Francia, un destino atractivo por excelencia

Actualidad Diplomacia Turismo

Al pensar en Francia, las imágenes se trasladan sin dudarlo a París, su capital, la Torre Eiffel, el pan baguette, la moda y el glamour. Sin embargo, el país europeo tiene mucho más para ofrecer, pues cuenta con una gran variedad de regiones medievales, villas alpinas, museos de arte clásico y playas mediterráneas que hacen de este una nación extremadamente rica en historia, cultura y belleza paisajística.

Francia ha sabido cultivar los elementos más relevantes de su historia y ha conseguido expandir una imagen al mundo, en la que se mezcla la modernidad y tradición, posicionándose así como destino turístico por excelencia. Se calcula que, en tan solo el año pasado, el país europeo recibió 89 millones de visitantes internacionales, un 8% más de los que pisaron suelo francés en 2016.

A pesar del desarrollo agrario e industrial que ha alcanzado ese país, sus autoridades han logrado conservar un patrimonio natural extraordinario, con parques ecológicos, viñedos e inmensos castillos a lo largo del río Loire asociados al pasado medieval. La riqueza de sus palacios, catedrales, iglesias, fortalezas y monumentos está presente en muchos pueblos y ciudades francesas de enorme belleza arquitectónica y cultural.

No se pueden dejar a un lado las hermosas playas de los departamentos franceses de ultramar como Guadalupe, Martinica, La Reunión o su colectividad de ultra mar San Bartolomé, los cuales hacen de Francia uno de los destinos europeos más extensos a visitar. Por ser una nación rica en cultura e historia, Francia ocupa el primer lugar en el mundo con mayor número de turistas internacionales, por lo que hoy se coloca entre las primeras grandes economías del mundo. Su innovación y desarrollo tecnológico, así como la conservación de sus paisajes agrícolas han servido de plataforma para la realización de negocios a gran escala internacional.

También te puede interesar: Masaya revoluciona la hostelería en Colombia

En los últimos años, Colombia se ha convertido en un importante aliado para el gobierno francés, no solo por ser un destino atractivo para los inversionistas internacionales, sino también por las expectativas que genera el proceso de paz, el cual, según el embajador, Gautier Mignot, ha traído mayor seguridad y estabilidad para apostarle, bajo una nueva visión, a  proyectos de gran envergadura en el mercado nacional.

La estrecha relación entre las dos naciones ha permitido el desarrollo de programas culturales, económicos y de cooperación con empresas francesas y nacionales para generarle mayor visibilidad a Colombia y promocionarla como un destino turístico en el país europeo. Las gestiones diplomáticas no han sido en vano, pues se calcula que, en el último año, alrededor de 70.000 franceses visitaron Colombia, ubicando a Francia como uno de los países emisores de mayor crecimiento con un 30%.

En la fase del posconflicto, es fundamental la reconstrucción del tejido social de un país. Para ayudar a las comunidades que por años fueron afectadas por la guerra en Colombia, Francia ha brindado un apoyo político materializado a través de visitas a las regiones para escuchar de primera mano sus preocupaciones y necesidades actuales. Adicional a ello, la Cancillería francesa financió, con más de un millón de euros, proyectos en materia de desarrollo agrícola “para excombatientes y comunidades vulnerables, así como acciones de desminado humanitario”, asegura el representante diplomático.  

El que existan potencias como Francia, que sigan dándole el espaldarazo a Colombia en sus proyectos políticos, evidencia la fortaleza de la relación bilateral. Para Mignot, “Colombia es un país con gran historia y sin ninguna duda alguna con gran futuro”. En su primer año como embajador, tuvo la oportunidad de recorrer gran parte del país. “Me han fascinado sus paisajes, su naturaleza, su talento humano, su creatividad, el espíritu de emprendimiento, y la forma de ser de los colombianos, esa capacidad de ‘echar pa’delante’ siempre.” destaca. Para el diplomático, Colombia ha sido un ejemplo de diálogo y perseverancia. “Eso no viene sin desafíos, obviamente, y Francia, para superarlos, se mantendrá firme al lado de Colombia”.

Comparte este contenido en tus redes sociales