Actualidad Gestión Ministerios

La cultura como motor de la paz: La gran apuesta de Mariana Garcés Córdoba

Ser una de las dos ministras que permanecieron en el gabinete de Juan Manuel Santos Calderón, a lo largo de sus dos periodos presidenciales, ya es un indicio del liderazgo que caracteriza a Mariana Garcés Córdoba, quien ha estado durante 8 años al frente de la Cartera de Cultura.

La ministra durante el acto de la firma de donación de bibliotecas por parte del gobierno de Japón.

Esta abogada caleña, especializada en Mercadeo y Negocios Internacionales, ha estado vinculada casi toda su vida al sector cultural, una experiencia que ha vivido desde las dos orillas: tanto como gestora cultural en el sector privado, como desde lo institucional. En su amplia trayectoria profesional, ha ejercido como directora ejecutiva de Proartes, gerente de Telepacífico y secretaria de Cultura de Cali, además de haber tenido a su cargo la Orquesta Filarmónica de su ciudad. También, integró la Comisión Nacional de Televisión, y en sus inicios profesionales ejerció como asistente de la Dirección de Colcultura, entidad que precedió al Ministerio que ahora dirige.

Tal vez, por este amplio bagaje, desde que tomó posesión de su cargo ministerial tuvo una visión integral frente a los retos que este sector ha tenido históricamente, luego de tantos años de conflicto y frente a la consolidación de vientos de paz para el país. “Hace 8 años, en pleno conflicto armado, desde el Ministerio de Cultura enfocamos nuestro trabajo, sobre todo, en aquellas regiones más apartadas donde por más de 50 años, los hechos de violencia han estado quebrantando el tejido social de sus comunidades, poniendo en riesgo sus manifestaciones culturales y aislándolas de la oferta del Estado. En muchos municipios la infraestructura cultural era nula o deficiente. No existía un plan para la promoción de la lectura que nos permitiera soñar con un país capaz de resolver sus diferencias a través de la palabra y de las ideas”, asegura Garcés.

Y dos lustros después de iniciada su gestión, la Ministra de Cultura destaca cómo, con esfuerzo de todo el Gobierno, el país se ha ido transformando. “Ahora la cultura es valorada no solo porque mejora la imagen del país, sino porque es esencial para la sociedad. Una sociedad que lee, que conoce sus raíces, que tiene escenarios para entretenerse y que apoya a los artistas es una sociedad orgullosa de su diversidad cultural y con más herramientas para construir la paz”, agrega.

Ley Filmación Colombia. Foto: Presidencia.

Y son muchos los resultados que Garcés puede mostrar. Durante su gestión, la inversión en cultura casi duplica la realizada por el gobierno anterior, llegando a cerca de 2,6 billones de pesos. Además, deja entre sus legados tres nuevas leyes estructurales que se aprobaron en el Congreso de la República, como la Ley del Espectáculo Público para las Artes Escénicas (Ley 1493 de 2011), que permitió convertir a Colombia en un destino para realizar grandes conciertos con artistas de talla mundial. Con esta ley se han recaudado más de $104.451 millones, nuevos recursos con los que no contaba el sector y que ahora se destinan a mejorar escenarios para espectáculos culturales masivos (ya son más de 127 espacios beneficiados en todo el país), y permitió formalizar el sector con el Portal Único de Espectáculos Públicos de las Artes Escénicas (Pulep), que simplifica, centraliza y facilita los trámites para la realización de espectáculos públicos.

Con la Ley Filmación Colombia (Ley 1556 de 2012), única en Latinoamérica, en nuestro territorio se realiza ahora el rodaje de producciones cinematográficas de factura internacional. De 39 proyectos aprobados, 30 han finalizado su rodaje en el país, y han dejado una inversión de más de $168.000.000, la generación de 19.476 empleos colombianos a esta cadena productiva y la compra de 50.722 noches de hotel en el país. 

La tercera fue la Ley de Patrimonio Cultural Sumergido (Ley 3675 de 2013), una iniciativa que durante 40 años diversos gobiernos intentaron crear. En 2015, el Gobierno Nacional realizó uno de los más grandes hallazgos para la humanidad: el Galeón San José, hundido en aguas del Caribe colombiano hace más de 300 años. Hoy, el país se prepara para hacer la expedición científica y tecnológica más importante de la historia, liderada por el Ministerio de Cultura, que dejará un laboratorio, transferencia de conocimiento y un museo en Cartagena para disfrutar de este patrimonio cultural de todos los colombianos.

Nunca antes se había invertido tanto en la rehabilitación de espacios dedicados al arte. Durante el periodo a cargo de Mariana Garcés, el Ministerio gestionó la construcción y recuperación de más de 472 espacios entre teatros, casas de cultura, bibliotecas, escuelas de música, salas de danza y sitios patrimoniales, entre ellos, la recuperación del emblemático Teatro Colón, una joya del siglo XIX convertido en un escenario para la producción de espectáculos del siglo XXI.

El cine nacional fue, además, uno de los sectores más dinámicos. Entre 2010 y 2018 se han estrenado 224 largometrajes, mientras que entre 2004 y 2009 fueron estrenados 60. ‘El abrazo de la Serpiente’, de Ciro Guerra, fue nominada en 2016 a mejor película extranjera, en los premios Óscar, un hito de nuestro cine. Esto, sin contar el posicionamiento que ha logrado la cultura nacional, a través de la estrategia de internacionalización de las artes, con la cual se han obtenido recursos de cooperación nacional e internacional por un monto superior a los de $136.000.000.

Sin embargo, entre las apuestas realizadas desde su gestión, Mariana Garcés destaca los logros alcanzados en el fomento a la lectura y la escritura en el país, un aspecto que, para ella, tuvo la mayor relevancia como legado para los colombianos, y cuya inversión fue prioritaria al destinar el 39% del total del presupuesto de la cartera de Cultura durante estos ocho años. “La lectura ha sido nuestro eje central. Una persona que lee se abre a un mundo de posibilidades y conocimientos. No hay una manera más equilibrada y equitativa para reducir las brechas y generar inclusión, que a través de los libros. La lectura hace mejores seres humanos y ciudadanos más felices, esto es algo fundamental para un país que le apuesta con todas sus fuerzas a la consolidación de la paz”, asegura.

De ahí que uno de sus grandes énfasis fue el desarrollo del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi cuento’, cuyo impacto se vio reflejado en los resultados de la Encuesta Nacional de Lectura 2017 del DANE, la cual reveló que, en las cabeceras municipales, los colombianos leen un promedio de 2,9 libros al año, incrementando la cifra de 1,9 leídos para 2012. Así mismo, la población de las cabeceras municipales leyó en el 2017 un promedio de 5,4 libros al año, mientras que en el 2012 leía 4,1 libros al año.

A través de ‘Leer es mi cuento’, el Ministerio entregó 210 nuevas bibliotecas y otras 22 rehabilitadas. Se instalaron 20 bibliotecas móviles en 13 departamentos, siendo el principal aporte cultural en la implementación de los Acuerdos de Paz, además de extender sus servicios a 200 veredas aledañas. 1.484 bibliotecas públicas fueron dotadas con libros, tecnología y se capacitaron sus bibliotecarios. También entregó 20.2 millones de libros a bibliotecas públicas, hogares del ICBF, Centros de Desarrollo Infantil y a familias vulnerables.

Se trata de un esfuerzo que Mariana Garcés ha liderado, con apoyo de los ministerios de Educación y de las TIC y de aliados, entre los que se destacan el Gobierno de Japón y la Fundación Bill y Melinda Gates. Y para alcanzar estos logros, la ministra señala que fue necesario encontrar una fuente constante de recursos: una pequeña fracción del IVA a la telefonía móvil, que ha generado en los últimos años $132.600.000 y ha permitido que el Ministerio haya aportado en estos años $485.000.000 que, sumados a las contribuciones de los otros aliados principales, han significado una inversión manejada por el Ministerio de $687.000.000.

“Aún sin incluir los montos invertidos en el Plan por los ministerios de Educación y de las TIC, esta es una cifra que no tiene comparación en la historia de la lectura y las bibliotecas en Colombia. Tengo la impresión, y los resultados de la encuesta del DANE parecen confirmarlo, de que hemos tenido éxito en que la gran mayoría de niños colombianos hayan tenido experiencias gratas con los libros y en que maestros y responsables de atender la primera infancia hayan incorporado la lectura y los libros a la lista de necesidades de los niños que exigen atención. Si persistimos en una estrategia que ha mostrado ser eficaz, si padres y educadores también contribuyen leyendo en voz alta a sus hijos y alumnos unos pocos minutos cada día, y si los medios de comunicación y las instituciones aportan a hacer de la lectura un propósito nacional, se sumarán cada vez más lecturas y más lectores para ser un país mejor y más educado”, concluye.

Comparte este contenido en tus redes sociales
  • 3
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares