Empoderar una niña cambia el mundo #JuntosPorLasNiñas

Concejal de Bogotá, Nelson Cubides.

Colombia está entre los países más desiguales del mundo y es el primero en Latinoamérica. La (OCDE, 2017) indica que necesitamos 11 generaciones para salir de la pobreza. Esta vergonzosa posición afecta a todo el país, pero se agudiza cuando se trata de las niñas; hay discriminación de género y están en desventaja en la sociedad. De los casos diarios de maltrato infantil que recibe el ICFB, el 80 por ciento son niñas.

La UNICEF indica que la desigualad de género se da principalmente en las familias. Muchas niñas son educadas en su rol de amas de casa, las niñas dedican un 50 por ciento más en labores domésticas que los niños. Así mismo un estudio de las universidades de Illinois y Princeton (Nueva York), aplicado a 400 niñas y niños de entre cinco y siete años concluyó que las niñas se creen menos brillantes que los niños. Ideas preconcebidas que tienen un impacto negativo en las aspiraciones profesionales de las niñas en su vida adulta.

No invertir en la educación y el desarrollo pleno de las niñas genera grandes atrasos en los territorios

Las niñas de Usme y todo Bogotá cambiarán la ciudad.

No invertir en la educación y el desarrollo pleno de las niñas genera grandes atrasos en los territorios. Cuando las niñas no terminan la educación básica y secundaria, o no aprenden en la escuela lo que se necesitan para ser productivas como adultas, los costos potenciales son muy altos, en términos de igualdad económica, social y calidad de vida. En Bogotá más de 26.000 niñas y adolescentes no asisten a la escuela. El Banco Mundial afirma que no educar a las niñas, ocasiona a los países pérdidas de productividad e ingresos entre los 15 y 30 billones de dólares.

Solo entre 2016 y 2017 se registraron 25 mil casos de embarazo adolescente (SDE, 2017) que implica una mayor probabilidad de caer en un espiral de pobreza, aumentar el riesgo de mortalidad y desnutrición infantil, afectando en consecuencia su proyecto de vida.

Queremos niñas que sueñen con ser científicas, abogadas, deportistas o artistas. Queremos niñas líderes y empoderadas, que no tengan límites en la ciudad

Por esta razón lideramos desde el Concejo de Bogotá la Creación de los Laboratorios de Liderazgo y Empoderamiento “Juntos Por Las Niñas”, a través de un Acuerdo de Ciudad que establezca una política pública en la materia y permita que las niñas de la capital aprendan a tomar decisiones, piensen con juicio crítico y propositivo, aprendan a ejercer autoridad, respeto de sí mismas y manejen situaciones de crisis para ser mujeres de éxito.

Por ello convocamos a mesa técnica “Juntos Por Las Niñas” donde participaron entidades de orden distrital, nacional y organizaciones sociales para definir lineamientos de política pública e impulsar esta iniciativa que cambiará la historia de las niñas de la ciudad.

Estamos construyendo un mejor futuro para las niñas.

¿Cómo formar niñas líderes y empoderadas?

El afecto es prioritario en el desarrollo integral y aprendizaje de las niñas, si no hay amor siempre habrá algo que falta. Una niña con afecto, será una mujer con autoestima, estará en sintonía con sus emociones y de quienes la rodean.

Es importante saber lo que sienten, piensan y quieren las niñas. Esto permitirá darles confianza y sentir que sus opiniones y sentimientos siempre serán válidos.

 

Las niñas pueden lograr lo que se propongan, no limites sus sueños. Ayuda a explorar sus talentos, motívala y fomenta su interés.

 

A las niñas hay que asignarles responsabilidades, enseñarles a pensar con juicio crítico y propositivo. Ellas también pueden lograr sus metas por si solas.

Permite que las niñas exploren nuevos conocimientos, que se arriesguen a crear e inventar. Es importante nutrir su pensamiento con actividades extraescolares.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 260
  •  
  •  
  •  
    260
    Shares