EL FEMINICIDIO: UNA PANDEMIA QUE DEBE PARAR EN EL PAÍS

Por, Senadora Claudia López

Partido Alianza Verde
Claudia López

En Colombia las cifras oficiales sobre abuso sexual, violencia doméstica y asesinatos a mujeres dan cuenta de la enferma y atroz sociedad en la que estamos viviendo actualmente. Estos fenómenos se presentan como una pandemia  cuyas principales víctimas son las mujeres y niñas sin distinción de edad, región o estrato.

Una desgarradora estadística arrojada por el departamento de Medicina Legal evidenció que en lo que va corrido del 2016, han sido víctimas de homicidio 734 mujeres, 49.712 fueron maltratadas al interior de sus hogares y alrededor de 15.082 enfrentaron violencia sexual. Con respecto a los menores de edad, la misma entidad reportó que en promedio 21 niñas menores de 14 años son violadas al día.

Nos hemos acostumbrado a escuchar tantas historias que generan dolor e indignación, pero nadie podrá dimensionar la trágica agonía con la que vivió sus últimos días Dora Lilia Gálvez, luego de ser abusada hasta la muerte en Buga; así como las fatales horas que atravesó Yuliana Samboní de tan solo 7 años tras ser secuestrada, violada y asesinada. Ante este panorama, se hace evidente que ningún lugar es seguro para las mujeres, y demuestra la necesidad de enfocarnos más en la prevención y en la aplicación efectiva de las altas penas ya existentes.

El feminicidio y la violencia contra la mujer no pueden venderse como un mito ni mucho menos volverse un discurso oportunista por la coyuntura en medios de comunicación, es una realidad que no se está atendiendo y que demuestra la incapacidad para prevenir y sancionar.

Dicha ineficacia da como resultado procesos extensos que terminan absolviendo al abusador, leyes laxas que hacen que el 90% de los casos queden en la impunidad y genera un círculo vicioso de violencia en todo el país.

Pero, sobre todo, las violencias contra las niñas y mujeres se basan en una brutal complicidad cultural y familiar que vía machismo, abuso de poder y maltrato sostenido y no denunciado, se reproduce como pandemia desde los hogares hasta las calles.

La premisa “Ni una más” debe trascender de las redes sociales, asignándoles responsabilidades y compromisos a los organismos de investigación y sanción, a las instituciones del Estado y la sociedad en general, para que en Colombia ser mujer no siga representando un riesgo para la vida.

Además, lo que sigue siendo deficiente es el manejo que se está haciendo en el control de las políticas públicas de prevención para que las mujeres no sigan siendo blanco de agresiones u homicidios. Entidades como la Fiscalía General de la Nación, el Ministerio de Justicia, la Policía Nacional y el Consejo Superior de la Judicatura están justamente citados a un debate en el Senado para que expliquen qué acciones se han llevado a cabo y cómo se puede hacer frente a esta problemática nacional.

Hoy las mujeres exigimos acciones, respeto, protección. No queremos más casos como el de Yuliana. Nos queremos vivas, nos queremos completas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password