El Atlántico trabaja por sus mujeres

Zandra Vásquez es licenciada en Filosofía y Letras, especialista en Gerencia y Gestión Cultural de la Universidad del Rosario y magister en Comunicación para el Cambio Social de la Universidad del Norte. Durante 30 años dirigió el Centro Cultural Cayena de la Universidad del Norte, (1984-2016), desarrollando procesos de impacto sociocultural en el Atlántico y la región Caribe. Desde esa perspectiva defendió y promovió la equidad de género en las distintas expresiones artísticas y culturales, por lo que la Organización Internacional de la Mujer–Capítulo Barranquilla la escogió en el año 1996 Mujer Sobresaliente, y el Congreso de la República de Colombia le confirió la orden en el grado de Comendador por su gestión y desempeño en los procesos culturales. Desde el 2016 dirige la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género del departamento del Atlántico.

Desde 2016, la Gobernación del Atlántico ha buscado trabajar de una manera más cercana y efectiva la mejora en el trato de las mujeres desde diferentes aspectos, ya sea desde su autonomía económica o derechos básicos como vivir en un entorno libre de violencias de género. Por esta razón, ha fortalecido el trabajo de la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género, que se encuentra a cargo de Zandra Vásquez, quien se ha dedicado a defender y promover la igualdad entre hombres y mujeres.

En el 2012, la Asamblea Departamental del Atlántico aprobó la creación de la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género, un despacho que se ha dedicado a planear y dirigir la ejecución, el seguimiento y el control de la política de las mujeres en el departamento. Bajo esta estrategia, se dio inició a la creación de oficinas municipales de mujer como un mecanismo para liderar, coordinar, articular, implementar y hacer un monitoreo permanente a la política pública en esa materia con una institucionalidad mucho más fuerte.

Así,  Zandra Vásquez, desde que asumió la Secretaría de la Mujer del departamento, ha logrado generar oportunidades en materia de género en el marco de la política pública departamental, garantizando derechos básicos para conseguir la equidad en el trato hacia las mujeres, como la autonomía económica en condiciones dignas; su participación ciudadana y política; la seguridad social en salud, educación y vivienda y a vivir libre de violencias basadas en género.

Mujeres rurales deben sobresalir

Con el programa de mujeres Arte-sanas, la Secretaría busca proteger y promover la producción de elementos artesanales propios del Atlántico.

Las dificultades por las que pasan las mujeres rurales pueden ser bastantes distintas a las de las mujeres en los cascos urbanos, razón por la cual requieren que sus necesidades sean atendidas de acuerdo a estas particularidades. Por este motivo, la secretaria explica que “para fomentar en el departamento el emprendimiento y puesta en marcha de negocios en comunidades rurales hay que tener en cuenta la vocación económica de esas zonas”.

En este sentido, se implementó el proyecto denominado “Mujeres del Agua”, el cual amparado en el lineamiento de “mujeres propietarias de tierras productivas”, contenido en la política pública, busca contribuir al fortalecimiento productivo de 125 mujeres y sus familias en situación de vulnerabilidad a partir del mejoramiento de sus capacidades para generar sus propios ingresos. Adicional a esto, se puso también como objetivo el manejo armónico con el medio ambiente y la salud humana, para mejorar su calidad de vida, y como eje de articulación e integración social.

Se fortalece la competitividad del género

Desde la Secretaría de la Mujer, la administración departamental ha querido promover la competitividad de las mujeres a través del fortalecimiento de sus capacidades físicas e intelectuales y el acceso a bienes y servicios, ya que es claro que “la autonomía económica les permite ganar liderazgo, empoderamiento y confianza en el ejercicio de su ciudadanía”.

Así se han ejecutado diversos proyectos que desde 2016, han beneficiado a 8.432 mujeres. Los programas, que van desde “Mujeres Arte-SANA”, panadería, repostería y galletería, hasta emprendimientos en confecciones y marroquinería, están enfocados en asegurar la erradicación de la dependencia económica que puede situarlas en condiciones de vulnerabilidad. Por su parte, se ha posicionado en el departamento la estrategia “Yo no hago trato con el maltrato”, con la cual se busca reducir los índices de violencias basadas en género.

Por último, como estrategias para la prevención de violencias, en el 2016 se dio apertura a 22 oficinas municipales (una por municipio) a través de las cuales se sensibiliza a la mujer atlanticense sobre identificación de violencias

y ruta de atención (Ley 1257 de 2008), siendo Atlántico pionero en la implementación de estos mecanismo de género en el país. También se dio apertura a la primera casa refugio en la Región Caribe con la finalidad de proteger la vida e integridad de las mujeres que se encuentran en riesgo de violencia extrema.

La Gobernación del Atlántico está 100 % comprometida a garantizar y proteger los derechos de la mujer en todo el departamento.
Comparte este contenido en tus redes sociales