La Guajira: 111 lugares por conocer

Actualidad Caribe Gestión

El departamento de La Guajira, ubicado en la región Caribe colombiana, se erige como un destino inigualable para la aventura y el turismo ecológico, no solo por sus hermosas playas, sino por su riqueza en parques naturales, rancherías, historia, cultura y variedad gastronómica.

De eso está consciente el gobernador de La Guajira, Wilmer González Brito, quien con un programa de gobierno incluyente busca a través del impulso al turismo, generar empleo y potenciar al departamento en lo económico y social. El mandatario quiere sembrar sentido de pertenencia en sus habitantes para que la región se encamine por la senda del progreso con una mejor infraestructura, calidad educativa y mayor cobertura en salud.

Y es que su posición geográfica, la amabilidad de su gente, sus costumbres ancestrales, su música y hermosas playas, colocan a La Guajira como uno de los destinos más apetecidos por los colombianos y extranjeros, que a diario se ven atraídos por lugares paradisíacos como el Cabo de la Vela, donde se confunde el desierto con la inmensidad del mar o la Serranía de Macuira, considerada un ecosistema único por la presencia de montañas y bosques que contrastan con la geografía desértica de la zona, así como nacimientos de agua, cascadas y una envidiable riqueza en flora y fauna.

 

El departamento reúne condiciones excepcionales para el desarrollo de los diferentes tipos de actividad turística, gracias a los atractivos que posee, riqueza musical y diversidad étnica. Según el inventario que se tiene de La Guajira, la región cuenta con al menos 111 lugares que pueden ser visitados por los turistas en distintas épocas del año. Es por ello, que, el gobernador apretará el “acelerador” para consolidarlo como sector líder de la economía local, con una mejor infraestructura, cobertura de servicios básicos, como el agua potable, conectividad, ocupación hotelera, información y capacitación de los prestadores y operadores turísticos.

Pero tal vez el mayor desafío que tiene el departamento es visibilizarse como destino internacional. Eso lo sabe la administración, que ha intensificado sus esfuerzos para fortalecer la imagen de la región en el exterior con campañas de promoción, a las que se han vinculado el Gobierno Nacional, las agencias de viajes, el comercio y las aerolíneas que movilizan pasajeros desde y hacia la Península de La Guajira y puertos marítimos aledaños.

 

Desde la década de 1970, el departamento ha sido punto de llegada de movimientos poblacionales de países del Medio Oriente, lo que ha conducido a su crecimiento demográfico. La presencia de una gran comunidad árabe y de pueblos nativos, han ayudado a que su economía sea variada. Su ubicación en el extremo norte de Colombia y de Suramérica, de cara al mar Caribe, lo sitúan en un lugar de privilegio para la actividad comercial.

Su temperatura promedio de 27 °C, lo hacen mucho más atractivo para los visitantes, que llegan al territorio atraídos por sus innumerables ciénagas como la de Manzanillo y la Laguna Grande, así como por sus inmensas playas, animales y especies, entre ellos los flamencos, aves con hermoso plumaje rosado que alcanzan los 6 dm de altura, los micos, tigrillos, venados, guacharacas, mirlas y azulejos, entre otros.

Además de poseer todos los pisos térmicos de la zona intertropical, La Guajira posee una rica cultura ancestral. En su territorio habita el pueblo indígena Wayuu, considerado el más numeroso de Colombia y de La Península de La Guajira, que pese al desarrollo que ha experimentado la región en los últimos años, mantiene intactas sus costumbres ancestrales. El 97 % de la población habla su idioma tradicional y solo un 32 % el castellano, mientras que un 66 % no ha recibido ningún tipo de educación formal.

A pesar del ambiente desértico que existe en gran parte de la zona, de sus tradiciones se conservan actividades como la caza, pesca, recolección y la horticultura. También su vivienda en forma de maloca y su inclinación por el pastoreo, la producción textil tradicional y la cerámica.

Aunque son innumerables los sitios turísticos que posee el departamento de La Guajira, algunos ya se consolidaron como destino nacional e internacional por su belleza inigualable y paisajes, como Playa El Cabo, una bahía de aguas tranquilas con colores verdes y azules, arena blanca y acantilados. Los visitantes pueden disfrutar de las tiendas, restaurantes, posadas y deportes náuticos, en medio de atardeceres espectaculares.

Ni que decir de Villanueva, famoso por el Festival de Cuna de Acordeones, declarado Patrimonio Cultural y Artístico de la Nación. Del municipio han salido grandes exponentes del vallenato como Jorge Celedón, Israel Romero, Gabriel “el chiche” Maestre y Los Hermanos Poncho y Emiliano Zuleta, entre otros. Y si se trata de historias hechas canciones, visite La Junta y Carrizal, tierras de reconocidos compositores, algunos de ellos ya fallecidos, como Diomedes Díaz. A través de La Ruta del Cacique, los turistas pueden conocer los episodios más importantes de la vida del artista, gracias a la finca museo, propiedad de la familia del cantante.

El Faro es otro de los lugares atractivos. Su cima es un lugar privilegiado para observar el momento en que se oculta el sol. En esta zona de la Alta Guajira se encuentran varias rancherías y poblados de los indígenas Wayuu, que le dan un toque especial, como lo es también el Parque Natural Macuira, apetecido por su vegetación en pleno desierto. Para los indígenas Wayuu este es un espacio sagrado donde los espíritus de sus difuntos llegan antes de pasar a lo desconocido.

El departamento se ha caracterizado por las llamadas posadas turísticas que se encuentran ubicadas frente a la playa, donde los visitantes pueden pasar la noche en hamacas o chinchorros. Un nuevo estilo que promueven los hoteles para los amantes de la aventura y el turismo ecológico. Adicional a su cultura y riqueza geográfica, La Guajira se precia de tener una gastronomía de exquisito paladar, con la comida de mar como su especialidad.

 

El Cabo de la Vela se ha consolidado como uno de los atractivos de La Guajira por su mar cristalino.
Pasar la noche en hamacas y chinchorros, el algo que seduce a los visitantes locales y extranjeros.
Palomino es uno de los destinos favoritos para turistas nacionales y extranjeros.
Los flamencos se han convrtido en uno de los atractivos de La Guajira para los visitantes.

Al reasumir sus funciones, González anunció que trabajará con base en el programa de gobierno que estructuró cuando fue elegido, en el que el turismo y los proyectos de infraestructura vial fueron priorizados. Las cifras en el primer sector han sido positivas, con una ocupación hotelera de más del 86%, porcentaje que puede variar ante la llegada de más excursiones al departamento. Además del Cabo de la Vela, los visitantes les apetecen lugares como Punta Gallinas, las playas de Mayapo en Manaure, Maicao, Riohacha y las playas de Palomino en Dibulla.

Y es que en la dinámica para impulsar la región como destino turístico nacional e internacional están comprometidos varios sectores y entidades como la Cámara de Comercio de La Guajira, la Gobernación, la Policía y los municipios. La idea es fortalecer el sector para generar empleo y robustecer el comercio local y fronterizo. Lo cierto es que cada vez crece más el número de turistas extranjeros procedentes de países como Italia, España, Alemania, Argentina, Francia, Estados Unidos, Holanda, Canadá, Panamá, Suiza, China y Venezuela.

En el Taller “Construyendo país”, realizado en Uribia, el gobernador Wilmer González Brito, le hizo peticiones puntuales al Presidente Iván Duque en infraestructura vial y portuaria, recursos de regalías, comercio y la niñez Wayuu. Planteó, por ejemplo, la necesidad de ampliar y habilitar el tramo vial La Florida- Cuestecita, para mejorar la integración del norte con el sur del departamento, así como del tramo La Florida- Tomarrazón-Distracción y la rehabilitación de la carretera Mayapo- El Pájaro Manaure.

En el encuentro, solicitó que los recursos generados por la contraprestación portuaria que paga la multinacional Cerrejón por Puerto Bolívar puedan ser invertidos en el departamento. Según el mandatario, “desde el año 2004 hasta la vigencia actual, no se ha invertido ningún recurso en las vías de acceso marítimo y terrestres en La Guajira, tal como lo ordena la ley 856 del 2003”.

Por ello, pidió que los dineros que se generen a partir de la vigencia 2019 al 2033, año en que finaliza la vigencia del contrato para explotación y exportación del carbón, sean invertidos en la región, priorizando la vía que va desde la cabecera del municipio Uribia hasta Puerto Bolívar, que abarcan 62,5 kilómetros. Igualmente, la Vía del Ramal al Cabo de la Vela, pasando por el Parque Eólico Jepírachi, que aproximadamente cubre 20 kilómetros, y la carretera del Ramal a Puerto Nuevo, punto de entrada de las mercancías a la Zona Aduanera Especial de La Guajira.

El gobernador de La Guajira, Wilmer González Brito, junto al Presidente Iván Duque en el taller "Construyendo país", realizado en Uribia.
La finca museo de la familia del fallecido cantante Diomedes Díaz hace parte de La Ruta del Cacique que recorren cientos de turistas en el sur de La Guajira.

Prioridades para el departamento

Una de las principales prioridades del departamento es la construcción de un muelle en Manaure, que permitiría la exportación de la sal que se explota en ese municipio. También la terminación de la segunda fase del proyecto Ranchería, que abarca los distritos de riegos y el acueducto regional y el levantamiento de las medidas restrictivas que afectan al comercio de la Zona Aduanera especial de La Guajira.

El gobernador planteó la necesidad de dar cumplimiento a las medidas cautelares de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la sentencia T 302 de la Corte Constitucional, que ordena al departamento garantizar los derechos fundamentales a la alimentación, salud, agua

potable y a la participación de niños y niñas del pueblo Wayuu en los municipios de Uribia y Riohacha. Para ello, consideró indispensable hacer un contrato plan, con el fin de lograr una gran alianza por la niñez con el sector privado. Eso requiere, según el funcionario, la coordinación de los tres niveles del Gobierno que permita focalizar el gasto público con disposición, voluntad e interés. “Debemos marcar la huella que nos permita salvar de la muerte a nuestra niñez Wayuu, señor Presidente”.

 

Wilmer González Brito nació en Uribia, más conocida como la “Capital Indígena de Colombia”. Se graduó como Ingeniero Civil en la CUC, el 27 de octubre de 1989. Luego, retornó a su tierra natal, donde inició su sueño de servir a su gente desde las Secretarías de Planeación, Obras y Educación Municipal, entre 1990 y 1994. Fue elegido alcalde popular para el período constitucional 1995 – 1997.

Llegó al Congreso de la República en fórmula con el patricio Liberal Eloy “Segundo” Hernández Díaz, quien encabezó la lista de la Alianza Peninsular con el Proyecto Político Abriendo Espacios, asumiendo la curul en la Cámara baja ante el deceso del destacado líder, el 15 de mayo de 2003. En el año 2006, Wilmer González Brito fue elegido representante por el Partido Liberal Colombiano.

Comparte este contenido en tus redes sociales