En Villavicencio, “La cosa es haciendo”

En Villavicencio, "la cosa es haciendo" Alcalde Wilmar Orlando Barbosa
Gestión Personajes Vivienda

A pocos meses de finalizar su gestión, el alcalde de Villavicencio, Wilmar Orlando Barbosa Rozo, ha logrado visibilizar a la ciudad, conocida como la “Puerta al Llano”, en el ámbito nacional e internacional. Esta tarea ha sido complementada con una ambiciosa política social que ha incluido el desarrollo de programas de vivienda, educación, agua potable y saneamiento básico, entre otros, los cuales no solo han dignificado la vida de los villavicenses, sino que han mostrado un avance notable en materia urbanística en la capital del Meta.

Barbosa Rozo no quiere ser reconocido como “el alcalde de la educación”, o “el alcalde de la salud” o “el alcalde del agua”, sino por las acciones integrales que emprendió en estos cuatro años para dejarle verdaderas soluciones a los problemas de la ciudad en el mediano y largo plazo. “Siempre estuvimos convencidos de hacer de Villavicencio una ciudad con desarrollo sostenible, que se perfile, por fin, a las siguientes décadas. De tal manera que estrategias como la revisión excepcional del POT u obras claves para solucionar problemas históricos en el servicio del acueducto, la ejecución de programas de vivienda en las zonas urbana y rural, la inversión en el campo, en educación, en el sector salud, etcétera, no son inversiones

pensadas en lo inmediato sino en el futuro, de una manera planeada”, señala el mandatario.

Y es que su trabajo fue fruto de una visión que le permitirá a Villavicencio tener un crecimiento sostenible en el tiempo. “La ciudad está proyectada a que el siguiente
alcalde, inmediatamente terminado nuestro gobierno, tenga los recursos para poder continuar obras e iniciar sus proyectos. En fin, no nos destacamos por una acción, sino por hacer parte de una integralidad de administración pública que en conjunto permitió solucionar graves problemas y desafíos que impedían su eficiente gestión de territorio, defendiendo los intereses generales de la ciudad”.

Obras en la escuela de la vereda Barcelona.
Obras en la escuela de la vereda Barcelona.
Importantes obras de vivienda se efectuaron en la administración de Wilmar Barbosa
Importantes obras de vivienda se efectuaron en la administración de Wilmar Barbosa.

Al terminar su periodo como alcalde, el próximo 31 de diciembre, Wilmar Barbosa Rozo entregará un municipio en categoría uno, financieramente saludable, debido a que la firma Fitch Ratings subió a A+(col) y F1+(col) las calificaciones en escala nacional de largo y corto plazo, respectivamente, y determinó que la perspectiva de la ciudad es estable. Adicionalmente, la Contraloría Delegada para Economía y Finanzas Públicas, certificó que Villavicencio cumple con el indicador de gastos de funcionamiento con Ingresos Corrientes de Libre destinación (ICLD), según lo establecido en la Ley 617 del año 2000. Su administración deja igualmente un municipio con diversos procesos certificados por el Icontec, con proyectos muy importantes para su futuro en temas como agua potable, salud, educación y vías, que ya están en ejecución y con recursos asegurados. “Entregamos una Villavicencio visibilizada y protagonista tanto nacional como internacionalmente, y con relaciones directas con organismos multilaterales como ONU Mujeres, ONU Hábitat, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), entre otros. Tenemos la tranquilidad de que no hay nada escondido y más aún, estamos adelantándonos al empalme con el próximo gobierno, ya que hemos avanzado en el proceso de alistamiento de todo lo establecido por el Gobierno Nacional”, subraya el mandatario.

Por primera vez en la historia de Villavicencio, un gobierno local ejecuta un programa de vivienda rural. En la primera fase del proyecto se entregaron 63 unidades nuevas y 153 mejoramientos para casas ya construidas en 44 veredas del municipio, mientras que en la segunda fase el número de inmuebles para estrenar llegó a 33 y los mejoramientos a 55. En la tercera etapa, que ya está en proceso, se entregarán 31 viviendas nuevas y se harán reparaciones a otras 30. Este programa, que inició el Gobierno ‘Unidos Podemos’ con la convocatoria en abril del 2018, beneficiará en sus tres fases a 365 familias residentes en 56 de las 77 veredas de Villavicencio. A ellas se llegó con un total de 127 viviendas nuevas y 238 mejoramientos de otras ya existentes, para lo cual la administración municipal invirtió más de 4.500 millones de pesos, logro que ningún otro gobierno local había conseguido. de manera tan ambiciosa para impactar en materia de vivienda para los campesinos de la capital del Meta.

Luego de culminar exitosamente los proyectos que recibió sin terminar de administraciones anteriores, el Gobierno ‘Unidos Podemos’ emprendió el primer plan habitacional propio: el Programa de Vivienda de Interés Prioritario para Ahorradores (VIPA) ‘La Unión Parque Residencial La Madrid Etapa V’, que contempla la construcción de 1.000 unidades nuevas. Se inició en el segundo semestre del 2018 y está próximo a entregar las primeras 400 casas. Estará completamente finalizado en diciembre de 2019. El valor total de cada inmueble se financia con aportes del Ministerio de Vivienda ($23 millones), el municipio de Villavicencio ($19 millones) y cada familia beneficiaria ($10,5 millones) a través de un ahorro programado. El proyecto VIPA en La Madrid, que quedará con vías totalmente pavimentadas y servicios públicos garantizados, ha tenido en cuenta a madres cabeza de hogar, madres FAMI y Comunitarias, población Afro, Raizales, LGBTI, Víctimas, desplazados y reubicados; se reservó el 10% para población en condición de discapacidad, cuyas viviendas serán acondicionadas a las necesidades de los beneficiarios.

Entre 2016 y 2018, la administración terminó los proyectos habitacionales que recibió inconclusos: las primeras cuatro etapas de la Ciudadela La Madrid, que llegó a tener seis años de abandono; la urbanización ‘Betty Camacho’, también con los mismos años de atraso, Pinares de Oriente que llevaba nueve años a la deriva y la urbanización San Antonio, que completó 16 años sin avances. De esta manera, el gobierno municipal ha construido y entregado 4.771 viviendas de interés social nuevas, distribuidas así: en la urbanización San Antonio 958, en La Madrid 1.874, en la urbanización Betty Camacho otras 1.322 y en Pinares de Oriente 617 unidades más. 

Los programas de vivienda del alcalde Wilmar Barbosa han permitido que cerca de 5.000 familias vulnerables hayan cumplido ahora el sueño de tener casa nueva y propia.
Los programas de vivienda del alcalde Wilmar Barbosa han permitido que cerca de 5.000 familias vulnerables hayan cumplido ahora el sueño de tener casa nueva y propia.

Más de 5.000 habitantes de los barrios Quintas de San Fernando, Villa Hermosa y Juan Pablo II, tienen por fin un alivio a la problemática de aguas negras que por cerca de dos décadas padecieron. Gracias a una inversión de 12.800 millones de pesos de regalías del Departamento del Meta, el Gobierno ‘Unidos Podemos’ inició en el 2018 la construcción de 8,3 kilómetros del alcantarillado para ese sector de la Comuna Siete de Villavicencio, que ya se terminó y que hace menos de un mes empezó a operar como solución definitiva.

Por otra parte, el alcantarillado pluvial del barrio San Carlos está en construcción, gracias a que se gestionaron ante el Ministerio de Vivienda 5.900 millones de pesos para instalar cerca de 4,0 kilómetros de tubería, sumideros y colectores, que solucionarán los problemas de inundaciones por lluvias en al menos siete barrios en la Comuna Cuatro.

Con más de 60.000 metros lineales de tubería, la Alcaldía a través de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), superó en más del 50 por ciento las metas que se había propuesto de renovación de redes de acueducto y alcantarillado sanitario en las ocho Comunas de la ciudad.

Después de más de 20 años de dificultades en su operación, como consecuencia de derrumbes y crecientes de quebradas y del río Guatiquía en temporadas invernales, el acueducto de Villavicencio tendrá por fin una nueva fuente de captación para afrontar con tranquilidad emergencias futuras.

Las gestiones del Gobierno ‘Unidos Podemos’ que comenzaron en 2018, por fin se cristalizaron con el visto bueno a los 15.990 millones de pesos que se requieren para construir la primera fase de la nueva bocatoma en la quebrada Blanca, que estará ubicada en la vereda Santa María Alta. La financiación total se logró con aportes del Ministerio de Vivienda y la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo (UNGRD) ($10.000 millones), Ecopetrol ($5.840 millones) y el municipio a través de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAV) ($159 millones). El proyecto, que está próximo a adjudicarse, contempla inicialmente una línea que interceptará la tubería del acueducto actual y su construcción se estima en un tiempo de seis meses, es decir que el próximo año la obra estará terminada, quedando como una alternativa real de solución.

Además, la administración inició en 2018 el proyecto de sectorización hidráulica del sistema de acueducto, con el objetivo de disminuir significativamente las pérdidas de agua en la ciudad (Actualmente las pérdidas son del 54%) y mejorar la presión con la que llega el líquido en cada uno de los sectores atendidos a través de sus redes de distribución. Gracias a una inversión que supera los 26.000 millones de pesos, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV) instalará tecnología de punta en 15 puntos estratégicos e implementará un Centro de Monitoreo en la sede principal de la entidad. 

Por primera vez en 42 años de operación, la Planta de Tratamiento de Agua Potable (PTAP) de La Esmeralda empezó a finales de 2018 a ser modernizada gracias a una inversión de 44.000 millones de pesos ($30.000 millones aportados por el Ministerio de Vivienda y los otros $14.000 millones por el municipio), lo que la dejará como una de las más modernas de Suramérica.

La optimización de la PTAP contempla ampliar la capacidad de tratamiento de 1.600 a 2.000 litros por segundo, además del mejoramiento de las redes de llegada del agua que se capta de la quebrada La Honda y de las estaciones de Bavaria y Puente Abadía, que captan del río Guatiquía. Igualmente, se realizarán trabajos de mejoramiento de los tanques de floculación, sedimentación y decloración, y de optimización y ampliación de cerca de una veintena de tanques de filtración; al igual que se instalarán equipos para optimizar el tratamiento del agua que llega con alta turbiedad, se construirá el área administrativa y se mejorarán las vías de acceso a la planta.

El Gobierno ‘Unidos Podemos’ comenzó en el 2018 un arduo trabajo en múltiples frentes para emprender proyectos de construcción con inversiones superiores a los 50.000 millones de pesos, o también la recuperación y mantenimiento de vías urbanas. “Estamos interviniendo vías y construyendo nuevas para, de manera estratégica, dar solución a los problemas del embotellamiento. Por ejemplo, los residentes de la Comuna 8 ya tienen una nueva opción para hacerle el quite al trancón que se genera en la vía hacia Acacías en las horas pico. Se trata del tramo Amarilo- Rincón de las Margaritas que ya empezó a descongestionar el trayecto.

Voluntad política, gestión predial y el uso adecuado de herramientas clave para el desarrollo urbano como la plusvalía, hicieron posible entregar a Villavicencio la primera, de las cuatro etapas, que conectarán el sur de la ciudad, puntualmente en el sector Rincón de las Margaritas con la urbanización Amarilo y Multifamiliares los Centauros en menos de cinco minutos. Esta primera etapa de 488 metros lineales empalmará con otra vía nueva de 998 metros, que paralelamente se construye actualmente para desembocar en el corredor ecológico, frente a Multifamiliares Los Centauros, con inversión de 7.225 millones de pesos también por plusvalía. Mediante esta figura igualmente se construye la extensión de la carrera 34Bis (400 metros), para complementar las soluciones viales en el sector de Multifamiliares Los Centauros y el anillo vial, con inversión de $3.600 millones.

Por otra parte, está a punto de entregarse la transformación de la antigua glorieta de
Villacentro y sus intersecciones con la avenida 40 y la carrera 40, tal vez el sector más neurálgico del tráfico vehicular en la capital del Meta, obras en las cuales la Alcaldía invierte 25.200 millones de pesos.

Este año, con el banco de maquinaria amarilla que compró el municipio, cuya inversión ascendió a los 9.000 millones de pesos, hecho que nunca se había dado en la capital del Meta, se incrementaron los esfuerzos para entregar una malla vial con un mejoramiento sin precedentes, que se necesitaban y que ningún Gobierno se había atrevido a enfrentar.

La educación y el deporte tuvieron una gran inversión durante el cuatrienio, en beneficio de los jóvenes.
La educación y el deporte tuvieron una gran inversión durante el cuatrienio, en beneficio de los jóvenes.
Obras viales van en complemento con la expansión de vivienda urbana en Villavicencio.
Obras viales van en complemento con la expansión de vivienda urbana en Villavicencio.

Reclamo del alcalde al gobierno por cierre de vía al Llano

  • Se calcula que fueron 2,3 billones de pesos las pérdidas en los más de tres meses de cierre de la vía.
  • La salud ha dejado de recibir más de $4.000 millones solo por concepto de consumo de cerveza, que dejó de llegar al Meta.
  • Para el Torneo Internacional del Joropo hubo una ocupación hotelera del 38%, con ocupaciones en años anteriores de 75% y 80%. Solo en Villavicencio más del 50% del personal que trabajaba en hoteles y restaurantes tuvo que ser despedido.
  • “El gremio hotelero estaba perdiendo 1.300 millones de pesos diarios y tuvo 93 por ciento de cancelación de reservas y la temporada de mitad de año pasó en blanco” según el alcalde.
RECLAMO DEL ALCALDE AL GOBIERNO POR CIERRE DE VÍA AL LLANO
  • “Este cierre que aún padecemos se extenderá hasta que se construyan las obras que deben levantarse para contener la montaña no solo en el km 58, sino en otros 120 puntos críticos que tiene la vía”.
  • “Lo que hemos dicho es que las vías alternas no son vías, ni alternas. No aguantan un peso como el que debe soportar una carretera que transporta carga, pasajeros, combustible, etc”.
Comparte este contenido en tus redes sociales