La Gobernación de Córdoba: borrón y cuenta nueva

Cuando Sandra Patricia Devia Ruiz fue designada gobernadora del departamento de Córdoba, la tarea que tenía por delante no era fácil. Y no solo porque llegar en la mitad de un gobierno siempre genera fracturas institucionales, sino porque su gestión, que ya lleva un año y medio, debía comenzar por apagar incendios heredados de otras administraciones. Así, con la intención de mostrarle a Colombia que Córdoba es mucho más de lo que dicen los medios, sobre todo una tierra pujante y llena de potencialidades, la mandataria ha adelantado un trabajo que vale la pena conocer.

Aunque para ella asumir la Gobernación fue una opción de vida y una decisión muy difícil de tomar, los avances que han mostrado una serie de obras que se encontraban estancadas, y el camino recorrido en la recuperación de la institucionalidad a través de un diálogo abierto con entidades de control como la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía General de la Nación, han hecho que su apuesta valiera la pena. 

“Yo casi no acepto ir en la terna y sí fue una decisión difícil de tomar. Renunciar, tras 18 años, al Ministerio del Interior no era fácil, además porque era irse para asumir el riesgo de lanzarse al vacío, de ir a una tierra en donde fuertes casas políticas, de las cuales yo no pertenezco a ninguna, se disputan el poder territorial. Pero ha valido la pena y yo creo que al finalizar nuestra gestión podremos decir que cumplimos con buena parte de la tarea”, afirma Sandra Patricia Devia. 

Y es que, aunque el reto era grande ya que, como la misma gobernadora lo dice, el departamento de Córdoba siempre ha sido uno de los más visibles en materia política en el país, se enfocó en una serie de obras que “han generado muchísimas expectativas en la ciudadanía y que la gente ha esperado durante mucho tiempo” para mejorar sus condiciones de vida.

Una gestión significativa

La gobernadora se planteó una hoja de ruta para el desarrollo de la región denominada, “Pacto por Córdoba: por un departamento transparente, inclusivo, seguro, competitivo y sostenible al 2032”, en el cual están contempladas varias acciones para fortalecer la infancia.

Es precisamente por eso que, en los siete meses que le quedan de gestión, la gobernadora quiere dejar entregadas varias obras, entre ellas los accesos del Puente Valencia, el puente vehicular El Asilo, el Hospital Materno, las adecuaciones que se le han hecho al Hospital San Jerónimo, y la importante y necesaria intervención a varios acueductos de la región, especialmente el costanero. “Este ha sido una obra en la que nos hemos enfocado porque ha tenido muchos problemas y escándalos de corrupción. Nosotros queremos subsanar la deficiencia de sus tuberías reemplazándolas (ya que son de hierro y al no tener un recubrimiento interno ha hecho que el agua no llegue en buen estado a zonas como Puerto Escondido y Los Córdobas). También queremos intervenir el acueducto San Jorge, por lo que estamos pidiendo el acompañamiento de organismos de control para ese proceso”, añade la mandataria. 

Durante los últimos 18 meses, la gobernadora se ha encargado de llevar a buen término una serie de obras de infraestructura claves para el desarrollo departamental pero que, por temas administrativos, se encontraban relegados.
El departamento de Córdoba siempre ha sido uno de las regiones más visibles en materia política en el país, y el Presidente Iván Duque ha asistido en varias ocasiones a entregar varios proyectos, como por ejemplo uno de energías renovables.

Luego de dedicarse en estos 18 meses a concluir y entregar obras, y a hacer un saneamiento fiscal, ante el déficit que venía de las últimas administraciones, el saldo ha sido positivo, según la gobernadora, aunque hay problemas que aún subsisten y gran parte del tiempo ha tenido que dedicarse al esclarecimiento del cartel de la hemofilia y los pagos en el sector salud. 

“Hoy esos procesos siguen vigentes y la situación no se ha resuelto ni subsanado del todo, pero si hemos redoblado esfuerzos en responderle a los mecanismos de control frente a todos los requerimientos que nos hacen. Yo estoy segura de que Córdoba tiene los mismos problemas que tienen todas las regiones del país, pero creo también que por una guerra local entre casas políticas de años, el departamento se ha hecho más visible y por eso estamos dedicando tanto tiempo a mantener un diálogo abierto con las entidades de control, para que vean que Córdoba puede tener otra cara política”, añade la mandataria. 

La gobernadora esta convencida de que con el “Pacto por Córdoba: por un departamento transparente, inclusivo, seguro, competitivo y sostenible al 2032”, cuyas bases y líneas sectoriales fueron construidas en la administración de Sandra Devia, se tiene una hoja de ruta que hará que este territorio “se focalice y sea precisamente transparente, inclusivo, seguro, competitivo y sostenible a largo plazo”.

Comparte este contenido en tus redes sociales