En Guainía hasta ahora está llegando la Constitución de 1991


Columnistas Opinión

Carlos Cuenca Chaux
Representante a la Cámara por el Guainía, Cambio Radical

 

La Constitución política de Colombia de 1991 concibe como entidades territoriales a los departamentos, a los municipios, a los territorios indígenas y a los distritos. Dentro del ordenamiento político-administrativo, la Carta Magna establece al municipio como su entidad fundamental.

Respecto a los nuevos departamentos erigidos con el artículo 309, en el que se ubica el departamento de Guainía, la Constitución facultó de forma extraordinaria y transitoria al Presidente de la República, para expedir decretos con fuerza de Ley mediante los cuales se asegure su debida organización y funcionamiento.

En virtud de estas facultades extraordinarias y, junto con la Comisión Especial Legislativa, el Presidente de la República creó la figura de los corregimientos departamentales mediante Decreto-Ley 2274 de 1991. Los corregimientos departamentales son áreas que no forman parte de ningún municipio, pero fueron catalogados dentro de los trabajos preparatorios al Decreto en mención como “un municipio en potencia”. En el Guainía existen ocho (8) de ellos.

Durante la revisión por parte de la Corte Constitucional, en la sentencia C – 141 de 2001, se advirtió que, debido a la vocación de permanencia en el tiempo, esta figura resultaba insconstitucional, para lo cual resolvió que el legislador, dentro de sus competencias, atribuya a las autoridades competentes la posibilidad de la integración a municipios existentes de estos corregimientos departamentales, para el adecuado funcionamiento, otorgando un plazo de dos legislaturas. El plazo ya caducó y, por lo tanto, hoy la norma que fundamentó la existencia de los corregimientos departamentales no hace parte del ordenamiento jurídico colombiano.


“Teniendo en cuenta que en las zonas que quedarían municipalizadas habitan no solo colonos, sino también pueblos indígenas, es muy importante que la Asamblea Departamental realice todo lo que exijan las normas”


En un intento de dar solución a esta problemática, el Legislador dentro de sus competencias creó la Ley 1551 de 2012, que en su artículo 44 estableció: créense los territorios especiales biodiversos y fronterizos en las zonas no municipalizadas correspondientes a los antiguos corregimientos departamentales. Esta figura de territorios especiales biodiversos y fronterizos fue examinada y, mediante sentencia C – 100 de 2013, se concluyó que desconoce la Constitución y en particular el artículo 286, al crear una entidad territorial diferente a las autorizadas por la misma Carta magna. Argumento que la Corte reiteró en la sentencia C-252 de 2013. Por estas razones, el artículo 44 de la Ley 1551 de 2012 tampoco hace parte del ordenamiento jurídico colombiano.

Por lo tanto, se ha acudido al procedimiento vigente y existente más expedito para poder dotar al departamento de Guainía de entidades territoriales que permitan su adecuado funcionamiento, el cual se expone a continuación.

La Constitución Política de 1991 atribuye a las Asambleas departamentales la competencia de poder crear o suprimir municipios. En concordancia con ello, la Ley 617 de 2000 que modificó la Ley 136 de 1994 estableció en los artículos 15 y 16 los parámetros generales y excepcionales para poder crear municipios. Dentro de la excepción a los requisitos generales, el artículo 16 de la norma anteriormente citada dispone: “Sin el lleno de los requisitos establecidos en el artículo anterior, las asambleas departamentales podrán crear municipios cuando, previo a la presentación de la ordenanza, el Presidente de la República considere su creación por razones de defensa nacional”. De igual forma, para los que “se encuentren ubicados en las zonas de frontera”. Esta excepción también tiene una relación estrecha con el artículo 18 del Decreto 2274 de 1991.

Estas normas se convierten en la única alternativa -legal y constitucional- existente con la que en este momento cuenta el ordenamiento jurídico colombiano, para poder organizar y adecuar las áreas, que no son municipio dentro del departamento de Guainía. En virtud del procedimiento para seguir por esta vía, se cuenta con el concepto favorable, de un lado, del Ministerio del Interior, específicamente, de la dirección de asuntos indígenas, Rom y minorías, y de la dirección de Gobierno y gestión departamental; y del otro lado de la Presidencia de la República que mediante Decreto 1454 del 6 de agosto de 2018 emitió visto bueno para la creación de dos municipios en el Guainía.

Reunidos estos requisitos, y teniendo en cuenta que en las zonas que quedarían municipalizadas habitan no solo colonos, sino también pueblos indígenas, es muy importante que la Asamblea Departamental realice todo lo que exijan las normas con el fin de no vulnerar sus derechos, para lograr la consolidación del ordenamiento político-administrativo que estableció la Constitución de 1991.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
    15
    Shares