En busca de un Caribe sostenible

Representante a la Cámara por Magdalena, Franklin del Cristo Lozano de la Ossa.

Colombia se encuentra en una transición histórica hacia la generación de energías no convencionales y, por tal motivo, los congresistas le apuntan a un proceso seguro y benéfico para las regiones. Este es el caso del representante a la Cámara por Magdalena, Franklin del Cristo Lozano de la Ossa, quien llegó al Legislativo para impulsar iniciativas en las que el cuidado del ambiente es su principal objetivo.

Siendo un parlamentario de la Costa Atlántica, conoce a profundidad los temas que atañen a la región como, por ejemplo, las fallas en el servicio que presta Electricaribe con enormes perjuicios para la población de los siete departamentos de la zona norte del país. Es por ello que, para Lozano de la Ossa es importante solucionar todo lo referente a la empresa de distribución y comercialización de electricidad, no solo a nivel financiero sino de mejoramiento del servicio que se presta, para lo cual es necesario utilizar nuevas tecnologías de manera que la transmisión de energía sea mucho más fácil.

Y es que para el parlamentario “Electricaribe tiene muchas fugas ya que la inversión del Gobierno se va para el pago de deudas y el aporte al mejoramiento de redes es muy poca. “Sería mucho más rentable para el Estado que ese recurso, más el que pagan los colombianos, se invierta en proyectos como granjas solares, para que la transmisión de energía sea cercana desde el complejo al municipio”, lo que llevaría a que el costo sea menor para el público. Esta es una de las razones por las cuales el congresista le apuesta a las energías renovables, incentivándolas a través de iniciativas que cambien el modelo de financiamiento.

Cambio del “Cargo por Confiabilidad”

En palabras del propio Franklin Lozano, el cargo por confiabilidad se paga mensualmente en la factura de energía y ese recurso se les entrega a las hidroeléctricas y termoeléctricas con el fin de que cuenten con un colchón que aumente su capacidad de generación de energía, y desarrollen en proyectos nuevos. “Son recursos regalados y algunas compañías las invierten bien, otras no. Como este es un negocio entre privados no puede tener control por parte de las entidades del Estado. Para mí algunas empresas se están derrochando ese dinero”, agrega.

El representante ha aportado al desarrollo económico y social del Caribe desde su labor como legislador.

El proyecto de ley 130 de 2018 lo que hace, en primera medida, es “cambiar el concepto de ese recurso para que sea un dinero público y así la contribución pueda ser auditada por los entes de control” explica el representante a la Cámara por el departamento del Magdalena. El segundo elemento es dividir los recursos que se recogen por concepto del Cargo por Confiabilidad de la siguiente manera: “como estas generadoras lograron trabajar y en el país no sufrimos apagón, proponemos dejarle una cifra fija de más o menos dos billones de pesos. Por otra parte, se destinará una porción del dinero a los subsidios de estratos uno y dos. Y finalmente, queremos inyectar recursos a los fondos especiales que tiene el Ministerio de Minas y Energía, donde se hacen los proyectos para zonas no interconectadas de energías limpias”, subraya el legislador.

Para el congresista, la solución a la crisis eléctrica que padece la Costa Atlántica puede tener parte de la solución en las energías alternativas y “con ese proyecto de ley le estamos dando al Gobierno la posibilidad de financiar este tipo de iniciativas”. El texto plantea además crear un marco regulatorio para la financiación de las inversiones que exige la prestación del servicio de energía eléctrica en el país y para garantizar a los usuarios de la región del Caribe la estabilidad y confiabilidad.

Proyecto de plásticos y otras iniciativas sobre la mesa

Franklin Lozano es coordinador ponente de una iniciativa que busca prohibir en el territorio nacional la fabricación, importación, venta y distribución de plásticos de un solo uso. Con esto se espera controlar la contaminación y reducir el impacto negativo que estos productos generan a los ecosistema y seres vivos. “Para cuidar el ambiente es necesario trabajar en este y otros proyectos responsablemente”, asegura el parlamentario, quien desde el Congreso de la República promueve algunas iniciativas que “servirían mucho para evitar la deforestación en Colombia”.

Una de ellas es ponerle algún tipo de limitación a la venta y comercialización de motosierras, porque según Lozano “cualquier persona va a comprar una herramienta de estas y no tiene registro o no cuenta con ningún control. Por ende, el proyecto de ley lo que busca es que las corporaciones autónomas regionales tengan un inventario de todas las motosierras que se compran para, entre otras cosas, tener un control de accidentes”.

Otro proyecto busca la protección de los árboles y su objetivo es que los municipios tengan las metas anuales de siembra de arbustos dentro de su

Plan de Ordenamiento Territorial. “La ley hablará de una cantidad mínima que debe sembrar cada municipio de Colombia. Lo hacemos para que los esfuerzos que actualmente están haciendo algunas regiones de forestar su territorio no se vea opacado”, concluye Lozano de la Ossa.

Mantener una estrecha comunicación con la población es uno de los principales intereses del congresista Franklin del Cristo Lozano.
Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •