: gremios, sindicatos y organizaciones sociales escogieron sus mejores hombres para que elevaran su voz, se hicieran escuchar y gritaran a más no poder que se debía evitar su aprobación. En las comisiones económicas del Congreso, las críticas no fueron la excepción, aún sin que todavía se tuviera el informe de ponencia respectivo.

La razón y la concertación se impusieron finalmente. Cárdenas y su equipo consiguieron demostrar con argumentos que no se trataba de mentiras para favorecer a unos o exterminar a otros, sino de estudios fundamentados que solo buscaban salvar la economía de empresas, sanear las finanzas del Estado y garantizar recursos para los programas sociales del Gobierno, en momentos en que Colombia se prepara para la paz.

Los agoreros y los estudiosos de la economía nacional en sus más sesudos análisis prevén que, a pesar de los desajustes mundiales, la nuestra ha logrado mantenerse y deja vislumbrar mejores días por la recuperación de sectores que estuvieron en crisis; y por la medidas visionarias de quienes han estado al frente de los entes que manejan los fondos del Estado y, como ya lo hemos dicho, velan por el bien de todos en este campo.

Finaliza un año en el que Colombia no escapó a los vaivenes de las bolsas mundiales, a los números cambiantes del desempleo y a la gran incertidumbre que crearon los inconformes con los acuerdos alcanzados por el Gobierno y las FARC para lograr el cese al fuego y encaminar el país y a sus 44 millones de habitantes por los caminos de la paz, confiados en un mejor futuro para las nuevas generaciones.

Las perspectivas para el 2017 son otras. Aunque el crecimiento no será el esperado, sí se avizora un mejor panorama, con una inflación en descenso y la llegada de mayor inversión extranjera, gracias al clima de tranquilidad que genera el fin del conflicto armado con la guerrilla más grande de América Latina, y un ambiente favorable para fortalecer la industria y crear nuevos frentes de trabajo.

Álvaro Erazo Paz
Director

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password