“La inversión en educación ha sido histórica”

Actualidad Atlántica Educación Gestión

La planificación y eficiencia han caracterizado la gestión de Dagoberto Barraza, secretario de Educación del Atlántico, que, con el trabajo desarrollado para mejorar la cobertura y calidad de la enseñanza en la región, ha contribuido de manera significativa en el propósito de la administración de conseguir que en el 2020 el departamento sea reconocido como un territorio con “gente sin hambre, educada, saludable y respetuosa de los Derechos Humanos”.

El departamento del Atlántico ha sido la cuna de algunas de las personalidades más importantes que Colombia ha exportado al mundo. Periodistas, artistas, escritores, políticos y demás, han dejado en alto el nombre de esta región caribeña que tiene mucho por mostrar en lo económico, social y cultural a Colombia y al mundo. Sus autoridades le han enseñado al país cómo liderar los procesos de transformación regional y nacional, para caminar hacia el progreso, gracias al esfuerzo de un equipo de trabajo comprometido con el mejoramiento de la calidad de vida de su población.

El secretario de Educación junto al gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, han realizado un trabajo en equipo en pro del desarrollo de la región.

A Dagoberto Barraza le ha correspondido dirigir esta transformación en la parte educativa a nivel departamental, siguiendo los lineamientos trazados por el gobernador Eduardo Verano de la Rosa, de ser gestores del desarrollo humano y productivo del Atlántico. Con la consigna de empoderar a la comunidad y de cerrar brechas sociales entre las zonas urbana y rural, la Secretaría ha realizado un trabajo fuerte para disminuir la deserción escolar, ampliar y mejorar la infraestructura educativa y garantizar el bienestar de los docentes y alumnos en los distintos municipios que lo componen.

“Cerca de un billón de pesos hemos invertido en estos tres años para todas las iniciativas propuestas. Esta ha sido una cifra histórica, cuya única finalidad es precisamente generar oportunidades y expectativas reales de una mejor calidad de vida de nuestros jóvenes, a través de la educación”, sostiene el funcionario, quien, para cumplir con las metas establecidas en ese frente, ha contado con fondos provenientes del Sistema General de Participaciones (SGP), al igual que con recursos propios del departamento, con resultados altamente positivos para los atlanticenses en los más de dos años de gestión.

La Secretaría del Atlántico en cifras (año 2017)

  • La gobernación asignó más de dos mil millones de pesos para la dotación de libros y equipos de laboratorio de la Universidad del Atlántico.
  • Cerca de diez mil millones de pesos fueron posibles para el fortalecimiento de la calidad educativa a través de subsidios de matrículas para educación superior de los jóvenes del departamento.
  • Cinco mil millones de pesos fueron destinados para la atención inclusiva en los establecimientos educativos del Atlántico.
11 programas con registro calificado ofrece la Universidad del Atlántico en la sede educativa del municipio de Suan, para atender a 2700 jóvenes que egresan de las escuelas oficiales

Desde el momento en que asumió el cargo, Barraza estaba decidido a hacer historia en su departamento. Por eso se propuso mejorar las condiciones académicas de miles de niños y jóvenes del Atlántico, a través de un ambicioso plan de infraestructura educativa que está superando los 250 mil millones de pesos. “Hemos hecho un gran equipo de trabajo con nuestro gobernador y el Ministerio de Educación Nacional, los cuales han dado los recursos para el desarrollo de 40 proyectos que han beneficiado a los más de 100 mil alumnos de la región”, destaca el secretario.

Hasta el momento y como ha sido estipulado en el cronograma de actividades de la administración, las obras que se iniciaron entonces se encuentran al día, por lo que muy pronto se empezarán a entregar las primeras instituciones educativas que fueron intervenidas en su infraestructura para uso de los estudiantes. “Esto va a transformar la calidad de vida de docentes y alumnos, porque los lugares en donde van a realizarse las clases serán idóneos, con unos ambientes escolares y de aprendizaje dignos, como se lo merece la población del Atlántico”, expresa Barraza, un hombre que, gracias a su anterior experiencia como secretario de Educación de Barranquilla, ha podido desarrollar proyectos de impacto para su comunidad.

“Hoy estamos hablando de más de 100 mil metros cuadrados en construcción de infraestructura educativa, lo cual es una cifra histórica y, si hacemos el análisis de metros cuadrados versus población, el departamento del Atlántico es el número uno en proporción que mayor inversión ha destinado en el país para esto”, sostiene el funcionario, quien resalta el inicio también de la obra de ampliación de la Institución Educativa Francisco Javier Cisneros de Puerto Colombia.

A través del mejoramiento de la infraestructura educativa, el departamento ha logrado cerrar brechas sociales en la región. La labor realizada desde la Secretaría ha permitido la inclusión y articulación de las zonas rurales al Plan de Desarrollo ‘Atlántico Líder’, las cuales representan más del 90% de las tierras productivas de ese territorio. “Lo que se ha buscado es que los jóvenes que se encuentran en la provincia y en el campo tengan iguales oportunidades de desarrollo económico, lo que va de la mano con los procesos de educación”, asegura.

Eso llevó a la administración a pensar en una estrategia integral, en la que además de la construcción de nuevas vías para conectar el campo con la ciudad y así garantizar un desplazamiento seguro de profesores y estudiantes, se acudió a programas de becas que, gracias a recursos de las regalías, les dieron la oportunidad a miles de jóvenes de acceder a la educación superior en los niveles técnicos, tecnológicos y profesionales”. “Estos beneficios se dan en la misma proporción en la que se tiene la población en zonas rurales. Exactamente en ese mismo porcentaje se están entregando los subsidios”, explica el secretario.

Barraza ha entendido que no hay mejores aliados para el cumplimiento de sus metas que los más de cuatro mil docentes que conforman el sistema educativo del departamento. Es por ello que el funcionario ha buscado de manera continua que cada uno de los profesores sienta que tiene una silla dentro de la Secretaría. “Queremos que entiendan que estamos dispuestos a escucharlos y a atender sus necesidades. En ese orden de ideas, en estos tres años hemos trabajado en un proceso de afianzar las relaciones con ellos, así como generado estrategias para mejorar su bienestar”, subraya el funcionario, quien ha desarrollado un programa de becas, que cuenta con recursos por más de 13 mil millones de pesos, para la formación de los educadores en maestrías y especializaciones. Gracias a este proyecto, más de 500  maestros se han podido graduar.

Otro gran aliado de la entidad en el propósito de llevar desarrollo y progreso a la región ha sido la Universidad del Atlántico. Junto con la institución de educación superior más importante de la costa caribe colombiana, se busca fortalecer la enseñanza en el departamento, por lo que desde la Gobernación se ha apoyado la extensión de las sedes regionales del claustro académico. “Ya se encuentra en el municipio de Suan un centro del plantel educativo y le estamos apostando a otro en Sabanalarga, que va a beneficiar a más de dos mil estudiantes y que está proyectado para el primer semestre del 2019”, agrega.

Al igual que otras regiones de Colombia, el departamento del Atlántico ha experimentado dificultades para la implementación del Programa de Alimentación Escolar (PAE) por problemas de recursos. Es por ello que la Secretaría de Educación dio inicio a un proceso de contratación con el cual se buscaba beneficiar al mayor número de estudiantes de colegios oficiales de los municipios no certificados. Los esfuerzos no fueron en vano y fue así como se garantizó el servicio para el inicio del año lectivo 2018.

Sin embargo, Barraza reconoce que la tarea no ha sido nada fácil. “Para poder prestar un buen servicio, se tiene que partir de la base de contar con unas cocinas y unos comedores que tengan las medidas ideales, los equipos y la dotación necesaria y en eso el Estado de pronto ha fallado un poco porque no ha destinado los recursos suficientes para poder dotar completamente las instituciones educativas de estos implementos”, afirma. Por eso, a lo primero que le ha apostado el funcionario es a que las infraestructuras que está construyendo el departamento estén ya adecuadas.

Pero los problemas que afectan al PAE también están ligados a la forma como se presta el servicio de energía eléctrica en algunas regiones del Atlántico.  En lugares donde el servicio no es de calidad, las cadenas de frío no funcionan igual, lo que dificulta la conservación de alimentos, en perjuicio de la población estudiantil. Barraza considera que un factor importante para el éxito del programa es el apalancamiento de recursos para tener una cobertura universal. “Somos conscientes de que en nuestro departamento, y en muchas zonas del país, la alimentación que reciben los niños a través del PAE es su única comida diaria. Por eso una de las propuestas que tenemos, para el gobierno del presidente Iván Duque, es que se revise su estructura”.

Primero, que se cree algún organismo del Estado, que puede estar adscrito al Ministerio de Agricultura, para que se encargue de manejar el Programa de Alimentación Escolar, con nutricionistas, gerentes de alimentos y bebidas y personal idóneo que pueda garantizar un mejor acompañamiento. También, que se cuente con mayor inversión para la adecuación de cocinas y comedores, con el fin de aumentar su cobertura.

“Soñamos con que en nuestro país todos los niños tengan 100% de alimentación garantizada, a eso le debemos apostar para que tengamos un mejor futuro en ellos”, sostiene el secretario de Educación.

El Atlántico es el tercer departamento en el podio nacional del programa “Ser Pilo Paga” del Ministerio de Educación. Los resultados en las pruebas Saber 11 han permitido que más de 600 estudiantes tengan acceso a las mejores universidades del país. Según Barraza, esa es una demostración más del compromiso de la administración con la formación de calidad de los jóvenes atlanticenses.

El programa les da la posibilidad a alumnos con excelentes resultados académicos y de recursos económicos limitados de estudiar la carrera que desean en centros de enseñanza superior acreditados en alta calidad. “Es lo mejor que le ha pasado al país porque antes estos jóvenes no tenían ninguna posibilidad de ingresar a una buena universidad por los costos de manutención y de matrícula. Pienso que la inclusión de estudiantes de instituciones privadas debe tener otro tipo de manejo con respecto a la ponderación de puntajes que se les exigen porque, de una u otra forma, la media nacional de los colegios privados aún están por encima de la de los públicos en los resultados de las pruebas Saber”, explica.

El funcionario no cree que el programa esté desfinanciando la educación superior. “Por el contrario, pienso que está motivando a las universidades públicas para que culminen sus procesos de acreditación en alta calidad que son necesarios para que nuestra enseñanza superior mejore. Vemos como la Universidad de Atlántico lleva más de 22 programas acreditados en alta calidad y muy seguramente dentro de poco la obtendrá”.

La reducción de la deserción escolar es uno de los puntos que se viene fortaleciendo para cerrar brechas sociales en el departamento. Por eso se han firmado convenios para garantizar el acceso y permanencia en el sistema educativo de una cifra importante de menores. Se estima que por año las estadísticas están cayendo entre un 15 y un 25%, lo cual está demostrando que los jóvenes están regresando a sus estudios. “Queremos ofrecerle a la niñez un mejor futuro, con unas menores cifras de delincuencia, porque muchas veces estas personas que delinquen son obligadas por las circunstancias al no tener oportunidades y optan por desertar de los colegios”, asegura Barraza.

Para atraer a los alumnos a las aulas de clase, la Secretaría se ha encargado de mejorar la infraestructura educativa y de garantizarles su matrícula, aprovechando la gratuidad universal que decretó el saliente presidente Juan Manuel Santos. “Con salones más amplios y una oferta de más cupos, ningún joven puede quedarse sin ir al colegio o tiene excusa para no asistir a la escuela, porque le estamos brindando formación de calidad”, destaca.

Barraza está trabajando en la prevención de embarazos no deseados en las jóvenes, con programas que se coordinan con entidades como las secretarías de la Mujer y de Gobierno, situación que en muchos casos cambia sus condiciones de estudio y las obliga a abandonar las aulas de clase. “Lo que estamos buscando es que, en los casos de las menores o adolescentes que ya se encuentran en estado de embarazo, no pierdan la continuidad de sus estudios, porque estamos dando una educación inclusiva, pero también promoviendo que tengan una sexualidad sana”.

Comparte este contenido en tus redes sociales