Gestión Gobierno Pacífico Personajes

“Estamos más fuertes que nunca para avanzar como nación"

Comienza el segundo año del Presidente Iván Duque Márquez con un llamado del gobernante a deponer los egos y a unirse para impulsar el desarrollo económico y social del país, pensando en la Colombia de los próximos 200 años. Invitación que, según analistas, debe abrir las puertas a una gran coalición de partidos políticos que garantice el trámite y aprobación de los proyectos del Gobierno en el Congreso. La relación del Ejecutivo con el Legislativo, que estuvo marcada por un nuevo estilo de gobernar del mandatario en el primer año, dependerá en buena medida el que se alcancen las metas trazadas para este cuatrienio.

Aunque en los múltiples balances que se han hecho sobre los primeros 12 meses de gestión del Presidente, Iván Duque Márquez, se reconocen avances en infraestructura, comercio, tecnología, vivienda, saneamiento básico, salud, educación, combate a la delincuencia y apertura internacional, congresistas consideran que es necesario un giro en las relaciones del Ejecutivo con el Congreso de la República, que le garanticen gobernabilidad en los tres años que le restan de gestión.

Los logros alcanzados en este primer año como gobernante para construir un país justo, legal y mucho más productivo, le deben servir para mantenerse en su objetivo de unir a los colombianos, al margen de las diferencias ideológicas que puedan existir. “Desafortunadamente las relaciones del Ejecutivo con el Legislativo no han sido las mejores. Nosotros esperamos que este año podamos sacar adelante proyectos trascendentales que se requieren para Colombia como las reformas política y judicial”, sostiene el senador liberal, Miguel Ángel Pinto. Sin embargo, admite que el nuevo estilo de gobernar del mandatario -sin representación política de los partidos en el gabinete-, le ha permitido al Congreso de la República obrar con independencia.

Un modelo sin antecedentes

Presidente_Duque_Apoyo1-01

En su partido, el Centro Democrático, defienden “a capa y espada” la forma de gobernar del Jefe de Estado, la cual según el congresista Gabriel Jaime Vallejo, ha sido innovadora y ha contribuido a consolidar la democracia. “Era algo que veniamos pidiendo los colombianos. El Presidente les dijo (a los congresistas) no más a esa práctica que tanto daño le ha hecho a Colombia. Ese es uno de los aspectos a resaltar en su primer año y es como cambió esa relación por una transparente y respetuosa, que lo que hace es fortalecer la democracia”, afirma.

Aunque el modelo duquista le ha dado una nueva dinámica al Congreso de la República, con una mayor libertad para debatir y aprobar proyectos, lo cierto es que iniciativas gubernamentales clave como las reformas judicial y política, naufragaron en la pasada legislatura.

 

 Expertos creen que aunque el estilo del primer año ha sido sano para la democracia, representa un desafío para el Gobierno, que se enfrenta a la necesidad de sacar adelante sus proyectos con un Congreso en donde
los movimientos independientes (Cambio Radical, Liberal y un sector de la U) tendrían la sartén por el mango, con más de 30 senadores, que sumados a los de la oposición, podrían inclinar la balanza a la hora
de decidir su suerte. Por eso, consideran que una de las prioridades del mandatario debe ser la conformación de una coalición de
partidos políticos que apoye las propuestas gubernamentales, ante el poco tiempo que se tiene para su debate y aprobación.

Sin embargo, el Jefe de Estado parece estar convencido de las bondades de su estilo de gobernar y ha invitado a los congresistas a hacer un debate riguroso de los temas que se han propuesto para trabajar unidos por el bienestar de los colombianos. Para ello, se buscarán consensos con los movimientos que estén dispuestos a discutir los contenidos con total independencia. El politólogo Carlos Alberto Patiño ve difícil que el Gobierno pueda lograr acuerdos con el Legislativo sin darle en estos tres años representación política a partidos importantes como Cambio Radical y Liberal en su gabinete. 

Un primer examen

Aunque no ha contado con una aplanadora en el Congreso de la República, como ha ocurrido en anteriores administraciones, el Ejecutivo se da por bien servido con la aprobación en la pasada legislatura del Plan Nacional de Desarrollo (PND), -la hoja de ruta del Presidente para estos cuatro años-, la Ley de Financiamiento, la modernización de las TIC, el presupuesto bienal de regalías, la creación de los ministerios del Deporte y de Ciencia y Tecnología y el acto legislativo que declara la no conexidad del narcotráfico con el delito político, entre otras iniciativas. “El Gobierno tiene un estilo propio de relación con el Congreso: se presenta un proyecto y se genera una discusión abierta sin ninguna clase de presión, se llega a unas conclusiones, se respeta la autonomía de las cámaras y al final hay unos temas que pasan y otros no”, explica la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, quien defiende el trabajo realizado ante el Legislativo en este primer año de gestión.

También el balance es más que positivo para el mandatario en los tres grandes pilares sobre los cuales trabaja su administración: Legalidad, Emprendimiento y Equidad.
Según Duque Márquez, se avanza en la reactivación económica mediante la modernización del sistema tributario, la promoción del desarrollo empresarial, la simplificación de trámites y el alivio de la carga tributaria a las compañías que generan empleo en el país. “Con la Ley de Financiamiento, aprobada por este Congreso, disminuimos la
carga de impuestos que estaba asfixiando a las empresas. 

Además, se generaron incentivos en sectores clave como el de las industrias creativas, la agroindustria, el turismo y las inversiones estratégicas”. Aunque el panorama internacional ha sido complejo, Colombia ha venido experimentando un crecimiento económico, en concepto del
mandatario, quien en estos primeros 12 meses se la ha jugado por la tecnología, la innovación, el emprendimiento y el aumento
de la productividad tanto en el campo como en la ciudad. 

 

 

 

 

Presidente_Duque_Apoyo1-01
Durante la instalación de las Sesiones Ordinarias 2019-2020, en el Congreso, Duque defendió la paz con legalidad.
Presidente_Duque_Apoyo3
Con la erradicación de los cultivos ilícitos se busca combatir aún más el narcotráfico y salir, de a poco, del deshonroso listado de países productores de estupefacientes.

Los avances en equidad

Presidente_Duque_Apoyo6
Víctimas del conflicto armado inauguran feria de emprendimiento en Bolívar

Ese es tal vez uno de los pilares en los que más se ha avanzado en este primer año de administración. Además de apostarle a un
presupuesto alto para la educación, lo que le ha permitido a 47 mil jóvenes acceder a la universidad de manera gratuita, el Gobierno Nacional les garantizó el servicio de agua potable a más de 400 mil colombianos y de alcantarillado a cerca de medio millón, mientras que más de 16 mil familias cuentan ahora con luz eléctrica, algunas de ellas con paneles solares, ayudando así al cierre de brechas sociales en el país. 

En materia de vivienda, alrededor de 61 mil hogares ya son beneficiarios del programa Casa digna, Vida digna y más de 140.000 están inscritos en el programa ‘Semillero de Propietarios’, para que con el apoyo del Estado y su propio ahorro, se conviertan en dueños del inmueble. 

En el tema de salud, se aprobó el acuerdo de punto final para sanear las finanzas del sector, mientras en infraestructura, se destrabaron 21 proyectos
estratégicos viales de los 29 que se recibieron. Según el Presidente, en estos primeros 12 meses de gestión, se han dado pasos grandes en la cobertura de atención a la primera infancia, el mejoramiento de la nutrición, la profundización de la jornada única y la gratuidad de la educación superior, elementos esenciales para garantizar equidad a la población colombiana. Se destaca
también el diálogo regional que emprendió el mandatario a través de los talleres Construyendo País, que sirvieron de insumo para el Plan Nacional de Desarrollo en cuanto a
obras y proyectos.

La legalidad ante todo 

Con relación a la legalidad, el balance que presenta el Gobierno también es favorable, sobre todo, en el combate al narcotráfico y los grupos armados al margen de la ley. Además de frenar el crecimiento de los cultivos de hoja de coca, las autoridades lograron desmantelar más de una decena de estructuras criminales en diferentes zonas del país. Aunque se han disminuido delitos como el homicidio, el Ejecutivo reconoce que se deben mejorar cada vez más los sistemas de inteligencia para atacar a la delincuencia común. Entre las acciones que se han emprendido, se destaca la Ruta Futuro, una estrategia integral de lucha contra las drogas que busca abordar el problema desde su cultivo hasta el consumo final.

Aunque el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) ha denunciado el incumplimiento en la implementación de los acuerdos de paz firmados en 2016, el consejero Presidencial para la Estabilización, Emilio Archila, sostiene todo lo contrario. Asegura, por ejemplo, que a los
excombatientes se les ha entregado apoyo financiero y asistencia en salud, para lo cual se han aprobado 24 proyectos productivos y casi 300 a nivel individual. “A quienes están transitando el camino de la legalidad, el Gobierno los apoya, pero quienes reincidan y se rearmen serán perseguidos con todo el peso de la ley”, advirtió Duque Márquez se han aprobado 24 proyectos productivos y casi 300 a nivel individual. “A quienes están transitando el camino de la legalidad, el Gobierno los apoya, pero quienes reincidan y se rearmen serán perseguidos con todo el peso de la ley”, advirtió Duque Márquez.

“ ¡En el ADN de nuestra sociedad están tanto el amor por la libertad como la creatividad, el empuje y nuestra diversidad!”, afirmó Duque al referirse a las oportunidades que se abren para los colombianos al transitar los caminos de la Legalidad, el Emprendimiento y la Equidad"

edicion

Emprendimiento

La Economía Naranja, mediante la cual el Gobierno espera jalonar el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), arrancó con paso firme en varias regiones colombianas. El propósito es promover la cultura y el turismo, así como aumentar la oferta laboral en la industria creativa para contribuir a bajar el desempleo tanto en la zona urbana como rural, que presentó un incremento como consecuencia de la llegada masiva de venezolanos al país y la falta de dinamismo en sectores como el de la construcción. Según informes oficiales, ya se empiezan a dar señales de recuperación, con la reactivación de las obras 4G y acuerdos sectoriales con los gremios de la producción. 

Para incentivar el sector, se eximió de la tributación a todas las empresas que operan dentro del concepto de economía naranja por espacio de siete años. Eso incluiría actividades como la agricultura, las artesanías, el diseño, las artes plásticas y visuales, el cine, la investigación, la música, el sector editorial, la publicidad, el software y los videojuegos, entre otras. Y es que según el Departamento Nacional de Estadísticas (DANE), el año anterior la economía Naranja generó 282.566 empleos directos, convirtiéndose en una gran alternativa para contener la tasa de desocupación nacional en un dígito.

Comparte este contenido en tus redes sociales