Actualidad Gestión

La capital mundial del vallenato tiene hoy una nueva cara. Ante Colombia, Valledupar es ahora una ciudad mucho más turística, cultural y ecológica. Una de las banderas del alcalde Augusto Ramírez Uhía es trabajar por un territorio con progreso social, participación ciudadana y acercamiento comunitario. Estas son, sin duda, promesas que no se han quedado en el discurso y que son palpables y visibles para la comunidad.

Para hacer de Valledupar un polo de desarrollo en materia económica y social, la alcaldía, bajo la administración de Augusto Ramírez Uhía, le apuesta a dos hojas de ruta estratégicas que, según el mandatario local, harán más efectivo el crecimiento de la región, además de empoderar el ideario colectivo a partir de la familia, entendiendo que la transformación de la sociedad se logra cuando comienza desde su núcleo. “Valledupar nos la entregaron como un adolescente rebelde, hoy es una ciudad señorial con valores y principios, ordenada; una ciudad que entiende que después de Dios, la familia es lo primero, que ha iniciado la reconstrucción del tejido social y, a partir de eso, ya hoy cuenta con una política pública de la familia”, destaca el funcionario.

“Este es el gobierno de las obras”

En palabras de Ramírez, este es un gobierno que, en dos años, ha hecho lo que en cuatro quizá no hicieron muchos alcaldes. Por eso, viene hoy a darle cuentas a sus coterráneos.

  • Está inaugurada la Avenida Fundación, una obra de 36 mil millones de pesos, donde la alcaldía pone las redes húmedas y el sistema estratégico de transporte público con la pavimentación de 2.4 Kilómetros.
La administración de Ramírez consiguió que la cifra de menores muertos por desnutrición llegara a cero.
  • Se inauguró la Avenida 450 años. Proyecto que contempló la construcción de malla vial, espacios públicos, ciclo ruta y redes de acueducto, alcantarillado sanitario y pluvial.
  • Se está construyendo con la gobernación la Avenida 27, donde se han pavimentado más de seis Kilómetros, haciendo reposición de la malla vial y tapando más de tres mil huecos en la ciudad.
  • Se construyó la nueva casa de la cultura y una nueva escuela de música.
  • Se está interviniendo la emblemática plaza Alfonso López y el centro fundacional de la ciudad. Toda esta inversión del centro histórico es de 46 mil millones de pesos.
  • Se están por adjudicar obras importantes, como la Plaza del Patillal , y están por iniciar las obras de La Casa en el Aire, el Parque de La Provincia, la Plaza Principal de Maríangola, de Valencia, Los Corazones, entre otros.
  • Construcción y adecuación de parques en la zona rural y urbana.
  • Optimización del acueducto regional que beneficiará a cuatro corregimientos del norte de Valledupar, con una inversión de 5 mil millones de pesos.
  • Construcción de pavimentos, placa huella y mejoramiento de vías rurales por cerca de 10 mil millones de pesos.

A través de un plan de acción que potencialice la economía local, la agencia ProValledupar cuenta con unos ejes programáticos importantes para el desenvolvimiento económico de la ciudad, a través de la formalización del empleo, la consolidación del Agrópolis y el fortalecimiento empresarial y turístico de la zona. De acuerdo con el último reporte de la Cámara de Comercio, el 2017 fue el año donde más empresas se constituyeron en la capital del Cesar. El Departamento Nacional de Planeación (DNP) reconoció, a su vez, el trabajo de la administración, por ser el territorio que más facilita la creación de compañías comerciales y empleo en la región.

Lo que ha hecho este gobierno ha sido nada más y nada menos que develar el ADN de Valledupar y potenciarla como destino turístico, natural y ecológico. “Nos hemos dado a la tarea de ordenar la ciudad, limpiarla, embellecerla y equiparla culturalmente para que atraiga a turistas”, afirma el burgomaestre.

Pero, sin duda, el detonante más fuerte que tiene la urbe para dinamizar su economía e inversión es la celebración del Festival Vallenato, el cual reportó en su última versión la llegada de más de 160 mil turistas en solo cuatro días. Estas cifras acompañan la gestión de un gobierno que entendió que el turismo es y seguirá siendo una fuente dinamizadora de economía e inversión que mueve cerca de 40 subsectores, como la oferta hotelera, el comercio, las agencias y el transporte, entre otros.

Gracias al fomento y la protección del valor de la vida, la salud, educación, el deporte, la cultura ciudadana y la inclusión social, la Alcaldía de Valledupar ha mostrado avances significativos en todos los frentes.

Los resultados hablan por sí solos, pues en el último año la cifra de niños muertos por desnutrición fue de cero, los embarazos no deseados en adolescentes disminuyeron en un 43% y los indicadores sobre violencia intrafamiliar están por debajo del 40%.

Con estas dos grandes apuestas transita la administración local. El éxito de la tarea desarrollada por Ramírez ha estado en la articulación institucional, en tener aliados estratégicos como la Gobernación del Cesar y el Gobierno Nacional, así como varios gremios del sector privado, la academia, el comercio y la misma comunidad. “Hemos hecho empoderamiento social, institucional y abierto espacios de diálogo. Esto ha permitido que oficialicemos la inversión más grande en la historia de Valledupar”, sostiene.

El alcalde ha reiterado su compromiso de impulsar el desarrollo sostenible, competitivo y equitativo del sector agropecuario, así como el mejoramiento del nivel de vida de la población rural, a través de la estrategia Agrópolis, la cual se basa en la oportunidad y el crecimiento de la ciudad agraria. 

Para que esto fuera posible, se llevó a cabo una titulación de predios a favor del campesinado, la tecnificación del campo, la bancarización, el mejoramiento de vías terciarias y la comercialización de los productos por los mismos campesinos. De esta manera, afirma el alcalde, se abren los espacios y la logística para que la persona que produce pueda vender la cosecha sin intermediarios.

La reactivación del sector rural cuenta con un elemento social que le brinda las condiciones necesarias a la gente para que no tenga que emigrar a las ciudades, pues “Agrópolis nos ha permitido darle una mirada más responsable al campo y garantizar más equidad a la inversión. Así como se invierte en el casco urbano, hay que invertir en el campo”, asegura.  

Hasta el día de hoy se ha destinado la mayor inversión en toda la historia de Valledupar para mejorar las condiciones de vida de su población. Se estima que alrededor de 100 mil millones de pesos serán distribuidos en infraestructura vial, educación, salud, servicios públicos y proyectos productivos.

Se tienen estadísticas históricas, por ejemplo, en 2016 se alcanzó la tasa de homicidios más baja de los últimos 40 años. Una cifra que se sostiene y que espera seguir descendiendo con el paso del tiempo. Disminuyeron también el hurto de vehículos y el robo a locales comerciales y a residencias. “Hoy por hoy tenemos una fuerza pública bien dotada. Es el gobierno que más ha entregado dotación y equipamientos, alarmas comunitarias”, subraya el mandatario.

La administración cuenta con un plan integral de seguridad y convivencia ciudadana que gira sobre ejes estructurales como son la prevención, el control, la judicialización ejemplarizante y la resocialización. “Contamos con un diagnóstico georreferenciado y situacional del delito. Tenemos un plan de acción para cada zona de la región. Vamos revisando cada estrategia y haciendo los ajustes necesarios”, agrega. Aunque aún hay metas por cumplir, es claro que hay un compromiso y un plan operativo que está dando resultados positivos.

Con un exitoso homenaje a Carlos Vives, el Festival de la leyenda Vallenata reunió este año a más de 160 mil turistas y dinamizó cerca de 200 mil millones de pesos en cuatro días del evento. La llamada también Ciudad Verde de Colombia se ha estado mostrando como un destino fuerte y emblemático en la esfera nacional e internacional.

Este festejo ha ido evolucionando al compás del desarrollo social y económico. El éxito es innegable, pues cada año cerca de 200 medios de comunicación de todo el país y del mundo participan en el cubrimiento del certamen. “Valledupar sí avanza porque hay compromiso por lo que hacemos, porque tenemos una visión a futuro de un territorio con progreso, transformado, humano y de cultura ciudadana”, asegura el gobernante local.

Los acuerdos le han permitido a la población del Cesar y su capital tener más esperanza, ya que sobre ellos se alimentó el ánimo de un país mucho mejor. “Creemos en el proceso porque fuimos víctimas del conflicto armado, y los que vivimos la guerra en carne propia no queremos volver a repetirla”, afirma Ramírez.

Es por eso que la administración local le ha estado apuntando a proyectos en el Fondo de Paz, los cuales permiten destinar recursos a las zonas más afectadas por la confrontación militar. A partir de eso, cuenta el alcalde, se da una transformación rural para que la ciudadanía cuente con la participación de actores locales, darles también protagonismo en la toma de decisiones y tener un cooperante que entienda su problemática.

Aunque Valledupar vivió una etapa cruda de violencia, el mandatario se ha mostrado dispuesto a seguir defendiendo los derechos de las víctimas en cuanto al logro de la titulación de sus predios, la tecnificación del campo, el mejoramiento de las vías y la rehabilitación de distritos de riegos y pozos profundos.

Gracias a la gestión del mandatario local, quien siempre ha estado empoderado con sus ideas, Valledupar hoy muestra una cara diferente, más atractiva y con un prometedor futuro. “La gente ha recuperado la credibilidad, la confianza en la institución, se siente parte del proceso y hoy encontramos acciones positivas. Por eso amo a esta ciudad, porque es donde la ciudadanía muestra su compromiso por el territorio”, dice Ramírez.

Hoy se puede decir que el crédito no es solo de la administración sino de la gente. Gran parte de la transformación de Valledupar se debe al éxito en la articulación de estrategias y aliados que apoyan el proceso. Un factor que hasta el día de hoy ha arrojado resultados más allá de lo esperado y que está mostrando la nueva cara de este bello territorio.   

“Acompañamos el discurso con hechos. Hemos invertido recursos importantes en la reconstrucción del tejido social, además de trabajar con los líderes y lideresas para llevar a cabo proyectos de alto impacto social”, concluye. 

Alcalde de Valledupar, uno de los mejores gobernantes de Iberoamérica

El reconocimiento como uno de los mejores gobernantes de Iberoamérica  fue recibido por el alcalde de Valledupar, Augusto Daniel Ramírez Uhía, en ceremonia especial cumplida en ciudad de México, donde le fue entregada la estatuilla Maya 2018, por su trabajo, políticas y acciones aplicadas en su labor administrativa en la ciudad de Valledupar. 

Las múltiples obras de infraestructura en parques, recuperación de la malla vial y construcción de nuevas vías, programas como La Familia es lo Primero, entre otras acciones, fueron las que permitieron este reconocimiento.

El premio fue otorgado por el Instituto Mejores Gobernantes de México, una organización de la sociedad civil que busca promover y exaltar el trabajo de los servidores públicos.

Con este reconocimiento, la ciudad de Valledupar traspasa las fronteras y aparece en la agenda de los líderes de Iberoamérica, quienes se mostraron interesados en las diferentes políticas que se vienen implementando en el municipio.

El alcalde de Valledupar fue reconocido en la Ciudad de México como uno de los mejores gobernantes de Iberoamérica.
Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 1
  •  
  •  
  •  
    1
    Share