España, el país de las mil maravillas

Actualidad Diplomacia

La España del siglo XXI demuestra ser una nación que sabe superar sus crisis y encontrar la victoria. En medio de todos los problemas que pudo atravesar en los últimos años, este país se levantó como un pionero en turismo comercial y empresarial. Sus incomparables paisajes lo han posicionado como uno de los destinos predilectos a nivel mundial.  

Pese a que la historia entre ambos países no tuvo un comienzo ideal en la época colonial, la nación suramericana hoy goza de todos los beneficios que ofrecen los negocios e inversiones del país del viejo continente. España no solo se convirtió en el tercer lugar a donde más viajan los colombianos, gracias al retiro de la visa Schengen, sino que se consolidó como el segundo inversor en Colombia con más de 450 empresas presentes. Una presencia que puede ser mayor en el futuro, teniendo en cuenta las nuevas condiciones de seguridad que ofrece el país andino, tras la firma de los acuerdos de paz.

Pero el fortalecimiento de la relación entre las dos naciones no solo pasa por el comercio. Con el nuevo embajador de España en Colombia, Pablo Gómez de Olea Bustinza, se han estrechado también los vínculos culturales y educativos. El diplomático llegó no solo con la misión de profundizar la cooperación bilateral, sino de ponerla en el plano humano.

Pablo Gómez de Olea Bustinza. Licenciado en Derecho. Estuvo a cargo de la Segunda Jefatura de la Embajada de España en Mozambique, ha sido jefe de servicio de Asuntos Atlánticos en la Dirección General de Asuntos Internacionales de Seguridad y subdirector general adjunto de Asuntos Internacionales. Fue segundo jefe en la Embajada de España en Paraguay y subdirector general de México, Centroamérica y países del Caribe, y segundo jefe en la Embajada de España en Colombia. En 2008 fue nombrado consejero en la Representación Permanente de España ante la ONU con sede en Ginebra, y desde enero de 2012 era director general para Iberoamérica. Actualmente es el embajador de España en Colombia.

La oficina diplomática se puso manos a la obra para impulsar la visita de ciudadanos españoles hacia las riquezas naturales que ofrece el territorio colombiano, algunas de ellas inexplotadas durante muchos años por problemas de violencia interna. Es así como actualmente existen más de 14 vuelos entre España y Colombia, con líneas directas desde Cali, Medellín y Bogotá, y del otro lado, desde Madrid y Barcelona. Se espera que los intereses de empresarios del sector turístico se dirijan hacia la inversión en las zonas costeras de la nación cafetera, para la creación de hoteles y demás opciones que ofrece el ecoturismo local.

Con el levantamiento de la visa, el desplazamiento de viajeros colombianos hacía el país ibérico también ha experimentado un crecimiento. Los ingresos por concepto de turismo se han incrementado el 50% en el último año, lo que deja satisfechas a las autoridades españolas frente a los resultados que ha arrojado la medida.

Desde la Embajada se puso en marcha el proyecto Foco Cultura España-Colombia. “Es una iniciativa de acción española que significa que durante un año y medio vamos a intensificar los aportes en este sector y las actividades de promoción cultural de nuestro país en Colombia”, explica el diplomático. Este programa se ha puesto en marcha en plataformas como el Festival Internacional de Cine de Cartagena, donde participaron más de 14 representantes del mundo cinematográfico de la nación ibérica.

En esa misma línea de acción, se consiguió la intervención de 14 escritores en la Feria del Libro de Bogotá 2018. La idea es que, en un futuro, a través de este proyecto, España haga presencia en las diferentes ferias que se celebren en todo el país, así como en algunas galerías colombianas para que sirvan de escenarios de pinturas de artistas de la nación europea. Por ejemplo, el Museo de Antioquia tendrá el privilegio de exhibir la exposición del Pabellón Universal del año 38.

El objetivo final de este intenso trabajo que se ha realizado junto a la Consejería Cultural de la oficina diplomática y de otras instituciones, como la Fundación Carolina y Acción Cultural Española, será la creación de un Centro Cultural de la Embajada de España en Bogotá.

En el ámbito comercial, las empresas españolas encontraron un ambiente óptimo para el desarrollo de sus inversiones en el país suramericano. “España es el segundo inversor en Colombia después de Estados Unidos con más de 16 mil millones de euros de inversiones y con más de 450 empresas presentes”, destaca el embajador.

La alta presencia de empresarios españoles ha favorecido especialmente a la capital colombiana. “En Bogotá y su área metropolitana somos la inversión extranjera que genera más empleo, y somos de las inversiones internacionales que producen más oficio en Colombia a nivel global”, sostiene el diplomático.

Pero los esfuerzos van mucho más allá. A través del Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea, España ha consolidado sus productos en Colombia en el sector agroindustrial, de energías, flores e infraestructuras. Gracias a la celebración de encuentros comerciales con representantes del sector privado de ambas naciones, las negociaciones han arrojado resultados positivos con hasta dos mil millones en exportaciones e importaciones.

Desde la firma del Acuerdo de Cooperación Conjunta entre España y Colombia (MOU por sus siglas en inglés), la presencia de compañías europeas interesadas en el sector de infraestructura ha tenido un crecimiento considerable. El esfuerzo del país ibérico por llevar a la nación cafetera su conocimiento y experiencia en ese frente, se ha visto reflejado en su colaboración continua en temas ferroviarios, de puertos y aeropuertos. Entre los proyectos más destacados se encuentra la construcción del Puente Pumarejo en la zona norte del país, desarrollado por una firma europea. Este viaducto es considerado como el más atirantado de toda Colombia.

Caminar por las calles de Barcelona es una experiencia inolvidable que convierte su arquitectura en una delicia para los ojos de los viajeros, mientras ir a Madrid a tomar una ‘cañita’ y disfrutar de churros con chocolate en la Plaza Mayor y después trasladarse al escenario vivo de un cuento de hadas en Toledo, es tan solo una pequeña parte de lo que significa respirar, disfrutar y vivir España en todo su esplendor.

En este rincón del continente europeo, la historia, las estructuras coloniales, los mares cristalinos y las playas blancas son algunos de los componentes del encanto que atrapa a propios y extraños. Al pisar el suelo de la llamada ‘madre patria’ es necesario conocer las rutas que lo llevarán a Cataluña, Murcia, Valencia o, ¿por qué no?, vivir una experiencia diferente en el tradicional zoológico al visitar el Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

Por otra parte, el turismo de negocios se convierte también en un gran atractivo en este territorio de historias, artes y cultura. El país es reconocido por ser una de las potencias mundiales en cuanto al servicio y oportunidades que ofrece para encuentros y actividades empresariales.

 

Comparte este contenido en tus redes sociales