Actualidad Caribe Gestión

“Esperamos que el Presidente nos proteja”

Alcanzar la solidez financiera a mediano plazo, para satisfacer las necesidades básicas de la comunidad de María la Baja, volver más competitivo el municipio a nivel nacional y garantizar la educación a sus habitantes para asegurar un mayor desarrollo, han sido los principales retos del mandatario, quien está convencido de que se está experimentando un verdadero cambio, en el que han primado la transparencia, la equidad y la eficiencia para el beneficio común.

Aunque la región ha tenido avances en lo social con el mejoramiento del servicio de acueducto y alcantarillado, aún acusa problemas de infraestructura vial. Pese a que bajo la actual administración se han pavimentado y construido más de tres kilómetros de calles en las áreas urbana y rural, se necesita continuar ampliando las vías de acceso principales e intermedias, una misión en la que el Gobierno Nacional tendrá que disponer de una inyección de recursos importantes.

Por tratarse de un municipio netamente agrícola, con la siembra de maíz, yuca, plátano y palma de aceite, el alcalde ha priorizado el impulso al sector en su programa de gobierno. “Hoy podemos decir que el campesinado de María la Baja se ha convertido en un trabajador asalariado porque ya cobran su sueldo con tarjeta de débito, con plástico y eso nos da un gran avance, una dinámica, una fluidez financiera y un mejor movimiento en el municipio. Indudablemente hay que resaltar que la presencia de la palma fue de una gran ayuda para la población”, sostiene el mandatario

De acuerdo con el más reciente censo, la población del municipio podría estar entre los 48 mil a 60 mil habitantes, debido a la presencia de venezolanos que han huido de la crisis política y social en el vecino país y se han asentado en esa región en busca de mejores oportunidades.

María la Baja cuenta aproximadamente con 20 mil víctimas del conflicto armado, como consecuencia de los enfrentamientos entre grupos al margen de la ley que por décadas afectaron a esa región del norte del país. En principio la violencia fue generada por la guerrilla, pero luego surgieron las organizaciones paramilitares, lo que generó una guerra entre los dos bandos por el control territorial. El alcalde reconoce que la firma de los acuerdos de paz con las FARC trajo seguridad a la zona durante los primeros meses. “Vivíamos tranquilos, pero han comenzado a hacer presencia hombres armados que se están asentando en el mismo lugar. Ya hemos denunciado eso ante las autoridades y estamos pidiendo que haya mayor presencia del Ejército y de la Policía para que no crezca nuevamente la violencia, porque caeríamos luego en la revictimización de la gente. Nosotros esperamos que el presidente Iván Duque nos proteja”.

Según el mandatario, María la Baja necesita la construcción de un nuevo hospital, proyecto para el cual la administración municipal ya esta sufragando los gastos. “Hemos asistido a dos mesas técnicas del Ministerio de Salud para subsanar algunos problemas que tienen que ver con la parte arquitectónica. Nosotros le pedimos al presidente Duque que apoye esta iniciativa y que nos consiga los recursos para que se construya la obra”, afirma.

El Plan de Gobierno de la Alcaldía ha tenido como prioridad el acercamiento permanente con la comunidad y la población joven.
La administración ha hecho campañas para que los alumnos accedan a becas universitarias.

Uno de los pilares de la actual administración ha sido la educación. Es por ello que se han invertido en el municipio más de 2 mil millones de pesos en adecuaciones, construcciones, capacitaciones, apertura de canchas deportivas y entrega de materiales y libros. “Hemos hecho tres capacitaciones a los estudiantes de grado 11, lo que se llama preicfes para elevar su nivel académico. Este fue un compromiso de mi campaña para tratar de que los alumnos del municipio avancen y alcancen becas, y hemos logrado que los muchachos entren a la universidad”, destaca el alcalde.

Como se trata de que haya inclusión social, el mandatario ha hecho inversiones en proyectos productivos para la gente discapacitada. “Estamos tratando de que ellos puedan valerse por sí mismos, puedan ser emprendedores y por esta iniciativa a nosotros en María la Baja nos dieron un premio, por ser el municipio que más ha respaldado y apoyado a sus discapacitados”. La Alcaldía también impulsa un programa para ayudar a las mujeres en situación de vulnerabilidad.

María la Baja es un municipio que podría proyectarse como un destino ideal para el ecoturismo, ya que tiene una ciénaga extensa y llena de riqueza natural. Sin embargo, el alcalde reconoce que sin infraestructura vial es muy difícil apostarle al crecimiento de ese sector. “La gente no querría ir por caminos destapados, a pesar de los atractivos que tiene la reserva, considerada el segundo distrito de riego más grande del país”, puntualiza.

 

El municipio ha experimentado un verdadero cambio, en el que han primado la transparencia, la equidad y la eficiencia para el beneficio común.

CARLOS ANTONIO CORONEL MERA

Es licenciado en Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad del Atlántico. Se vinculó como docente en el sector oficial en el colegio Rafael Uribe de María la Baja, donde estudió bachillerato también. fue rector en otras dos instituciones educativas de la región. Se lanzó en representación del partido de la U a la alcaldía del municipio, obteniendo un total de 7.863 votos para liderar el nuevo futuro de la población.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 5
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares