Industria pide política energética integral para hacer más competitivos los costos de la energía

Actualidad Minas Ministerios

El país está en mora de estructurar una política de largo plazo sobre la oferta de gas, adoptando medidas para recuperar el autoabastecimiento de este combustible esencial. El fracking puede ser una alternativa para ello. Así se desprende del Tercer Foro “Energía para la Competitividad”, celebrado en Bogotá.


Al evento asistieron la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, la presidente ejecutiva de Asoenergía, Maria Luisa Chiappe, y los dirigentes de los gremios del sector energético del país.

Los siguientes fueron los puntos más importantes de la intervención de Chiappe, que incluyeron propuestas para cada una de las fases de la cadena energética:

Generación eléctrica: Para hacer frente a los problemas generados por la crisis de Hidroituango se realizará una subasta de cargo por confiabilidad para nuevas plantas que se construyan antes de 2023.

El regulador reveló estimaciones del cargo resultante de la subasta según las cuales este podría estar alrededor de 24 USD/MW, casi 67% superior al nivel actual, lo que tendrá un impacto significativo en los costos de energía para el consumidor.

Para limitar este impacto, Asoenergía ha solicitado que este nuevo cargo se aplique exclusivamente a las nuevas plantas, sin ajustar, como es tradicional, el cargo de las existentes.

Distribución eléctrica: Los industriales siguen registrando problemas severos en la calidad de distribución de energía, como lo demuestra un sondeo realizado por Asoenergía entre sus afiliados, según el cual, en lo corrido de 2018 se han registrado, en promedio, 25 cortes u oscilaciones que han obligado a la parada de sus plantas, siendo en casos extremos 56, 60 y hasta 64 eventos. Este perjuicio no se limita propiamente a la duración de los cortes de energía, pues una planta no se puede poner en funcionamiento en forma inmediata, y los tiempos perdidos de producción pueden ser hasta 5 veces superiores al tiempo de los cortes de electricidad.

Electricaribe: un cambio en los límites a la concentración del mercado para permitir la participación de un proponente único en la convocatoria, que alcanzaría una participación cercana al 50% del mercado, expondría a los consumidores al deterioro de la competencia y al abuso de poder de mercado, con efectos sobre los costos y calidad de la energía.

Transmisión: Asoenergía ha señalado la urgencia de adoptar medidas que garanticen la expansión de las líneas de transmisión ya que los usuarios estamos pagando estas demoras a través del cargo por restricciones, que se ha elevado más de 700% en los últimos 4 años, hasta alcanzar cerca de 2 millones de dólares diarios.

De los 28 proyectos de transmisión en ejecución, 18 se encuentran retrasados, 5 tienen riesgo de incumplimiento y solo 5 se desarrollan conforme a sus cronogramas, sin que se establezcan responsabilidades ni se causen penalidades por estos retrasos.

Ante la magnitud del problema, ASOENERGÍA propone que se declare una Emergencia de Transmisión con el fin de adoptar, las medidas necesarias para subsanar este cuello de botella con la mayor celeridad.

Gas: El país está en mora de estructurar una política de largo plazo sobre la oferta de gas, adoptando medidas para recuperar el autoabastecimiento de este combustible esencial. El fracking puede ser una alternativa para ello. Asoenergía rechaza cualquier recargo a las tarifas de transporte de gas para financiar la regasificadora del Pacífico, pues el costo de este servicio es superior en 50% al de los países competidores de Colombia.

ASOENERGÍA ha reiterado que la regasificadora debería financiarse por parte de los generadores térmicos del interior del país, que serán sus beneficiarios directos.

Energías no convencionales:  Por último, ASOENERGÍA reitera su apoyo al ingreso de las energías renovables no convencionales. Con una estrategia adecuada, estas tecnologías contribuirán a reducir los costos de generación, en beneficio de la competitividad. Sin embargo, se ha planteado que los costos que implica garantizar la firmeza de esta nueva oferta de energía los asuman los comercializadores, los cuales, en general, no tienen la capacidad financiera para afrontar este riesgo. Consideramos que en estas condiciones lo más probable es que solo se presenten a la convocatoria proyectos pertenecientes a grupos ya establecidos en el país, y que cuentan con otras fuentes de generación para respaldar la oferta de las renovables no convencionales.

Las conclusiones del Foro nutrirán la agenda de trabajo de una mesa interinstitucional sobre energía competitiva, instancia propuesta por Asoenergía para abordar las causas de los altos costos energéticos y las principales propuestas de la industria.

Comparte este contenido en tus redes sociales