Actualidad Cámara de Representantes Caribe Gestión

Al nuevo Congreso de la República llega María Cristina Soto de Gómez, una mujer emprendedora que tendrá como misión mejorar las condiciones de desarrollo económico y social de La Guajira, departamento al cual buscará visibilizar desde la Cámara de Representantes a partir del 20 de julio próximo.

María Cristina Soto de Gómez es esposa, madre de cuatro hijos, abuela de siete nietos y empresaria. A su lista de roles se suma ahora el de representante a la Cámara por el departamento caribeño de La Guajira, un papel que asumirá en pocas semanas, después de conseguir 42 mil votos como apoyo a su aspiración y 61.197 como cabeza de lista del Partido Conservador en la región.

La líder guajira que se define como guerrera, osada y firme en los compromisos que adquiere con la población, llega al Legislativo a trabajar arduamente por su departamento con el principal reto de ayudar a solucionar los problemas que hoy en día aquejan a su comunidad. “Nuestro propósito es trabajar por La Guajira, rescatar la dignidad que hoy hemos perdido y trabajar mucho por la región que está en una crisis total”, afirma la nueva parlamentaria.

Para ello, María Cristina se ha propuesto trabajar las 24 horas del día, así como dejar en la labor que ejercerá como congresista gran parte de su esencia de mujer y madre. “Nosotras somos más sensibles, más humanas, sin demeritar al hombre, y esa parte tenemos que explotarla”, señala la también empresaria, quien está al frente de un negocio familiar que funciona hace 25 años, dedicado a transportar el carbón que se produce en la mina de “El Cerrejón” hasta el vecino puerto de Santa Marta, para su exportación.

Indígena Wayú de la ranchería Flor del Paraíso, abrazando a la representante María Cristina Soto.

“Me impulsa la misma necesidad de la gente, el compromiso que tenemos de ayudarlos. No me podía quedar quieta en la casa viendo los problemas y las dificultades de mis hermanos guajiros”, expresa Soto, quien en dos oportunidades se había postulado a la Alcaldía de Barrancas con el deseo de poner sus conocimientos y experiencia en el campo social al servicio de la población.

Ese mismo anhelo de ayudar a la comunidad, lo mantendrá en el Congreso, desde donde espera contribuir al desarrollo del departamento. Para ello, la representante concentrará sus esfuerzos en sacar adelante iniciativas como la modificación de las regalías, la defensa de la autonomía de las regiones, la recuperación de la dignidad, la inversión social y la explotación del turismo como motor de la economía local.

Consciente de que es el principal problema que tiene la Península de La Guajira, la nueva congresista espera conseguir el apoyo necesario del Estado para garantizarle el servicio a sus habitantes. “La gestión que vamos a empezar es la de poder culminar la represa del Río Ranchería, la cual riega 18 mil hectáreas, generaría 45 mil empleos y les daría agua potable a nueve municipios”, asegura.  

De manera paralela, la representante le apunta a que le sean devueltos a su departamento al menos el 50% de las regalías, las cuales son indispensables para mantener y mejorar la inversión social en las zonas urbana y rural. “Con el nuevo sistema de regalías, la región quedó sin la capacidad financiera para poder asumir temas como los subsidios educativos para los jóvenes”, admite la electa parlamentaria, quien lamenta que los jóvenes de la región no tengan como estudiar. “No tienen capacidad económica para poder pagar la matrícula, por lo que tenemos que gestionar también la nacionalización y la financiación de la Universidad de La Guajira”, agrega.

La nueva congresista tiene claro que este es un asunto que debe estar entre sus prioridades, una vez asuma su curul en la Cámara. “La desnutrición es algo que ha golpeado mucho a nuestros hermanos Wayú. Este es un tema nacional, porque no hay la suficiente atención del Gobierno y los alimentos no están llegando”, sostiene Soto. 

Considera que haber llegado al Parlamento en representación de la mujer es un logro muy grande “porque muchas veces no nos miran igual. Estamos defendiendo la liberación femenina en todos sus aspectos y en lo mejor que encierra la palabra. Es el momento de empoderar a la mujer guajira”, señala Soto, quien también se ha destacado en el ámbito empresarial, siendo merecedora de un reconocimiento por parte de la Cámara de Comercio y la Asamblea Departamental de la Guajira, en el 2006.

La representante María Cristina Soto visitando la ranchería Puerto Estrella, en recorrido por la Alta Guajira
Comparte este contenido en tus redes sociales