El Litoral De San Juan, un municipio que piensa en los más vulnerables

El alcalde de El Litoral de San Juan, Wilinton Ibargüen Posso, se ha encargado de dar cumplimiento a su programa de gobierno “Por un Litoral con Desarrollo Sostenible sin Hambre y en Paz”, que se planteó en su primer año de gestión y que responde a las necesidades más apremiantes de la región. Dentro de los primeros proyectos que se llevaron a cabo se resalta la seguridad alimentaria, que busca mitigar el flagelo del hambre en el municipio chocoano con la distribución de aproximadamente 160 libras de plátano en las comunidades.

Otro de los objetivos de la administración ha sido el del capital humano, un tema preponderante para el mandatario local, quien se ha esforzado con éxito por garantizar la calidad de vida de la ciudadanía, y en especial de las poblaciones más vulnerables como los niños de las etnias Waunaan, quienes recibieron hace poco un plantel educativo que les asegura escolaridad y formación. Y todas estas acciones han hecho parte de una intención más grande por hacer de El Litoral de San Juan un municipio más productivo.

La productividad, en primer orden

En infraestructura deportiva, la administración construyó cuatro polideportivos.

Otro de los ejes de trabajo que más ha ocupado la agenda del alcalde está en la productividad y es por ello que a mediados de febrero, cuando Ibargüen Posso recibió al embajador de China,  Li Nianping, lo que hizo fue presentar un importante proyecto formulado por la alcaldía, con el apoyo técnico del Programa de las Naciones

Unidas para el Desarrollo PNUD Colombia, que consiste en incentivar la producción de arroz en el municipio, lo que generará recursos e impactará los indicadores de pobreza, empleo y fortalecimiento económico en las familias indígenas y afrocolombianas que habitan la región.

Precisamente por eso se han adecuado diferentes herramientas para mejorar la calidad de vida de los habitantes del municipio y el departamento, comenzando por lo que más se ve: el perfeccionamiento de la infraestructura vial y urbanística. En materia deportiva se edificaron cuatro polideportivos en las veredas de Corriente Palo, Taparal, Santa María de Pángala y San Bernardo, de las cuales las dos últimas son comunidades indígenas. “Los primeros recursos que me asignaron los invertí en la construcción de cuatro canchas polideportivas, situadas en zonas donde nunca pensaron que podían tener una obra de tal magnitud”, asegura Ibargüen Posso, quien está convencido de que el deporte recompone el tejido social.

Y es que el alcalde rescató otras iniciativas que la población daba por perdidas devolviendo la confianza en la institucionalidad. Se construyeron con el apoyo del Fondo de Adaptación 92 Viviendas de Interés Social (VIS) en la cabecera municipal y 11 escuelas en las comunidades de Isla Mono, Buena Vista, García Gómez, Guarataco, Tiocilirio y Unión Balsalito. Adicionalmente se ha avanzado en un 76% en la pavimentación de los corredores viales del casco urbano y en la edificación de un parque bio-saludable y puentes para conectar las veredas con la cabecera municipal.

En soluciones de agua potable y saneamiento básico “hemos dado un gran salto al construir casas aguateras, que remedian la escasez del líquido vital en el corregimiento de Munguido (…) En la cabecera municipal optimizamos el acueducto con el cambio de redes, limpieza de los pozos captadores de agua, cambio de las bombas y limpieza de los diferentes filtros”, dice el mandatario, quien resaltó que su administración ha realizado la inspección periódica de los acueductos de las comunidades para evitar las enfermedades transmitidas por vectores.

La Alcaldía ha apoyado a los colegios de su municipio que participaron en los juegos Supérate Intercolegiados a nivel nacional.

Avanzando en mejoras educativas

Socialización de un proyecto productivo de arroz con la Embajada de la República Popular China.

Así mismo, la alcaldía de Ibargúen Posso abrió la puerta de la era digital y la administración acaba de adoptar una política de gobierno en la que se promoverá el uso y el aprovechamiento de las tecnologías de la información y las comunicaciones para consolidar un Estado transparente. En este orden de ideas y con el objetivo de elevar los índices de educación en el municipio, la administración de Wilinton Ibarguén puso en marcha cuatro acciones que han mejorado de manera significativa el nivel educacional de la región.

“Le hemos dado un tratamiento digno a los recursos del municipio, por esto el DNP nos ubicó en el cuarto puesto a nivel departamental”

En una primera medida fueron apoyados en el marco del Sistema Nacional de Competencias Deportivas y Académicas, de los juegos Supérate Intercolegiados, los colegios Lozano Garcés, la institución educativa, María Auxiliadora ubicada en la Isla Mono, y una tercera entidad con el mismo nombre, pero situada en la vereda de Cucurrupi.

Durante la gestión de Ibargüen Posso se construyó también la Biblioteca Municipal en el casco urbano de la ciudad y un Centro de Desarrollo Infantil ubicado en el resguardo indígena de Unión Balsalito, localizado frente a la cabecera municipal de Docordó en los límites entre los departamentos de Valle y Chocó.

Así mismo, se mejoraron más de diez aulas escolares (tres en el corregimiento de Munguido, dos en la vereda de Pangalita, una en la vereda de Barrios Unidos, en la vereda de Las Delicias y en la vereda de Corriente Palo y se recuperó la escuela Santa Genoveva de Docordó, y se entregaron más de 500 kits escolares.

También, pensando en la infancia y la adolescencia del municipio, se construyeron más de tres restaurantes escolares y se les garantizó a los estudiantes de grado 11 la presentación de las pruebas Icfes.

De igual forma, se dejó listo para ejecución el proyecto de ampliación y cerramiento del colegio Ramón lozano Garcés, además de garantizarle a toda la población educativa el transporte escolar.

A nivel de educación superior la alcaldía firmó un convenio con la Universidad Nacional de Colombia, para que por lo menos 30 estudiantes afro e indígenas puedan acceder a una carrera profesional y sólo tengan que pagar el 10% del valor de la matrícula. Por otra parte, el municipio hizo una alianza con el SENA para capacitar a más de 200 personas en la manipulación de alimentos, embutidos y panadería, y en la confección de ropa femenina, entre otros.

Trabajando por la salud y la reconciliación

Aunque El Litoral de San Juan es un municipio no certificado que sólo maneja los recursos de los Planes de Intervención Colectiva (PIC), la administración de Wilinton Ibargüen Posso veló por la salud de todos los litoralences y se les hicieron seguimientos periódicos y exigencias constantes a varias entidades prestadoras de salud (tanto a EPS como IPS), para que cumplan con su deber de prestar un servicio óptimo. Esto lo hizo la alcaldía a través de diferentes mesas de trabajo tanto a nivel municipal como departamental. Por otra parte, gracias a la gestión del alcalde ante el Departamento de Prosperidad Social (DPS), esta entidad llevó a cabo la entrega de más de 1.095 millones de pesos en ropa y artículos de cocina.

Por último, la alcaldía no ha dejado de atender a los afectados por el conflicto armado, y durante los últimos años de gobierno ha llevado a cabo sesiones con la mesa de víctimas del municipio para poder rendir un informe detallado de los programas y trabajos que se han llevado a cabo con esta población en vulnerabilidad.

Canastos Werregue. La administración impulsa los trabajos artesanales que hacen los grupos indígenas asentados en el territorio.
Comparte este contenido en tus redes sociales