En Samacá, “Lo social es tan importante como las obras de infraestructura físicas”

Actualidad Andina Gestión

El alcalde de Samacá, Wilson Castiblanco, considera que el reconocimiento al municipio por el desempeño fiscal en 2016 está ligado al trabajo integral realizado por su administración, el concejo municipal, Juntas de Acción Comunal, empresarios y toda la comunidad, en el que se priorizó la agenda social e infraestructura física para llevar soluciones de impacto a la comunidad. El mandatario ha puesto en marcha proyectos bien planeados  “pensando que es igual de importante lo social como  las obras de infraestructura física.”, incluidos programas para el adulto mayor, la mujer, primera infancia y adolescencia, además una amplia  cobertura de  calidad en salud, educación y servicios públicos.

El mandatario tiene claro que la solución a las necesidades básicas y a incentivar la productividad de la población debe ser el norte de cualquier gobernante. Por eso, desde que llegó a la alcaldía en 2016, se ha preocupado por ejecutar proyectos de gran envergadura que se traduzcan en calidad de vida para sus habitantes. “Hacemos un megacolegio pensando no en los muros, sino en el beneficio que les representará a los estudiantes”, sostiene. En esa línea de acción, se impulsó la Casa de la Mujer, para promover una política de bienestar social a las familias, y la “fiesta sin alcohol”, una iniciativa única en el país.

“Pretendemos no generar paternalismo, sino, que nuestra gente sea productiva, ese es nuestro enfoque y visión,  y hoy desarrollamos proyectos que están encaminados a que  las familias aprendan a hacer una actividad económica para que de esta manera, puedan mejorar la economía de su núcleo”, asegura el alcalde, quien junto con su esposa, Sonia Morales Leal gestora social,  ha asumido el reto de sensibilizar a la población sobre cómo aprovechar las oportunidades, acorde con las potencialidades que tiene el territorio.

Proyectos de emprendimiento

En ese proceso de sensibilización, se dedicaron a preparar a las mujeres de Samacá en proyectos productivos. “Con uno de los mejores peluqueros de Boyacá y asesor de imagen, Jorge Rangel, se les dictó un curso de peluquería y asesoría de imagen. Con ellas, también estamos haciendo una asociación para la producción de todos los elementos de seguridad industrial en nuestro municipio, como overoles y tapabocas”, sostiene el alcalde, quien recuerda que Samacá es el primer productor de carbón en el departamento y el primero en coque (combustible en sólido) del país, además de ser una despensa agropecuaria, turística y ambiental.  Castiblanco considera que entre los habitantes existe el  talento para convertirse en proveedores de todas las empresas. “No hemos aprovechado esa gran oportunidad que tenemos”, insiste.

La clave está en el proceso de saneamiento de las finanzas del municipio, para lo cual se ha trabajado “arduamente” en la recuperación de la cartera  existente en los impuestos, motivación del pago con una inversión transparente, promoviendo el trabajo comunitario y la gestión de recursos en el gobierno departamental y nacional. Además de esto, la responsabilidad social de  empresas como MILPA,  a través de su fundación en cabeza de don Miguel parra y su hijo, el ingeniero Carlos Parra, se han logrado obras sociales y de infraestructura  muy importantes. “Lo hacemos con publicidad, mostrando lo que se está haciendo, de manera que cualquier ciudadano sienta que lo que paga en impuestos es invertido en mejorar la calidad de vida de sus familias”, agrega. Y es que los resultados saltan a la vista. Lo recaudado se ha invertido en programas sociales, productivos, en el mantenimiento y recuperación  de  las vías rurales y urbanas.

“Hemos llegado a sectores donde desde hace ocho años no les habían arreglado su malla vial rural y donde el campesino necesita una buena carretera para sacar sus productos y poder mejorar su calidad de vida”. En  las finanzas, ha sido fundamental la gestión de la administración,  donde ha logrado la cofinanciación de proyectos de inversión para el municipio, con el apoyo del gobernador de Boyacá, Carlos Amaya y las entidades del Gobierno Nacional.

El alcalde considera que el trabajo comunitario ha sido soporte importante para elevar la calidad de vida de la población. Destaca, por ejemplo, el plan maestro de acueducto y alcantarillado, el cual contó con el aporte de la comunidad “generando  sentido de pertenencia en la ejecución de las obras”. Se ejecutaron también 600 metros de pavimento flexible en una vía rural por primera vez en el territorio, aplicando todas las normas del Instituto Nacional de Vías (INVIAS). “Logramos que los empresarios dieran materiales, y la comunidad la mano de obra no calificada.  De esa manera, un proyecto de un valor de 500 millones de pesos, logró realizarse en tan solo 180 millones”, señala el mandatario.

La experiencia ha sido exitosa. Es así como se han pavimentado las calles de los barrios con trabajo comunitario. “Nosotros les damos todo el material y ellos construyen la obra” para su beneficio, agrega.

Con orgullo, el alcalde afirma que Samacá ha mejorado la red  terciaria con recursos propios. Considera que la estrategia del Gobierno Nacional de darle prioridad a las autopistas de Cuarta Generación en los dos primeros años fue buena, pero sacrificó las zonas rurales que necesitaban recursos con urgencia para  mejorar y pavimentar las  carreteras principales y ramales.

“Muy pocos municipios hemos presentado propuestas, ha faltado información del Gobierno sobre los proyectos que realiza. Esperamos que sean una realidad para Samacá en el corto plazo”, subraya el mandatario, quien, sin embargo, no se ha cruzado de brazos y ha gestionado recursos con el departamento de Boyacá  y a nivel nacional para salir del atraso en infraestructura vial rural y urbana.

El alcalde es consciente de la necesidad de mejorar el estado de las carreteras para facilitar a los campesinos la movilización de sus productos, más aún en una región con una topografía montañosa.  “Hasta allá han llegado las obras que benefician a la comunidad, también adquirimos mejor maquinaria, con una inversión de 1.300 millones de pesos, lo que nos permitirá cubrir  más de 300 km de vías terciarias para acceder de manera oportuna a las necesidades de nuestros campesinos, agricultores e industriales, haciendo convites y alianzas comunitarias.

La infraestructura que se ha construido para volver productiva a la gente y avanzar en la transformación del campo es tal vez uno de los mayores logros de la actual administración, que a lo largo de los últimos dos años ha priorizado el trabajo social con las familias del municipio. “Obras como las placas huellas, como el colegio más grande del departamento de Boyacá que se construye en Samacá,  la  remodelación  de redes de acueducto y alcantarillado, pavimentación de vías urbanas, andenes amplios, para mejorar la movilidad de nuestra gente nos satisfacen mucho”, señala  el alcalde de los samaquenses.

El reto es generar procesos de cambio con capacitaciones y  formación que les permita a los habitantes aprender algo nuevo, son  11 escuelas de formación que unen a la familia en teatro, danzas, iniciación en música tradicional (guitarra y requinto), banda fiestera, ballet, bandas sinfónicas y marciales fútbol, patinaje, ciclismo y  futbol sala; todo ello como parte de una estrategia para promover estilos y hábitos de vida saludables   en una  formación integral a  la población.

De eso está convencido el mandatario, para quien Samacá  es una bendición de Dios con su riqueza  ambiental, turística, minera, industrial y agropecuaria.  “Si me preguntan por un renglón de la economía que le falte al municipio, yo diría que ninguno, porque todos los tiene. Lo que pasa es que no nos damos cuenta de lo que podemos ser capaces de hacer”. Por eso, el gobierno local quiere ir mucho más allá, promoviendo actividades donde la población saque sus energías y pensamientos negativos y se dedique a pensar y visualizar el desarrollo positivamente. Los programas de vida saludable, como los ciclo-paseos y la rumba-terapia,  todas las semanas pone a bailar a la gente del pueblo, se han construido más de 500 huertas en las que se les brinda a las personas asistencia técnica para sembrar verduras y hortalizas, criar pollos e impulsar proyectos bovinos, entre otras iniciativas de emprendimiento.

Con el propósito de mejorar la atención al adulto mayor, se ha organizado una atención integral con actividades lúdicas, recreativas y terapia física. “Cuando nosotros llegamos se atendían 19 abuelos en el centro de protección, hoy atendemos más de 300 en seis puntos satélites, distribuidos en todo el territorio,  en donde promovemos actividades lúdico-recreativas, y les entregamos un refrigerio. Son personas muy agradecidas, porque dicen que les cambiamos la vida. Antes se sentían abandonados, nadie los hacía sentir que eran importantes”, asegura. El sueño ahora de la administración es llevarlos a la Costa caribe colombiana para estimularlos.

Se está trabajando en hacer realidad el proyecto de construir un parque temático al estilo de Walt Disney. La iniciativa fue presentada ante la Embajada de Emiratos Árabes y se espera, que, en una reunión prevista para marzo, se pueda seguir avanzando esta propuesta. El alcalde tiene claro que el turismo ecológico va a jugar un papel importante y por eso camina en esa dirección. “Tenemos una particularidad, porque fueron declaradas más de 4.000 hectáreas como parque natural. Es una zona de servicios medioambientales, agua, oxigeno, flora, fauna y biodiversidad, para hacer caminatas ecológicas”, subraya.

La idea es poder congregar a industriales, empresarios y embajadas, como la de Emiratos Árabes,  a la UPTC con recursos de ciencia y tecnología, para estructurar el proyecto, en el que se trabaja desde hace dos años para que se conozca cómo es la minería, a través de actividades didácticas.

Aunque son muchos los proyectos en mente, el alcalde le apuesta a la transformación del campo, a través de un centro agroindustrial que no solo beneficie a Samacá, sino a toda la región, donde se haga todo el proceso de lavado y empaque de la papa y las hortalizas, así como del procesamiento de la leche en un solo sitio.

El mandatario también trabajará fuerte en el área de la educación, con la certeza de que quien estudie “será capaz de transformar la historia de su vida y su familia”. Aunque ya se construyeron tres aulas de bilingüismo y se dotó a las instituciones educativas rurales y urbanas con  equipos de cómputo y tecnología, el propósito es seguir enriqueciendo el aprendizaje a través de intercambios culturales con otros países. “No es importante la popularidad, lo que es importante es la gente para la cual gobierno”, concluye.

 

Comparte este contenido en tus redes sociales