“Hemos recuperado el liderazgo del Tolima”

Adriana Magali, es una ibaguereña abogada de la Universidad Santo Tomás. Es especialista en Derecho Administrativo, Ciencias Constitucionales y Derecho tributario y Aduanero. Cuenta con un Magister en gobierno municipal de la Universidad Externado de Colombia y tiene amplia experiencia en la administración pública, ocupando cargos representativos como directora de responsabilidad fiscal de la Contraloría Departamental del Tolima, contralora Municipal de Ibagué, Gerente del Instituto de Financiamiento, Promoción y Desarrollo de Ibagué (INFIBAGUE) y secretaria de Inclusión Social y Poblacional de la Gobernación del Tolima.

Para la representante Adriana Matiz el mensaje central de su actividad política ha sido la recuperación del liderazgo del Tolima, objetivo en el que ha trabajado con la bancada parlamentaria del departamento y el Gobierno Nacional en pro de los tolimenses. “La transformación estructural de la sociedad no es un tema de meses, requiere de generaciones comprometidas con ello”, sostiene la legisladora, quien admite que la constante división llevó a “la pérdida de oportunidades, al atraso en infraestructura y, lo peor, a la falta de confianza de nuestros conciudadanos en las instituciones.

La legisladora considera que hoy existe una bancada unida por el departamento del Tolima que trabaja por un mayor aporte al cambio social. Desde allí han actuado de manera conjunta para llevar un mensaje claro al Gobierno Nacional sobre la necesidad de entregar mayores recursos a la región para invertir en obras sociales e infraestructura que redunden en desarrollo y bienestar para la población.

“Estamos gestionando temas de trascendencia para los tolimenses como la terminación y puesta en funcionamiento de los escenarios deportivos del departamento del Tolima, la recuperación y fortalecimiento financiero del centro hospitalario Federico Lleras Acosta, de la Universidad del Tolima y el mejoramiento de las vías terciarias para garantizar el desplazamiento de productos desde el campo a la ciudad”, asegura.

Gracias a este trabajo se ha creado un vínculo con la ciudadanía y un cambio de visión hacia los sectores políticos, dejando de lado el escepticismo que ronda en el pensamiento de los tolimenses, quienes empiezan a creer nuevamente en el Estado colombiano. “Ese debe ser nuestro legado a nuestros electores” afirma la legisladora.

“Seguiremos en esa lucha porque sabemos que todo gran cambio siempre parte de la voz de rechazo de una injusticia, y esa voz la estamos haciendo escuchar y bien alto”

Oportunidades laborales para las mujeres

“Poco a poco la comunidad ha recuperado la confianza en los políticos, respaldando nuestra labor”, asegura la congresista.

La mujer y la defensa de sus derechos siempre ha sido la principal preocupación de la representante, quien desde el Congreso de la República ha buscado empoderar al género femenino y abrirle espacios en la toma de decisiones que son clave para el país. “Hemos dado una pelea férrea por la inclusión efectiva de las mujeres en el proceso político, con miras a avanzar en su empoderamiento y participación efectiva”, afirma. Es por ello que ha sido autora de varios proyectos de ley, todos ellos encaminados a cerrar la brecha de género que persiste en Colombia en los ámbitos político y laboral.

Pero su tarea legislativa va mucho más allá. Desde su curul ha buscado robustecer la economía del departamento y en general del país. Es así como apoyó que en el Plan Nacional de Desarrollo (PND), se le diera vía libre a la creación del Fondo de Estabilización de Precios de Café, el cual tiene como objetivo principal garantizar que los precios del grano no estén por debajo de los costos de producción y que los cultivadores y sus familias no se vean afectados por la fluctuación en su valor.

En cuanto a los textiles, considera que la protección de ese sector mediante la aprobación de los artículos 274 y 275 que prevén la creación de aranceles para proteger la producción nacional, será de gran ayuda. Esto no solo beneficia a los empresarios sino a los trabajadores, que en su mayoría son mujeres, dentro de las cuales un gran porcentaje son madres cabeza de hogar. “Los casi 600 mil empleos tendrán que recuperarse, apoyados además en una lucha férrea contra el contrabando de textiles que empobreció el sector y casi lo extinguió en departamentos como el mío, donde era de los más importantes, desde el mismo cultivo del algodón como materia prima”, finaliza.

PRESENCIA EN EL LEGISLATIVO

Como representante a la Cámara,  Adriana Magali ha integrado las siguientes comisiones:

Comparte este contenido en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •